Madres que lo sacrifican todo por salvar la vida a sus hijos.

Las salas de emergencia de los hospitales, así como la entrada a las estaciones de bomberos, son los sitios más utilizados para el abandono legal de recién nacidos en California. Casi todos fueron adoptados

Una inmigrante mexicana que decidió dejar a su bebé recién nacido en el hospital antes de regresar a México, le dijo a la persona a quien se lo entregó que el bebé no resistiría el viaje por tierra.
Otra joven madre que entregó a su bebé en una estación de bomberos, dijo que ella estaba estudiando en la universidad y no podía cuidarlo. Mientras que otra madre decidió entregar al menor a las autoridades porque ya tenía otros cuatro hijos que cuidar.
Desde que la ley de entrega de recién nacidos en hospitales y estaciones de bomberos entró en vigencia en 2002, 83 madres han optado por dejar a sus bebés en manos de las autoridades. En todos estos casos, con excepción de cinco, los menores han sido adoptados por familias estables.
De las cinco madres que decidieron regresar por sus bebés, una aún está en proceso de recuperarlo.
“Aunque no parezca, estas madres han hecho un sacrificio enorme. Le han dado a sus hijos el regalo de una vida posiblemente mejor, a la que ellas le hubiesen podido dar”, manifestó el Dr. Roderick Shaner, director médico del Departamento de Salud Mental del Condado de Los Angeles.
En California, el aborto es legal y hasta cubierto por seguros médicos privados y MediCal (cobertura pública), pero estas mujeres decidieron tener a sus bebés y darles un regalo de vida, agregó el Dr. Shaner.
El programa de entrega de recién nacidos es anónimo, pero las autoridades han logrado recabar información sobre las madres a través de las breves pláticas que tuvieron con el personal hospitalario o de bomberos mientras dejaban al bebé.
La información recabada indica que la mayoría de estas madres son católicas o de creencias católicas. Una de ellas se identificó como cristiana o protestante. La creencia religiosa podría explicar la opción de dar a luz en lugar de abortar, según el condado.
La edad varía mucho, de 16 a 42 años de edad, pero existe el común denominador de que todos fueron embarazos no planeados. Algunas fueron víctimas de violación, otras quedaron embarazadas de sus novios o esposos y algunas creían que el bebé era fruto de una relación extramatrimonial.
Más de la mitad de estas mujeres son latinas y muchas tienen varios hijos. Una de las cinco madres que regresó por sus bebés, dijo que cuando nació su quinto vástago, ella creía que no podría con la carga de cinco hijos. A los pocos días se arrepintió y pudo recuperar a su bebé.
La ley les otorga dos semanas para reclamar a los bebés.
“Todas estas madres tienen en común que mantuvieron sus embarazos en secreto. Por lo general no recibieron cuidado prenatal, ni hicieron ningún tipo de planes para el nacimiento del menor… estos son realmente embarazos no planeados”, aseveró Deanne Tilton Durfee, directora ejecutiva de la agencia interdepartamental del Concejo de Abuso y Negligencia Infantil del Condado de Los Ángeles.
Tilton Durfee comentó que no tiene mucha información sobre los ingresos familiares de estas mujeres, pero por la zona geográfica en donde las madres dejaron a sus bebés se presume que son mujeres de ingresos limitados.
Una de estas madres que entregó a su recién nacido en 2009 dijo que estaba casada viviendo en un hotel con su madre y otros dos menores, mientras que en 2007 otra madre de 38 años de edad comentó que estaba separada del padre del menor y en ese momento no tenía un lugar a donde vivir.
Una joven de 19 años que estaba en el ejército dijo que no podía cuidar de su bebé, mientras que otra dijo que su novio estaba en el ejército y no sabía nada del embarazo. Una de las primeras madres en entregar a su bebé fue una mujer de 25, casada y con otros tres hijos, quien en ese momento se sentía incapaz de cuidar de otro infante.
“Estas madres se han sacrificado. Han hecho lo que consideraron mejor para sus bebés. Esta separación les puede dejar huellas profundas, sentimientos de pérdida y tristeza. Es posible que en algún momento quieran asegurarse que su hijo (o hija) está bien y que lograron tener una buena vida, muchas quieren saber que su sacrificio valió la pena y su vástago es feliz”, explicó el Dr. Shaner.
El psiquiatra agregó que la mayoría de estas mujeres entregan a sus bebés convencidas que están haciendo lo mejor porque no tienen el apoyo familiar o los medios económicos para asegurar el bienestar del infante.
Según la información recada por la agencia interdepartamental del Concejo de Abuso y Negligencia Infantil del Condado, algunos de los hombres que engendraron a estas mujeres no sabían que su pareja estaba embarazada o al enterarse desaparecieron de la vida de éstas. Algunos hombres tenían problemas de drogadicción, mientras que otros tenían relaciones emocionales inestables.
“La mayor parte de los adolescentes encuentran el apoyo en sus familias y por eso no vemos a muchas de ellas entregando a sus bebés. La mayoría de las madres que optan por desprenderse de sus bebés son mujeres entre 20 y 30 años de edad que se sienten solas y sin fuerzas para luchar”, acotó el Dr. Shaner.

About these ads

Etiquetas: , , ,


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: