Argentinas rechazan farsa abortista en Tucumán y le dicen sí a la vida

El autodenominado “Encuentro Nacional de Mujeres” que se realizó recientemente en Tucumán, Argentina, no fue como otros años escenario exclusivo de propaganda abortista a las que las feministas que lo convocan están acostumbradas. Esta vez encontraron un muy bien preparado grupo de mujeres que defienden la vida y le dijeron no al aborto en cada una de sus sesiones.
El analista Eduardo Zavalía, en una nota enviada por el Movimiento Familiar Cristiano en Argentina, relató que las feministas que organizaron este evento no salían de su asombro, pues “acostumbradas a hacer, decir, y hacer decir lo que querían, se encontraron con mujeres preparadas, firmes en sus valores, y en número suficiente como para hasta tener mayorías en los talleres. Las mujeres tucumanas supieron doblegarlas”.
“Lo que estaba ocurriendo era el corolario de un fin de semana que fue duro, pero la peor parte se lo llevaron las abortistas y lesbianas que fueron ampliamente superadas en los talleres, tanto en argumentos sólidos y firmes (hace casi un año que las mujeres tucumanas se venían capacitando), como en número”, indica la nota del Movimiento Familiar Cristiano.
“En algunos talleres, superadas por la razón, las activistas recurrieron a la fuerza para expulsar a las que defendían la vida”, agrega.
Incluso la clásica marcha violenta y anticatólica que organizan las abortistas decidió desviar su recorrido para no pasar delante de la catedral y hostigar, como era su costumbre, a quienes la custodiaban.
Otra derrota de las abortistas, comenta Zavalía, fue que creyeron que “podrían lograr que elijan a Buenos Aires como sede para el próximo encuentro (justo cuando se cumplen los 25 años), pero las tucumanas, en una veloz coordinación, lograron cambiarle la sede para que sea en Paraná”.
En cuanto a las conclusiones, que parecían haber sido escritas de antemano, también las feministas no lograron sus oscuros objetivos. Fueron ampliamente derrotadas:
“Tenían todo arreglado para que solo se lean las que eran a favor del aborto, ya que se habían dedicado a ‘sustraer’ las conclusiones opositoras. Es más, y lamentable por cierto, muchas conclusiones parecían estar escritas de antemano. Eso también les falló ya que las valientes tucumanas tenían fotocopias. Entonces quisieron recurrir al infantil método de controlar la mesa de sonido, bajando el volumen cuando no les convenía. Pero eso fue rápidamente evitado”.

About these ads

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: