El ayuntamiento de Madrid prohibió un acto provida en el día de la madre. Unidos por la Vida lo celebró de todos modos

El PP y Alberto Ruiz-Gallardón, a quién toda la prensa supuestamente provida jaleó por decir que había que modificar algunos aspectos de la ley abortista de Aído, han vuelto a intentar impedir la propaganda contra el aborto en las calles de la capital de España, despreciando –como en ellos es habitual– los “derechos” que proclaman. Lo contaba en una nota de fecha 30 de abril la asociación Unidos por la Vida. Como ya viene siendo habitual, la sociedad civil se ve abortada por la burocracia administrativa y el desorden de prioridades de la clase política, que prima sus propios caprichos sobre los derechos constitucionales de los ciudadanos, y más aún, sobre el derecho a la vida de seres humanos. Ese es el caso que nos ocupa, en que el Consistorio ha aplicado de nuevo una política discriminatoria e injusta, primando los derechos de una calle a los de los ciudadanos. Se trata del centenario de la Gran Vía, por el cual ha cortado al tráfico esa vía y la realización de actos en las calles aledañas, como es la C/. Preciados. Por ello ha denegado el uso de 2 metros cuadrados de acera a Unidos por la Vida, mientras autoriza el cierre de toda una arteria de Madrid, dando prioridad a los fastos de la Gran Vía sobre las vidas de los niños en gestación. ¡Todo un ejemplo de respeto a los derechos civiles de los madrileños!
A pesar de los impedimentos, Unidos por la Vida ha celebrado el Dia de la Madre como habían previsto… y mejor aún. La prohibición del uso de una tarima y mesa informativa, y el retraso por parte de la Comunidad de Madrid en el envío de la autorización concedida para el uso de la megafonía (¡hay que pedir permiso ya hasta para respirar!), sugirió una alternativa muy eficaz: un lema para una pancarta del desarrollo fetal que decía: DIA DE LA MADRE: EL EMBARAZO ES UN PRIVILEGIO, NO UNA ENFERMEDAD, y la pasearon de arriba abajo de la C/ Preciados durante dos horas, repartiendo octavillas a los transeúntes. También hemos usaron un aparato de música para acompañar el desfile con canciones de vida, en especial Canto por la Vida de Miriam Fernández, que ha resultado ser el elegido para esta campaña, por aclamación.
La respuesta del público ha sido buena y a veces entusiasta, incluso aplaudiendo. Un grupo de matrimonios de Sevilla se llevó muestra de todo el material para divulgar en su tierra y algunos jóvenes venían a pedírnoslo. Una joven embarazada se quiso fotografiar con los activistas y sus pancartas. Hasta hubo un bebé precioso, que lucía un pancarta en su cochecito con el lema de: ES EL MISMO NIÑO (antes y después de nacer.) y ENSEÑADLE A LOS NIÑOS EL VALOR DE LA VIDA. La calle estaba llena de jóvenes y de madres con sus hijos paseando y de compras… ¡el mejor día!
un grupo de niñas de 16 años, víctimas del sistema educativo actual, y de la corrupción moral imperante, comentaron sobre el aborto que “eso consiste en quitar una celulita” y que eran muy liberales y que tenían amigas de 16 años que ya habían abortado y estaban tan contentas. Les indicaron que por favor leyeran en internet testimonios de mujeres que han abortado. Acabaron muy serias pidiéndo las fotos de los abortos.
Ha sido una campaña muy satisfactoria para todos los participantes.

About these ads

Etiquetas: , , , , , ,


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: