La Iglesia Española, contundente contra el aborto


La Iglesia Católica española parece que no está dispuesta a silenciar su opinión y doctrina sobre el aborto, pese a la imposición de este por los políticos desde hace más de 25 años. Al parecer el nueva lay del aborto ha servido de acicate para que los obispos españoles pierdan el temor a decir de forma contundente y continua que el aboorto es un crimen de asesinato.
Así, junto a la campaña “Es mi vida.Está en tus manos”, iniciada esta semana por la Conferencia Episcopal, han sido varios los prelados que han denunciado en las últimas horas el crimer horrible del aborto.
Así, monseñor Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares ha declarado al Diario de Alcalá:
“Es un mal paso que ha dado España. Hemos pasado de una situación en la que el aborto estaba despenalizado a tres supuestos, a firmarlo como derecho. Esto deteriora más lo que es la obligación de los españoles. En el fondo lo que legitima es el poder destruir una vida inocente y eso, una sociedad no lo puede permitir nunca. Vivimos para apoyarnos unos a otros, para favorecer la vida entre nosotros, pero cuando la ley permite que destruyan a los inocentes, creo que estamos yendo hacia atrás.”
Por su parte el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, al comentar la nueva campaña contra el aborto que inició ayer la Conferencia Episcopal Española indicó que ésta no trata de polemizar, sino de resaltar «los valores que la Iglesia considera fundamentales, como es el del derecho a la vida». Barrio indicó en declaraciones que tanto la anterior como la actual campaña tienen por cometido «subrayar una realidad de la que estamos convencidos y que queremos que llegue a toda la sociedad» y admitió que si puede generar polémica no es porque la Iglesia lo pretenda, sino que quiere «acelerar» esos valores. «La vida hay que defenderla y protegerla desde el instante de su concepción hasta la muerte natural. No hay derecho a matar, el derecho es a vivir», precisó el arzobispo, y aseguró que la Iglesia quiere «concienciar» a la población de su postura.
También el obispo de Sigüenza, don José Sánchez, en su carta pastoral con motivo de la Jornada por la Vida, que se celebra el 25 de marzo, ha explicado que todo ser humano “comienza a serlo en el momento en que es concebido” y, desde ese momento, tiene unos derechos propios, como el “derecho a desarrollarse y a nacer”.
Explica que la campaña de la Iglesia para la Jornada por la Vida pretende dar voz “a los sin voz”, en este caso “los niños concebidos y las madres en dificultad”, a las que ofrece el servicio de numerosas personas y organizaciones dispuestas a acoger la vida “que otros rechazan” El obispo sostiene que el aborto provocado es una “injusticia” que “nunca puede ser calificada como un derecho”, pues “no hay derecho sin justicia”, aunque se establezca como legal “por una ley injusta” También apunta que la Iglesia grita contra leyes o conductas que “atropellan derechos fundamentales” no porque quiera “invadir por el terreno de los legisladores”, sino porque tiene el derecho y el deber de defender los derechos de los más débiles.
el Arzobispo de Oviedo Jesús Sanz Montes ha calificado la ley del aboro de “increíble sentencia de muerte” en su carta semanal a los fieles. En esta misiva, dedicada al 25 de Marzo, día de la Encarnación del Señor, explica que el aborto “parte de quienes “construyen con ideología de holocausto, una filosofía y una antropología que no tienen rigor de argumento”. Señala el arzobispo que «no saben o fingen no saber quienes no quieren oír de veras a la comunidad científica ante el dato biológico del comienzo del ser humano» y, que, con el pretexto de defender unos pretendidos derechos de la mujer pretenden sacar importantes réditos políticos y económicos (no siempre disociados, por cierto).
El prelado va incluso más allá y califica de «esperpento» al que «asistimos de unas señoras de escaño y cartera, que brindan con burbujas esta extraña victoria legal: tener más licencia para matar más al ser más inocente e indefenso, al que ni siquiera le permitieron llorar». Y añade: «Triste foto las de las brindantes y cuantos las apoyaron, alegrándose por tan macabros trofeos de caza donde las piezas de cacería son bebés cuyo nacimiento truncaron».
Finalmente, Jesús Sanz Montes llama a la defensa de la vida del no nacido «defendiendo la vida de la madre, como defendemos igualmente la del que ha nacido y sigue su curso con mil dificultades de todo tipo, o la vida del que ha llegado por edad o enfermedad a su fase terminal».
Para el máximo representante de la Iglesia asturiana, lo más importante en estos momentos es «estar cerca de las mujeres gestantes, ayudándolas de todos los modos posibles antes, en y después del nacimiento de sus hijos».
En ese sentido pide no «dar por cumplida la batalla contra la mayor contradicción de nuestra época, en el aquí y el ahora, con la nueva ley del aborto, increíble sentencia de muerte».
Por eso concluye su carta dedicada al 25 de marzo, día en que el arcángel Gabriel anunció a María, con un mensaje que ya repitió en más ocasiones: «Matar al niño dentro de una mujer que lo ha concebido, es sentenciar de muerte a la propia madre como ellas mismas testifican».

por último, el obispo de nuestra diócesis de Cartagena, monseñor Lorca Planes ha declarado en una entrevista a Europa Press con motivo de la celebración del Rosario y misa por la Vida de este pasado domingo en Caravaca de la Cruz que cuando se habla del aborto “hay que ponerse serio, porque es una realidad bastante complicada”, dado que es referirse a una ley “moralmente inhumana, una cosa monstruosa”, de la que dijo no ver «justificación de ninguna forma.

About these ads

Etiquetas: , , ,


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: