Los partidos pro vida no consiguen una candidatura única en las eleccioes europeas.

La CTC ha hecho público un informe en el que relata los contactos que ésta ha tenido con otros partidos políticos pro-vida de cara a formar una candidatura única en las elecciones europeas. Lo reproducimos por su interés:

En vísperas de la convocatoria de las elecciones al Parlamento Europeo queremos informar a los afiliados y simpatizantes de la Comunión Tradicionalista Carlista acerca de la labor que esta Junta de Gobierno ha venido desarrollando en los últimos meses con un trabajo callado y constante para procurar la formación de una gran candidatura plural en defensa de los “principios no negociables”.
La definición de estos cuatro principios prepolíticos: Vida, Familia, Libertad y Bien Común como “no negociables” por el Santo Padre Benedicto XVI ha proporcionado a un buen número de grupos políticos y movimientos sociales en todo el mundo el punto de acuerdo que estábamos buscando para romper la dinámica del actual sistema bipartidista y para luchar en el campo electoral contra un mal menor que es cada vez peor. Evidentemente, estos principios no negociables no colman nuestras aspiraciones políticas como carlistas, que anhelan ante todo una política coherente con las raíces cristianas de España y de Europa, pero constituyen, en tanto que síntesis del derecho natural, un mínimo común para el quehacer político. Y servirán para agrupar fuerzas en pro del verdadero cambio que la política española y universal necesitan. Por esta razón hemos decidido invertir nuestros limitados recursos, con generosidad, creatividad y valentía, buscando nuevas formas de participación electoral que no se limitaran a repetir las acciones llevadas a cabo en anteriores ocasiones. La Comunión no ha estado por tanto en este tiempo cruzada de brazos sino que ha jugado, con la prudencia necesaria, un papel decisivo en la convocatoria y dirección de estos trabajos en pro de una causa que trasciende el ámbito exclusivo de la propia Comunión.
Después de los contactos mantenidos a lo largo del 2008 con los partidos políticos extraparlamentarios Alternativa Española (AES), Solidaridad y Autogestión Internacionalista (SAIn) y Familia y Vida (PFyV), conseguimos convocar en Madrid dos importantes reuniones los días 7 y 14 de febrero en las que participaron representantes de los partidos y las asociaciones que han llevado en los últimos años la voz cantante en la defensa de los principios no negociables. En estas conversaciones y reuniones, cuyo principal logro ha sido la constitución de la PLATAFORMA POR LOS PRINCIPIOS NO NEGOCIABLES hemos constatado un amplio acuerdo en dos puntos:

1º. Existen unos principios que no son negociables: el derecho a la vida, la defensa de la familia, la libertad de educación y el bien común.
2º. Estos principios no se encuentran bien representados por ninguno de los partidos con representación parlamentaria en España.

A partir de ahí hemos venido trabajando con discreción y constancia dentro de la mencionada Plataforma intentando en primer lugar la presentación de una lista a las elecciones europeas como “agrupación de electores”. Después, al vernos obligados a descartar esa opción, hemos procurado hasta el último momento un acuerdo con el partido europeo Libertas que, lamentablemente, tampoco ha dado los frutos esperados.
La puesta en marcha de esa “agrupación de electores” ha encontrado fundamentalmente dos obstáculos. Por un lado los partidos políticos SAIn y PFyV, a pesar de nuestras reiteradas y cordiales invitaciones, se han negado a formar parte de la Plataforma por motivos que no queremos entrar a juzgar y que ellos mismos deberán explicar. Estas negativas han debilitado la parte más política de la Plataforma dejándola reducida a la CTC, AES y Partido Social Europeo. El otro problema ha sido la premura de tiempo, que a pesar de los abundantes contactos, conversaciones y tanteos al más alto nivel mantenidos nos ha impedido “fichar” a un candidato cabeza de lista que fuera suficientemente conocido y con posibilidades reales de resultar elegido.
Una vez aparcada la primera opción, y ante la decisión -muy respetable- de AES de presentar candidatura propia, los miembros restantes de la Plataforma hemos iniciado contactos directos con los responsables del partido Libertas, iniciativa del empresario católico irlandés Declan Ganley, que contaba a priori con varias bazas en su favor: un proyecto nuevo, aparentemente comprometido con las raíces cristianas de Europa, respaldado por grupos europeos “de principios”, con posibilidades económicas y un cierto apoyo mediático.
Lamentablemente hemos constatado que los responsables de Libertas, en vez de aceptar las condiciones de nuestra Plataforma para presentar en España una lista coherente con los “no negociables” han presentado finalmente, en medio de grandes contradicciones internas, una lista de “centro izquierda”, políticamente correcta. Esta lista, a pesar de un ligero barniz pro-vida, no aporta nada nuevo al panorama parlamentario ya establecido por los partidos del sistema.
Llegados a este punto esta Junta de Gobierno se reafirma en la dirección tomada en la que los carlistas, lejos de todo afán de protagonismo y conscientes de la gravedad del momento histórico, hemos puesto todos los medios a nuestro alcance para lograr esa alianza electoral tan anhelada. Si no ha sido posible hasta el momento no renunciamos a que se consiga más adelante. En este sentido la existencia de una Plataforma por los Principios No Negociables, sin anular en absoluto la vida y personalidad características de la Comunión, ofrece un instrumento de carácter electoral útil en el que seguir trabajando con otras organizaciones y partidos con los que al menos compartimos unos mínimos bien nítidos por los que merece la pena luchar. En los próximos días la Plataforma ampliará esta información dirigiéndose a la opinión pública.
En cuanto a las próximas elecciones europeas la Diputación General de la Comunión Tradicionalista Carlista decidió ya en febrero centrar nuestros esfuerzos en procurar esa gran candidatura plural con posibilidades reales de alcanzar representación y renunciar por tanto a emplear las próximas elecciones como método -legítimo- de propaganda. Finalmente, y ante la ausencia de una candidatura de la Comunión o de la Plataforma cada carlista podrá decidir el sentido de su voto en conciencia teniendo en cuenta los principios de nuestro Ideario así como los principios mínimos no negociables. No hemos cosechado hasta el momento los frutos que buscábamos, que llegarán cuando Dios quiera. Pero invitamos a todos a mirar con esperanza al futuro en el convencimiento de que cualquier apoyo que se preste o trabajo que se desarrolle dentro de la Comunión será siempre y ante todo un trabajo por el bien común.
JUNTA DE GOBIERNO DE LA COMUNION TRADICIONALISTA CARLISTA
MAYO DE 2009

About these ads

Etiquetas: , , , , , , ,


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: