La Iglesia de Polonia firme en defensa de la Vida se enfrenta a la derecha liberal pagana

En Polonia los provida sí se manifiestan contra los gobiernos de derecha liberal pagana y abortista.

La jerarquía de la Iglesia Católica polaca ha vuelto mostrar su oposición a una ley que regule la fecundación in vitro (FIV) en el país centroeuropeo. Ante el escaso impacto que han tenido sus consejos a los políticos del país eslavo, esta vez han recordado que se excomulgará a los parlamentarios que den su apoyo a esta normativa cuando se vote en el Sejm (Parlamento).
En una carta abierta al jefe del Estado, al primer ministro y a los presidentes del Sejm y del Senado, los obispos, de común acuerdo con los sectores social cristianos de la política polaca, denuncian las «incalculables consecuencias sociales» que traería la legalización de la FIV. En la misiva, el presidente del Episcopado, monseñor Jozef Michalik, califica la FIV de «hermana pequeña de la eugenesia» y de «aborto encubierto».
Además, el obispo de la diócesis varsoviana de Praga, Henryk Hoser, que se encuentra al frente a la comisión bioética de la jerarquía eclesiástica, recuerda que los parlamentarios que apoyen la ley de fecundación in vitro «son automáticamente excluidos» de la Iglesia católica. El pasado mes de mayo, un grupo de obispos se decantó a favor de prohibir que puedan comulgar los políticos que diesen su apoyo a la FIV. Hasta el arzobispo de Varsovia, Kazimierz Nycz declaró que «la Iglesia siempre dirá que no al aborto, la eutanasia, la fecundación in vitro y los experimentos con embriones humanos».
El Gobierno de centroderecha liberal y pagano de Donald Tusk, formado por la liberal Plataforma Cívica (PO) y los centristas del PSL, quiere que la FIV polaca se equipare a la legislación de la UE, pero el sector más a la derecha de PO aboga por una normativa más restrictiva. Los social cristianos del partido Ley y Justicia (PiS) de Jaroslaw Kaczynski, grupos de familias y diputados de PSL piden la prohibición total de la fecundación in vitro. Esta opción recibe el apoyo de la mayoría del Episcopado, medios eclesiásticos coherentes, como Radio Maryja y el diario Nasz Dziennik, así como colectivos ciudadanos, intelectuales y grupos de ultraderecha.
Frente a la posición de la Iglesia, el Gobierno de Donald Tusk ha reaccionado con histerismo. Según su portavoz, Pawel Gras, «la Iglesia tiene derecho de manifestar sus opiniones», pero no de «verter amenazas e intentos de presión y chantaje» contra los dirigentes políticos. Los sectores liberales mediáticos, políticos y culturales también han reaccionado con la cristianofobia habitual. El diario de centroizquierda Gazeta Wyborcza considera que con su actitud sobre la FIV, «la Iglesia endurece su mensaje para intimidar».

About these ads

Etiquetas: , , , , ,


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: