El ministerio de Sanidad desperdicia el dinero público en una campaña de promoción de la promiscuidad, con la excusa de frenar los embarazos

Nuevo despilfarro del ministerio de sanidad. Intentar frenar los embarazos en adolescentes liberalizando el aborto y promoviendo el uso de preservativos sólo puede suponer un nuevo y monumental fracaso

Nuevo despilfarro del ministerio de sanidad. Intentar frenar los embarazos en adolescentes liberalizando el aborto y promoviendo el uso de preservativos sólo puede suponer un nuevo y monumental fracaso

El ministro Bernat Soria ha presentado este martes esta campaña en una rueda de prensa, en la que ha recordado que los adolescentes cada vez comienzan sus relaciones sexuales en edades más tempranas. Tres de cada diez de entre 15 y 17 años han mantenido una relación completa y la mitad de ellos asegura haberlas tenido con más de una pareja. El titular de Sanidad ha subrayado que en diez años la tasa de embarazos entre chicas de 10 a 17 años se ha duplicado, al pasar de 3,07 por mil en 1997 a 6,3 por mil el pasado año. Según los últimos datos de este departamento, el número de abortos entre jóvenes y adolescentes aumentó en España casi un 17 por ciento en 2007 respecto al año anterior.
En España, ese mismo año hubo 4.400 nacimientos y 6.273 interrupciones voluntarias del embarazo en menores de 18 años. Se produjeron unos 10.700 embarazos en chicas de esas edades.
La campaña sólo es el primer paso de una serie de actuaciones que se pondrán en marcha en el primer trimestre de 2009, ya que Sanidad estudia con las comunidades autónomas posibles medidas como ampliar la subvención de métodos anticonceptivos y, con las empresas, para abaratar el precio de los condones. Ante las críticas de algunas organizaciones y del clero, relativas a que este tipo de iniciativas agravan el problema, Soria ha esgrimido que, sin entrar en “las conductas privadas” o en “determinadas creencias”, su departamento tiene que promover campañas de salud entre adolescentes, un ámbito que, ha confesado, “nos preocupa mucho”.
Resulta chocante que pese a conocer perfectamente la causa del problema, que radica en una actitud absolutamente irresponsable ante la sexualidad y ante sus consecuencias, en general promocionada desde los poderes públicos con un continuo bombardeo sobre “educación sexual”, que no es más que un eufemismo para campañas de promoción de la promiscuidad, y el estrepitoso fracaso de estas campañas, se tenga la desfachatez de decir que no se entra en las conductas privadas, como si ls relaciones sexuales que él promociona entre niños no lo fueran, y que es un problema que le preocupa mucho, cuando insiste una y otra vez en políticas que son la causa y no la solución del problema.

Esta campaña, como todas las previas y todas las siguientes, está condenada al más absoluto de los fracasos. Y cuando en 2010 se conozca que el número de niñas que han destrozado su vida, o la suya y la de su bebé sigue creciendo de manera vertiginosa, pese, o más bien por causa, de esta y otras campañas similares, probalemente tampoco entonces se optará por cambiar de estrategia y optar por campañas que eduquen en la sexualidad responsable, en las nefastas consecuencias de la sexualidad precoz y en que la prevención ante el embarazo en adolescentes pasa por no tener actitudes de riesgo, siendo las relaciones sexuales, evidentemente, el único riesgo para este grave problema.

About these ads

Etiquetas: , , , ,


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: