Posts etiquetados ‘embarazo en adolescentes’

La precocidad y promiscuidad sexual disparan los abortos.

noviembre 24, 2010

Cotidianamente sufrimos el bombardeo de mensajes que incitan a los jóvenes a tener “sexo seguro”. Desde las administraciones de despilfarran millones en campañas de este tipo y en los últimos años desde organismos internacionales como la ONU o la CEE se pretende imponer a los escolares determinados modelos de conducta sexual desde la escuela. Lo que sucede en España en este sentido no es más que la adaptación local por parte de los gobiernos regionales a una imposición ideológica.
Tanto la epidemiología, como el sentido común, constatan que la supuesta finalidad de estas campañas (evitar embarazos y abortos en menores), es una completa patraña.
Recientemente en Méjico se ha publicado un nuevo estudio que desenmascara este dogma laico de fe impuesto a nuestra sociedad.
Allí, el dos por ciento de los adolescentes de entre 12 y 15 años admitieron haber iniciado su vida sexual en esa edad, mientras que del resto de los encuestados, el 29.6 por ciento, señalan que su primera relación sexual fue entre los 16 y 19 años.
Según especialistas del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), se tiene calculado que 21 por ciento de las primeras relaciones sexuales desembocan en embarazos no deseados, de los cuales entre 30 y el 60 por ciento terminan en abortos inducidos o provocados.
Lo anterior fue señalado por la responsable de Programas Prioritarios del ISSEMyM del Gobierno mexiquense, Laura Esquivel Vilchis, quien explicó que en las sociedades actuales, es característico que el inicio de las relaciones sexuales se desarrolle a temprana edad.
Agregó que la salud sexual y reproductiva de los adolescentes, es un tema fundamental para crear mejores condiciones en el desarrollo de su vida, y al respecto afirmó que el despertar sexual en la adolescencia está estrechamente relacionado con embarazos no planeados.
Detalló que existen una serie de factores de riesgo que el adolescente deberá enfrentar durante esa etapa de exploración sexual, tales como relaciones abusivas o violentas, consumo de drogas, la práctica del sexo desprotegido, conductas sexuales de alto riesgo (múltiples parejas sexuales) que desencadenarían en infecciones de transmisión sexual (ITS), VIH SIDA o en embarazos no deseados.
Comentó que es fundamental y sustantivo, cómo pueden protegerse los adolescentes ante estas amenazas. En contra de la mentalidad imperante recomendó como primera medida “postergar el inicio de la vida sexual”. Algo de sentido común, pero que nunca oiremos decir en una clase de educación en España. Otras medidas evidentes para evitar la transmisión de enfermedades venéreas fue “tener una sola pareja sexual; evitar el consumo de sustancias enervantes como las drogas y el alcohol y evitar las relaciones violentas”.
Por último, justo al contrario de lo que se hace en cualquier charla sobre incitación al sexo para menores en España, puntualizó en que para lograr desarrollar lo anterior, la familia juega un papel muy importante, para fomentar y fortalecer su autoestima y por ello “es indispensable una mayor supervisión y apoyo por parte de la familia, trasmitir de forma efectiva valores a sus hijos, dándoles no sólo información, sino también, habilidades que ayudarán a los adolescentes a tomar decisiones sanas cuando exploren su sexualidad”.

Puntualizó en que para lograr desarrollar lo anterior, la familia juega un papel muy importante, para fomentar y fortalecer su autoestima y por ello “es indispensable una mayor supervisión y apoyo por parte de la familia, trasmitir de forma efectiva valores a sus hijos, dándoles no sólo información, sino también, habilidades que ayudarán a los adolescentes a tomar decisiones sanas cuando exploren su sexualidad”.

Exhortó a los derechohabientes de ese instituto a informarse en la clínica más cercana sobre planificación familiar, sexualidad, prevención de enfermedades de transmisión sexual y VIH, drogadicción y farmacodependencia.

La campaña de Soria puede doblar los embarazos de adolescentes

diciembre 11, 2008
Las campañas de promoción de preservatidos lejos de frenarlos, disparan los embarazos y las ETS entre adolescentes al promocionar la promiscuidad

Las campañas de promoción de preservatidos lejos de frenarlos, disparan los embarazos y las ETS entre adolescentes al promocionar la promiscuidad

Publica hoy el diario La Gaceta esta interesante noticia relativa a los embarazos en adolescentes y la inútil y cara campaña del ministro Soria para promocionar la promiscuidad entre ellos y así frenar los embarazos:

Dos millones de euros cuesta la campaña “yo pongo condón” del Ministerio de Sanidad “para la prevención de embarazos no deseados”. Bernat Soria reedita el “póntelo-pónselo” creado en 1986 por Javier Batanero para el Ministerio de Cultura y lanzado al estrellato por la Sanidad socialista en 1990 y 1997. En el anuncio, a ritmo de reggaeton, una chica aclara al chico de turno que “o con condón o yo sobro”.

El argumento para insistir en el mensaje no es (sólo) fomentar el consumo de preservativos (que bajó de 129 a 128 millones en 2006), sino que en 2007 abortaron 6.273 menores de edad y otras 4.400 dieron a luz. El primer dato no es más alarmante que otros del aborto, ya que, respecto a 2006, el porcentaje de menores de 15 años entre las mujeres que abortaron disminuyó cuatro centésimas y el de mujeres entre 15 y 19 subió una centésima. Por contraste, subió medio punto el de mujeres entre 30 y 34 años.

Supuesto que sean los nacimientos lo que le preocupa, Soria podría haber consultado el número de noviembre de la revista Pediatrics, órgano oficial de la Academia Americana de Pediatría, en el que siete investigadores presentan el primer estudio empírico a nivel mundial sobre la relación entre “la exposición a contenidos sexuales televisivos y el embarazo adolescente”. La fundación Rand Corp. entrevistó a lo largo de tres años a 2.003 chicos y chicas que tenían entre 12 y 17 años al comienzo de la investigación. Al final de ese periodo, la tasa de embarazos entre los jóvenes “expuestos a altos niveles de contenido sexual televisivo” (90%) dobló a la de aquéllos cuya “exposición” fue del 10%.

Anita Chandra, directora del estudio, declaró a CNN: “Sabemos que hay una escena sexual por cada 10 minutos de TV que ve un niño que dedique más de una hora al día a mirar la tele. En una sociedad sexualmente saturada en sus productos mediáticos, no podemos sorprendernos de que eso influya en la gente y en su conducta”.

Entre los comentaristas ajenos al estudio, Tony Perkins, presidente del Family Research Council, dijo: “La educación sexual, o su ausencia, empieza en el hogar. No podemos ver con complacencia lo que nuestros hijos miran en TV y esperar que se tomen nuestros valores en serio”.

Mientras Soria recurre al condón, el estudio de Pediatrics concluye que los padres “pueden mitigar la influencia del contenido sexual viendo la TV con sus hijos y discutiendo la forma como se representa el sexo, equilibrándola con información sobre sus posibles consecuencias negativas”.

Las campañas de promoción del uso del preservativo constituyen, una tras otra, rotundos fracasos

Las campañas de promoción del uso del preservativo constituyen, una tras otra, rotundos fracasos

Desde Manifiesto por la Vida ya hemos mostrado nuestro rechazo a esta campaña, y a todas las demás de la misma orientación por ser más la causa que la solución al problema de la precocidad sexual de los niños, entre cuyas consecuencias más dramáticas están los embarazos en niñas y el aborto. En otras naciones europeas a pesar de la presión de la ideología de género, se han tenido que rendir a la evidencia del fracaso de estas campañas. Así, en Reino Unido, miembros del gobierno laborista han reconocido oficialmente por primera vez el fracaso de su programa de educación sexual lanzado en 1999. La campaña buscaba reducir los embarazos adolescentes a la mitad y se basaba en facilitar el acceso a métodos anticonceptivos y la píldora del día después, incluso sin el consentimiento paterno, pero el país sigue siendo el que tiene mayor número de embarazos en adolescentes. Por otro lado, en Alemania, la ministra federal de Familia, Ursula von der Leyen, ha retirado el material de la Central federal para la información sanitaria, que ofrecía con todo detalle información sobre sexualidad y contracepción, sin ninguna alusión a la educación afectiva que se distribuía en los colegios sin aviso previo para los padres de los alumnos.
Jokin de Irala, subdirector del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAV, ha señalado que “estas campañas se dedican a dar información puramente biológica, que activa entre los jóvenes los deseos y provoca que experimenten por primera vez las relaciones sexuales. Además, son campañas que transmiten una idea falsa de seguridad absoluta mediante el uso del preservativo. Porque hay datos empíricos que demuestran que fomentar en los jóvenes que empiecen antes sus relaciones con sexo ‘seguro’ provoca una mayor promiscuidad y un adelanto de su edad de inicio”.
Con respecto a la eficacia del preservativo Irala señala que no es ni mucho menos la panacea. “Un artículo del New England Journal of Medicine de junio de 2006 señala que en un grupo de chicas universitarias que han tenido relaciones con chicos que siempre usaron el preservativo, el 38% de ellas se contagiaron con el virus del papiloma humano. Otra idea interesante es la que propone el British Medical Journal que apunta que es crucial hablar en contra de la multiplicidad de parejas para evitar contagiarse del SIDA”. En el Reino Unido sus programas de distribución de preservativos en institutos no han tenido los resultados esperados, ya que el 49% de los adolescentes que los usaron no han conseguido evitar el embarazo en el primer año de su uso. En Francia, dos tercios de los embarazos imprevistos se producen en mujeres que han utilizado habitualmente métodos anticonceptivos. En España, un informe de la Clínica Dator de 2003 revela que seis de cada diez abortos que se practican en sus quirófanos son debidos a fallos en los métodos anticonceptivos.
Pero los datos dan igual. Lo importante es insistir el los planteamientos ideológicos que son contrarios a la realidad.

El ministerio de Sanidad desperdicia el dinero público en una campaña de promoción de la promiscuidad, con la excusa de frenar los embarazos

diciembre 10, 2008
Nuevo despilfarro del ministerio de sanidad. Intentar frenar los embarazos en adolescentes liberalizando el aborto y promoviendo el uso de preservativos sólo puede suponer un nuevo y monumental fracaso

Nuevo despilfarro del ministerio de sanidad. Intentar frenar los embarazos en adolescentes liberalizando el aborto y promoviendo el uso de preservativos sólo puede suponer un nuevo y monumental fracaso

El ministro Bernat Soria ha presentado este martes esta campaña en una rueda de prensa, en la que ha recordado que los adolescentes cada vez comienzan sus relaciones sexuales en edades más tempranas. Tres de cada diez de entre 15 y 17 años han mantenido una relación completa y la mitad de ellos asegura haberlas tenido con más de una pareja. El titular de Sanidad ha subrayado que en diez años la tasa de embarazos entre chicas de 10 a 17 años se ha duplicado, al pasar de 3,07 por mil en 1997 a 6,3 por mil el pasado año. Según los últimos datos de este departamento, el número de abortos entre jóvenes y adolescentes aumentó en España casi un 17 por ciento en 2007 respecto al año anterior.
En España, ese mismo año hubo 4.400 nacimientos y 6.273 interrupciones voluntarias del embarazo en menores de 18 años. Se produjeron unos 10.700 embarazos en chicas de esas edades.
La campaña sólo es el primer paso de una serie de actuaciones que se pondrán en marcha en el primer trimestre de 2009, ya que Sanidad estudia con las comunidades autónomas posibles medidas como ampliar la subvención de métodos anticonceptivos y, con las empresas, para abaratar el precio de los condones. Ante las críticas de algunas organizaciones y del clero, relativas a que este tipo de iniciativas agravan el problema, Soria ha esgrimido que, sin entrar en “las conductas privadas” o en “determinadas creencias”, su departamento tiene que promover campañas de salud entre adolescentes, un ámbito que, ha confesado, “nos preocupa mucho”.
Resulta chocante que pese a conocer perfectamente la causa del problema, que radica en una actitud absolutamente irresponsable ante la sexualidad y ante sus consecuencias, en general promocionada desde los poderes públicos con un continuo bombardeo sobre “educación sexual”, que no es más que un eufemismo para campañas de promoción de la promiscuidad, y el estrepitoso fracaso de estas campañas, se tenga la desfachatez de decir que no se entra en las conductas privadas, como si ls relaciones sexuales que él promociona entre niños no lo fueran, y que es un problema que le preocupa mucho, cuando insiste una y otra vez en políticas que son la causa y no la solución del problema.

Esta campaña, como todas las previas y todas las siguientes, está condenada al más absoluto de los fracasos. Y cuando en 2010 se conozca que el número de niñas que han destrozado su vida, o la suya y la de su bebé sigue creciendo de manera vertiginosa, pese, o más bien por causa, de esta y otras campañas similares, probalemente tampoco entonces se optará por cambiar de estrategia y optar por campañas que eduquen en la sexualidad responsable, en las nefastas consecuencias de la sexualidad precoz y en que la prevención ante el embarazo en adolescentes pasa por no tener actitudes de riesgo, siendo las relaciones sexuales, evidentemente, el único riesgo para este grave problema.

PPD, fracaso sanitario, éxito comercial.

septiembre 22, 2008
Cada vez más niñas, victimas de la manipulación sobre educación sexual, quedan embarazadas, pese a triplicarse el consumo de la PDD

Cada vez más niñas, víctimas de la manipulación sobre educación sexual, quedan embarazadas, pese a triplicarse el consumo de la PDD

Los casi dos millones y medio de adolescentes españoles, víctimas de contínuas campañas de manipulación sobre sexualidad y educación sexual, comienzan antes sus relaciones sexuales, recurren en más ocasiones a la píldora del día después (PDD), abortan más.
Si hace tres años los contactos sexuales comenzaban a los 17 años, las encuestas constatan que la edad media de iniciación al sexo son los 15,9. La absoluta falta de madurez de los niños que se inician en el sexo a esa edad lleva a que se disparen los embarazos, y la venta de métodos anticonceptivos a la par. Cada vez son más los optan por tomar la PDD como solución anticonceptiva que teóricamente se debería utilizar en situaciones excepcionales.
Desde que se autorizara en España en 2001, bajo el gobierno de Aznar, su uso se ha triplicado. Si ese año se consumían 160.000 PDD, en el año 2006 la cifra se incrementó hasta las 600.000, según los datos de los que dispone el Instituto de Política Familiar (IPF). También es cierto que cada vez está más al alcance de los jóvenes. No sólo es gratuita en la mitad de las comunidades autónomas, sino que, además, su consumo no precisa autorización de los padres y está dirigida a los jóvenes en la mayor parte de ayuntamientos y comunidades autónomas. Pese a que en la ficha técnica del fármaco se explica que no se conocen los efectos adversos en menores de 16 años, los políticos han decidido ignorar éste echo y entregarla a niñas en plena puvertad, sin avisar de los riesgos para su salud. Eso sin contar con que su venta se ha convertido en todo un negocio para las farmacéuticas ya que la píldora del día después mueve del orden de 10 millones de euros.
Sin embargo, y pese a que la distribución de la PDD se ha triplicado en apenas cinco años, el número de abortos ha crecido en casi un 50 por ciento mientras que las enfermedades de transmisión sexual crecieron un 80 por ciento. Según los datos de los que dispone el Instituto de Política Familiar, los embarazos en adolescentes se han disparado en los últimos años hasta el punto de que cada hora se producen tres embarazos de mujeres de menos de 20 años. Sólo en el año 2006, los últimos datos oficiales de los que se disponen, en España se produjeron 27.592 embarazos en mujeres de menos de 20 años, de un total de 584.549 mujeres que se encontraban en estado de buena esperanza, lo que supone el cinco por ciento de los embarazos totales que se producen anualmente y el 90 por ciento de ellas no está casada. Además, se da la circunstancia de que uno de cada dos embarazos de mujeres de menos de 20 años termina en aborto.
La tasa de mujeres de menos de 20 años que decide no llegar hasta el final del embarazo ha crecido en más del 155 por ciento en apenas 10 años y ha sido el grupo de edad con mayor crecimiento, pero lo curioso es que una de cada ocho madres ya había abortado anteriormente.
Con estos datos en la mano, el Instituto de Política Familiar cree que los abortos de madres de menos de 20 años que se producen trimestralmente en España (3.500) servirían para cubrir la demanda anual de adopción internacional. Además, los abortos que se producen cada año (13.800) triplican la mortalidad por accidente de tráfico de todo un año. Los 1.160 niños que cada mes dejan de nacer equivaldrían a que cada mes desaparecería el alumnado de un colegio por falta de niños.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.