Video de una niña de 12 años que habla del aborto y el derecho a vivir.

En la página del partido Pro-Vida Familia y Vida aparece el siguiente video, que reproducimos por su interés.
Es sólo una niña de 12 años que nos habla perfectamente contra el aborto desde Toronto, en Canadá. Realizó este vídeo como un trabajo de clase, aún en contra del criterio de sus profesores.


Esta es la trascripción del vídeo:

¿Qué dirías si ahora mismo alguien decide que tú vas a vivir o morir, independientemente de lo que tú hagas, hayas hecho o puedas hacer en el futuro? ¿Y si además tú no puedes hacer nada para evitarlo?
Compañeros y maestros: miles de niños están ahora en esa situación. Alguien decide, sin que ellos lo sepan, si vivirán o morirán. Ese alguien es su madre y esa decisión, el aborto.
Cada día, mueren 115.000 niños a causa del aborto. 115.000 niños. Eso significa que 5.000 niños mueren cada hora. Todas esas vidas han acabado. Todo ese potencial, se ha ido. Y toda esa esperanza y futuro se han ido.
Sé lo que algunos podrían pensar. Que no es un asesinato, pues el feto no es un niño, ¿no? ¿Y porque un feto no pueda hablar o hacer lo que haces tú no es un ser humano? La palabra feto proviene del latín y significa “joven”. Algunos bebés nacen después de sólo 5 meses ¿y ese bebé no es humano? El aborto no sólo se hace con cinco meses. Realmente se permite en cualquier momento. ¿Sólo somos seres humanos si somos queridos? No, los fetos son seres humanos unidos a su madre. Seres a los que su Creador conoce por su nombre. Dicen que como el aborto es legal, no es asunto nuestro. Pero algo injusto no debe ser ilegal para que nos afecte. Y este “derecho” tiene un gran impacto en la sociedad. En 1997 hubo más de 1 millón de abortos sólo en USA. Y en 2008 más de 42 millones de abortos en el mundo. Yo diría que eso es un gran impacto.
Algunos dicen que la madre tiene derecho a abortar. Al final su vida queda muy afectada si tiene un bebé. Pero piensen en los derechos del niño no reconocidos. Que la madre tenga derechos no significa que podamos negar los derechos del feto. Puestos a hablar de la elección de la madre, ella pudo elegir no tener relaciones sexuales irresponsables. Nuestros derechos y decisiones conllevan responsabilidades. No hay derechos que eviten nuestras responsabilidades.
Es ahora cuando se plantea la eterna cuestión: ¿Y si la madre no quiso tener relaciones sexuales? ¿Y si fue violada? Pero veamos los hechos de USA por ejemplo. Sólo un 1% de los abortos en América son “casos límite”. Incluimos ahí violación, incesto y peligro para la vida de la madre. 1%. Algo que difícilmente justifica la preocupante cantidad de abortos que se producen.
¿Y qué decir de llamar al aborto la salida fácil? Es difícil comprender los efectos del aborto en la mujer. No hay tiempo para enumerar todas las secuelas negativas pero aquí hay algunos de los efectos físicos. El 17% de las mujeres que abortaron tienen complicaciones en sus embarazos posteriores. Algunas pueden incluso ser completamente estériles. Y tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. Pero quizá los peores efectos sean los emocionales. La mujer que aborta tiene más trastornos psíquicos tan graves que llegan a herirse a sí mismas. La mujer que aborta tiene 5 veces más probabilidades de tener problemas con el abuso de drogas y alcohol. El aborto deja en la mujer una sensación de pérdida y de incertidumbre sobre su futuro. Casi un tercio de las mujeres que abortan no están satisfechas con su decisión. Ciertamente no es la solución que la gente piensa.
Leí un testimonio en la Web de “Focus on the Family”. Se trataba de una joven que abortó. Y ella escribe: “Aborté a los 17 años y fue la peor cosa que he hecho en mi vida. Nunca lo recomendaría porque es algo que se volverá contra ti. Después intenté tener hijos, pero perdí tres, porque ese aborto dañó mi cuello uterino”. Sharon Osbourne, la suya es sólo una historia más que destroza el corazón. Y nadie lo dice en nuestros días. Estas son cosas que debemos escuchar.
Gracias por dedicar tiempo a pensar en el aborto, por pensar en los no nacidos y en los efectos del aborto en la madre. Si este discurso no te ha afectado, puede que te afecten las palabras de Horton. ¿Conoces el cuento de Horton, el elefante que arriesgó su vida para salvar una pequeña “mancha”? Acuérdate de su famosa frase: Aunque no puedas verles o escucharles, una persona es una persona, independientemente de su tamaño.

About these ads

Etiquetas: , ,


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: