Posts etiquetados ‘eutanasia’

Es comprensible la oposición a la ley del proceso final de la vida por “su ambigüedad y posibles abusivas interpretaciones”

julio 25, 2011

Desde que el pasado 17 de junio se publicara en el Boletín Oficial de las Cortes Generales el polémico Proyecto de Ley Reguladora de los Derechos de la Persona ante el Proceso Final de la Vida, han ido creciendo las críticas de instituciones y organizaciones que consideran que esa ley, si se llega a aprobar tal como está redactada, generará aún más controversia e incluso “podría suponer una legalización encubierta de prácticas eutanásicas”, tal como advertía la Conferencia Episcopal Española.
La Asociación Medicina y Persona, por ejemplo, presentó recientemente un manifiesto en el que ponía al descubierto las “tres grandes mentiras” que encierra el anteproyecto de ley elaborado por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.
Unos días antes, el presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), Javier Rocafort, advertía de “como se está apresurando la ley” y denunciaba que de las 36 alegaciones que habían presentado ante Sanidad junto a la Organización Médica Colegial (OMC) sólo se había tenido en cuenta una.
También el presidente de la Asociación de Bioética de la Comunidad de Madrid, José Jara, entraba en el debate el pasado 2 de junio con un artículo publicado en Diario Médico en el que advertía de hasta seis “puntos oscuros” en la propuesta de ley que regula el proceso final de la vida. Y la Asociación de Investigadores y Profesionales por la Vida (CiViCa) proponía por esas mismas fechas una revisión del Proyecto de Ley para evitar “inseguridad jurídica”.
El último en pronunciarse sobre el contenido del Proyecto de Ley que regula el proceso final de la vida ha sido el Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia, y lo ha hecho con un Informe elaborado por Juan Martínez Otero, Justo Aznar, Ignacio Gómez y Germán.
En su informe, el Observatorio de Bioética señala que “quiere contribuir al diálogo abierto sobre esta propuesta legislativa” y, para ello, ha analizado “en profundidad el texto del Proyecto de Ley, subrayando los puntos en los que el mismo ha sido objeto de mayores críticas, tanto desde instancias profesionales, como desde otras instancias sociales de carácter académico, asociativo o religioso”.
En el texto, los autores han destacado los aspectos del proyecto que a su juicio merecen una valoración positiva, aquellos que les parecen “injustificables y negativos” y los que consideran que son controvertidos, ya que son “cuestiones importantes que no quedan suficientemente claras”.
En sus conclusiones, el Observatorio de Bioética dice que se trata de “un Proyecto oportuno, pero advierte de que “vista la trayectoria en relación al respeto a la vida humana del Ejecutivo responsable del presente Proyecto, resulta comprensible que muchos se hayan opuesto de plano al mismo, haciendo hincapié en su ambigüedad y en sus posibles abusivas interpretaciones”.
También aclara que “en las cuestiones controvertidas se ha procurado mostrar todas las interpretaciones que el tenor del Proyecto admite, evidenciando que en todos los casos cabe una lectura conforme con la ética médica y con los principios de la bioética personalista”.
Por último, advierte de que “el Proyecto de Ley abre la puerta a interpretaciones menos respetuosas con la dignidad de los pacientes, la deontología médica y la propia lex artis”.

Estos son los puntos principales que contempla el informe del Observatorio de Bioética:

Lo positivo: desaparece la ‘muerte digna’
1. El informe considera que un primer punto que merece una valoración positiva es el de la desaparición del término ‘muerte digna’, ya que “lo que sea o no sea una muerte digna no corresponde al legislador determinarlo” y, además, “la expresión ‘muerte digna’ no es una expresión aséptica, sino que está cargada de connotaciones de corte eutanásico”.
2. Una segunda cuestión positiva tiene que ver con el hecho de que esté presente en el texto del Proyecto de Ley “el reconocimiento de los cuidados paliativos como un derecho de los pacientes en los últimos estadios de su enfermedad”.
3. También hace mención en este apartado, entre algunos otros derechos recogidos en el texto, a la “regulación pormenorizada de los derechos al acompañamiento y a la intimidad personal y familiar”.

Lo negativo: imprecisa eutanasia y ‘no’ a la lex artis

1. En cuanto a las cuestiones que el Observatorio de Bioética considera negativas, cabe destacar la “definición imprecisa de eutanasia”. El Proyecto determina que “el objeto de la Ley no es modificar ‘la tipificación penal de la eutanasia o suicido asistido, concebido como la acción de causar o cooperar activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro’. Esta definición de eutanasia o suicido asistido resulta reductiva e imprecisa, por lo que debería concretarse algo más, principalmente incluyendo el término ‘omisión’”.
2. Un segundo punto conflictivo es el que se refiere a la “eliminación de la mención expresa a la lex artis como límite a las voluntades anticipadas del paciente”. De esta manera, el Proyecto “pone por encima del buen actuar médico el respeto a la voluntad del paciente […], aunque la misma sea contraria a la buena praxis médica”.
3. También denuncia el Observatorio de Bioética la “concepción maximalista de la autonomía del paciente que late a lo largo de todo el texto, autonomía frente a la que los profesionales sanitarios quedan supeditados de manera cuestionable”.
Esta concepción “contrasta con el olvido, cuando no la sospecha, acerca de la autonomía del médico”. Se trata además de una concepción que es al mismo tiempo “una tendencia creciente en nuestro universo cultural, que en el ámbito sanitario se concreta en una huida general del paternalismo médico y la aspiración de dar al paciente todas las herramientas de decisión y autoafirmación personal”.

Cuatro cuestiones controvertidas

1. Dentro de las cuestiones que el informe considera controvertidas, hay que destacar “la posible configuración de la sedación terminal como un derecho”, sobre todo porque determina el hacerlo “aunque ello implique un acortamiento de la vida”, y “quién determina cuándo es necesaria y oportuna” esa sedación.
2. Un segundo apartado que no queda nada claro es la del “rechazo de tratamiento y la obstinación terapéutica”, es decir, “qué intervenciones sanitarias son rechazables y cuáles no”.
“La cuestión espinosa aquí consiste en determinar qué atenciones a un enfermo en fase terminal pueden considerarse tratamientos –que por lo tanto pueden rechazarse o interrumpirse-, y cuáles constituyen simples cuidados o atenciones ordinarias, que han de considerarse como debidos”, dice el informe.
3. Otro aspecto controvertido tiene que ver con “cuál es la relación entre la dignidad humana y la calidad de vida”, que suele generar confusión y que “no son equiparables en ningún caso”.
“Sería aconsejable, pues, que el Legislador evitare confundir la dignidad de la persona con la dignidad de sus condiciones de vida, con su calidad de vida. Equiparar ambos conceptos llevaría a la posibilidad de establecer escalas de dignidad entre los seres humanos, en función de criterios cuantificables –y arbitrarios- como el confort, la salud, las capacidades, etc.”
4. El último punto que genera controversia es la “ausencia de mención al derecho a la objeción de conciencia del personal sanitario”. Y ello a pesar de que “el propio Proyecto reconoce implícitamente la conexión de las decisiones relativas al final de la vida con las convicciones y creencias de los pacientes y los profesionales sanitarios (art. 18)”.
“Esta ausencia de regulación, sin embargo, no debería sorprender a nadie”, dice el Observatorio. “Si se regulase la objeción de conciencia hasta el más ingenuo de los lectores sospecharía que el texto legal da cabida a ciertas formas de eutanasia o asistencia al suicidio. De no ser así, ¿qué sentido tendría regular la objeción de conciencia?”, añade.
El informe concluye este apartado preguntándose “en qué situación queda el profesional sanitario, que a lo largo del texto legal ve ciertamente supeditada su voluntad al respeto a la autonomía del paciente”.

Los promuerte siguen con la presión pese a las múltiples derrotas que han sufrido en todo el mundo.

julio 25, 2011

Los defensores de la eutanasia siguen presionando a favor de su causa a pesar de haber sufrido varias derrotas recientes, como la votación que tuvo lugar en el senado francés, el pasado mes de enero, en contra de una propuesta para legalizar la eutanasia.
Esta derrota y otros contratiempos no han parado las presiones, como advertía el abogado Hugh Scher en su discurso al Tercer Simposio Internacional sobre Eutanasia y Suicidio Asistido, celebrado en Vancouver, Canadá.
El 4 de junio, Scher, que es asesor legal de la Coalición para la Prevención de la Eutanasia, habló de algunos casos judiciales de Canadá, informaba B. C. Catholic el 16 de junio.
Actualmente, la Asociación para las Libertades Civiles de la Columbia Británica, junto a la familia Carter, está en plena batalla legal para defender que evitar el suicidio asistido constituya una violación de derechos y, por tanto, sea inconstitucional. Tienen la esperanza, señalaba Sher, de que su caso llegue al Tribunal Supremo de Canadá.
Poco después de estas palabras, las fuerzas pro vida de Canadá obtuvieron una victoria ante el Tribunal de Apelación de Ontario, al dictaminar este que el Centro Sanitario Sunnybrook no podía suspender de modo unilateral el soporte vital, informaba el periódico Star el 29 de junio.
Los médicos de Hassan Rasouli, en estado vegetativo, querían poner fin a su ventilación y alimentación en contra de los deseos de la familia.
El tribunal sentenció que, en tales casos, los médicos necesitan la aprobación de un comité médico provincial antes de poder ignorar los deseos de la familia.
Estados Unidos ha sido también escenario de varios enfrentamientos por la eutanasia. Un artículo en el National Catholic Register del 27 de marzo señalaba que, en fechas recientes, ha habido debates sobre la eutanasia en las cámaras legislativas de Hawai, Montana, New Hampshire y Vermont.
Desde entonces, en Oregón, donde el suicidio médico es legal, se han prohibido los kits de suicidio. El gobernador John Kitzhaber firmaba una ley que prohibía estos kits, al considerar que animaban a la gente a quitarse la vida, informaba el 29 de junio el periódico Register Guard.
Comisión en el Reino Unido
Inglaterra también ha sido escenario de una encendida disputa por la eutanasia. En junio, la BBC emitía un documental realizado por el escritor Terry Pratchett. Sufre de Alzheimer, y ha llevando adelante una campaña para cambiar la ley sobre suicidio asistido.
El documental narra la situación de Peter Smedley, que sufría una enfermedad neuromotora, por lo que viajó a Suiza para morir en las instalaciones de la organización Dignitas. El ex obispo de Rochester, Michael Nazir Ali, decía que el documental “glorificaba el suicidio”, informó el 14 de junio la BBC.
En una reseña del documental hecha el 19 de junio, Robert Epstein señalaba que, en la misma noche de su emisión, la BBC recibió 898 quejas contra él.
El programa se emitió precisamente cuando una comisión de iniciativa privada – la Comisión para la Muerte Asistida – está llevando a cabo una investigación sobre el suicidio asistido.
La preside un antiguo Lord Canciller, Lord Falconer. La financiación proviene de Terry Pratchett y del empresario Bernard Lewis, informaba el 30 de noviembre pasado el periódico Guardian.
Los críticos observaban que difícilmente será imparcial, teniendo en cuenta la participación de Pratchett, que es un activo promotor del suicidio asistido.
Los acontecimientos posteriores han confirmado estas dudas. George Pitcher, un sacerdote anglicano que tiene un blog en la página web del periódico Telegraph, comentaba un programa de radio que entrevistó a Lord Falconer.
En su post del 26 de junio Pitcher señalaba que Lord Falconer se vio obligado a admitir que nueve, de los 12 miembros de la comisión, tenían todo un historial de declaraciones a favor de cambiar la ley de suicidio asistido.
Poco después la British Medical Association (BMA) aprobaba una moción que criticaba la falta de imparcialidad de la comisión.
Según un reportaje del 6 de julio del Christian Institute, esta moción señala que una gran mayoría de los miembros de la comisión está a favor del suicidio asistido.
La postura de la BMA refleja el hecho de que la mayoría de los médicos se oponen a la eutanasia y al suicidio asistido por un médico. Un artículo publicado el 9 de marzo en Science Daily señalaba que un repaso a las investigaciones sobre este tema, realizadas durante los últimos 20 años, muestra que los médicos del Reino Unido no han estado nunca a favor del suicidio asistido.
Realizaron el estudio los doctores Ruaidhrí McCormack, Clifford M y M. Conroy, todos ellos miembros del Departamento de Medicina Paliativa del Centro Médico Milford, de Limerick, Irlanda. Analizaron 16 estudios publicados en el periodo 1990-2010.
Esta oposición al suicidio asistido por parte de los médicos recibía el respaldo de un artículo publicado en la revista Current Oncology: “Legalizar la eutanasia o el suicidio asistido: la ilusión de la seguridad y el control”. El artículo de J. Pereira está en el vol. 18, edición número 2.
Pereira analizaba la experiencia de las garantías jurídicas en aquellos países europeos que han legalizado la eutanasia – Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Pereira, que se dedica a cuidados paliativos en Ottawa, Canadá, descubrió que en muchos casos estas garantías eran ineficaces o ignoradas. También examinó la situación en el estado norteamericano de Oregón.
En Holanda, en el 2005, más de 560 personas murieron sin haber dado su consentimiento explícito. Esto significa que por cada cinco personas que recibieron la eutanasia, una no había dado su consentimiento explícito, algo que exige la ley. Pereira comentaba que, a pesar de esta proporción, los intentos de llevar estos casos a juicio han resultado inútiles.
Esto, decía, ofrece “evidencias de que, con el tiempo, el sistema judicial se ha vuelto más tolerante con estas transgresiones”.
La situación en Bélgica es incluso peor. Pereira citaba un estudio reciente que examinaba la parte flamenca de Bélgica. Hubo 66 de 208 casos de eutanasia, es decir, el 32%, que se llevaron a cabo sin que se solicitase o sin el consentimiento del paciente.
El motivo más común para hacerlo es que la persona esté en coma o tenga demencia.
También encontró deficiencias en lo que respecta a la notificación obligatoria de casos de suicidio asistido. En Bélgica, Pereira descubrió que no se informaba de casi la mitad de todos los casos. No es de sorprender que también descubriera que no se cumplían los requisitos legales en los casos de los que no se informaba.
Las leyes establecen también que el acto del suicidio asistido únicamente lo puede realizar un médico. Sin embargo, un estudio en Flandes mostraba que, de las 120 enfermeras que cuidaban a pacientes de suicidio asistido, el 12% había llevado a cabo eutanasias. Este porcentaje se elevaba hasta el 45% en aquellos casos en los se realizaban sin consentimiento.
También se ordenaba que hubiera una consulta a un segundo médico. Y, en caso de que la persona no sea un enfermo terminal, en Bélgica es necesario que un tercer médico examine el caso. Según Pereira hay pruebas de que en Bélgica, Holanda y Oregón esto no es de aplicación universal.
Pereira también contaba cómo las restricciones se han ido progresivamente relajando en los últimos años.
Cuando los defensores de la legalización de la eutanasia empezaron con sus presiones en Holanda, decían que esta se aplicaría a un pequeño número de casos de sufrimiento insoportable.
En el 2006, la Real Asociación Médica Holandesa declaró que la eutanasia debería estar abierta a todos los mayores de 70 años y cansados de vivir. Otra evidencia de esta pendiente resbaladiza fue la decisión de permitir la eutanasia a partir de los 12 años, cuando antes estaba limitada a los adultos.
“La gente gravemente enferma no necesita la eutanasia”, afirmaba Nicholas Tonti-Filippini, en un artículo publicado el 5 de julio en el periódico australiano Age. Lo que la gente necesita son mejores cuidados paliativos, señalaba.
Tonti-Filippini, decano adjunto del Instituto Juan Pablo II para el Matrimonio y la Familia de Melbourne, explicaba que el sufrimiento no le es nada extraño ya que padece una enfermedad autoinmune y es enfermo crónico.
“Lejos de proteger la dignidad de las personas gravemente enfermas y que sufren, una ley de eutanasia atentaría contra su dignidad minando el sentido de nuestro valor como individuos, independientemente de nuestro sufrimiento o nuestra discapacidad”, argumentaba. Palabras a tener en mente mientras continúe el debate.

Suiza frenará el suicidio asistido

junio 10, 2011

Manifestantes contra el negocio de la muerte en Suiza muestran una factura por asesinar a una persona.

En relación con la entrada anterior sobre la deplorable intención de la cadena pública inglesa BBC de convertir en espectáculo y propaganda el suicidio de un hombre cobarde que no quería enfrentarse a su enfermedad, por lo que se desplazó a Suiza, el Gobierno suizo pretende evitar que su país sea “la meca de los suicidas”. Esa fama la han conseguido por los chiringuitos dedicados al asesinato de ancianos, facilitando inyecciones letales. El Código Penal suizo solo prohíbe la cooperación al suicidio si es en interés propio, lo que abre la puerta para practicarlo por otros móviles. La regulación solo permitirá la cooperación al suicidio de personas con alguna enfermedad física incurable y corta esperanza de vida. Las dos condiciones habrán de ser certificadas por sendos médicos, independientes del chamizo que vaya a facilitar el suicidio asistido. Además, se deberá informar al paciente de los cuidados paliativos.
El cumplimiento de todos esos requisitos se documentarán en un expediente que estará a disposición de las autoridades.“En el futuro no será posible que alguien cruce la frontera y se suicide unos días más tarde con ayuda de alguna institución privada”, ha dicho la ministra de Justicia. Las condiciones exigidas, sobre todo los dos dictámenes médicos, evitarán decisiones precipitadas y también, porque ante la enfermedad, el deseo de morir puede ser muy vivo pero transitorio. Estas cautelas son para evitar que los centros eutanásicos, que empezaron ofreciendo el suicidio asistido para casos desesperados, acogieron a personas que no estaban en fase terminal. Las respuestas de las asociaciones al anuncio de la regulación confirman su apertura, ya que critican el proyecto por “privar del suicidio asistido a personas con enfermedades crónicas”.
También han declarado que: “una persona que ha quedado paralítica por esclerosis múltiple o que tiene alzheimer debe poder obtener la ayuda [para suicidarse] si decide que no quiere afrontar lo que le espera”. Pero el gobierno exige más garantías para que el suicidio sea excepcional: “el Estado no debe favorecer la ayuda a morir, sino la ayuda a vivir”. Juan Pablo II declaró que “la tentación de la eutanasia, adueñarse de la muerte, de modo anticipado y poniendo así fin a la propia vida, se presenta absurda e inhumana. Nos encontramos ante la cultura de la muerte que avanza en las sociedades del bienestar”.

La BBC emitirá el suicidio asistido de un hombre

junio 10, 2011

Negocio de suicidos suiza de Dignitas

La BBC volvía a desatar ayer la polémica en Inglaterra con su campaña contra la vida y la decisión de emitir el próximo lunes un documental en el que se muestra cómo el multimillonario Peter Smedley, de 71 años, se quitó la vida el pasado diciembre en un negocio de suicidos de Dignitas en Suiza. El programa se enmarca en una serie sobre el suicidio asistido.
El documental, presentado por el escritor inglés sir Terry Pratchett, a quien se le ha diagnosticado alzhéimer y se ha convertido en una destacada figura de la propaganda por la eutanasia, acompaña a Smedley y su esposa Christine durante su viaje al hospital suizo. Allí, este ingiere dos bebidas, una para preparar su estómago y otra compuesta por un cóctel de barbitúricos. Pronto se queda dormido y se produce su muerte. Smedley sufría un trastorno neuromotor irreversible diagnosticado hace dos años.
La BBC echa mano de la lágrima fácil y de la falsa compasión para justificar la cobardía un hombre que no quiso enfrentarse con su sufrimiento. Desprecia a las miles de personas en todo el mundo que, con valor y alegría disfrutande su vida en situaciones dolorosas.

La ley de muerte digna sigue el camino hacia la eutanasia que inició la ley andaluza pactada por PSOE y PP

mayo 20, 2011

La ley de muerte digna que está gestando el gobierno, pese a sus intentos por confundir a la población, es una ley de la eutanasia. Dicha ley avanza un paso más hacia la apertura total de la puerta a la eutanasia, camino que se inició con la ley andaluza pactada entre el PSOE y el PP, y de la que sus promotores también decían que en nada tenía que ver con la eutanasia, lo cual es falso y fácil de comprobar.
La Federación Española de Asociaciones Provida asegura que el anteproyecto de Ley de Cuidados Paliativos y Muerte Digna es una “ley de eutanasia, sea cual sea el nombre inventado para presentarla”. En un comunicado, esta federación ha explicado que los cuidados paliativos “son un avance humanizador sin precedentes”, si bien entiende que “no tienen nada que ver, ni en su fondo ni en su forma”, con lo que el anteproyecto de ley aprobado este viernes “disfraza una ley de muerte provocada”.
“Es vieja la estrategia del eufemismo y la mentira, pero ya no se engaña a nadie que haya seguido de cerca la forma de actuar de quienes quieren que la cultura de la muerte entre por ley a controlar nuestras vidas”, ha señalado.
La federación ha incidido en que la “única muerte acorde a la dignidad” de la persona es la que “respeta su momento natural”, sin adelantarlo ni retrasarlo por medios “desproporcionados”. Por ello, recordamos a los lectores que debemos trabajar hasta que la vida humana y su dignidad sea protegida en las leyes y en la sociedad.

El Tribunal Supremo indio admite el asesinato de un enfermo y lo llama eutanasia pasiva

marzo 7, 2011

La india se precipita por la pendiente promuerte con una vertiginos velocidad. En el gigante asiático parece que el desprecio por la vida humana va ganado día a día posiciones.
El Tribunal Supremo de la India aceptó hoy la posibilidad de una eutanasia pasiva, sujeta a un permiso judicial previo, a una enfermera que lleva 37 años en estado vegetativo, después de rechazar la eutanasia activa.
Un panel de la corte estableció en su veredicto que los pacientes terminales pueden recibir “eutanasia pasiva en casos excepcionales, con aprobación de los tribunales”, en una sentencia que sienta jurisprudencia, porque en la India no hay regulación al respecto.
La demandante, la activista Pinki Virani, quería poner fin a la vida de su amiga Aruna Shanbaug, una enfermera en estado vegetativo desde 1973, tras ser violada y estrangulada con una cadena de perro por un limpiador del hospital en el que trabajaba.
Según la agencia india IANS, los tres jueces del panel rechazaron la eutanasia activa, consistente en la aplicación de medicaciones o remedios letales para acabar con la vida del enfermo.
Sin embargo, aceptaron que se pudiera retirar los sistemas mecánicos o la medicación necesarios para mantener con vida al paciente terminal si un Tribunal Superior decide sobre su conveniencia tras consultar con tres doctores eminentes, escuchar al Gobierno y tener en cuenta la versión de la familia de cada paciente. Semejante acto no supone, como dice el tribunal la “eutanasia pasiva”, que sería la no iniciación de tratamientos a un paciente en estado terminal, para no prolongarle artificalmente la vida. Se trata de una ejecución en toda regla, ya que se realizan acciones destinadas únicamente a matar a un enfermo que no puede defenderse ni expresar su opinión.

Además, los jueces indicaron que Virani carece de una cercanía suficiente con la paciente como para atribuirse el derecho a decidir sobre su eutanasia, algo que sí reconocieron a los doctores y enfermeras que la cuidan en el hospital KEM de Bombay.

Corte condena a muerte de bebé de 13 meses en Canadá

febrero 27, 2011

Los padres de Joseph Maraachli, un bebé de solo 13 meses de edad que padece una enfermedad neurológica degenerativa grave, buscan un milagro luego que una corte canadiense ordenara a los médicos que lo atienden a desconectar el próximo lunes 28 de febrero el tubo de respiración y causarle la muerte por asfixia.
Moe y Sana Maraachli han rechazdo la condena de muerte contra su hijo, y han pedido a los médicos que practiquen una traqueotomía al bebé para llevárselo a casa y darle la oportunidad de luchar por su vida en lugar de que enfrente una muerte violenta.
Ante la negativa de los médicos, los Maraachli buscan que un hospital en Estados Unidos reciba a su hijo para intentar una recuperación milagrosa.
Según informa FoxNews.com, el bebé se encuentra en estado de inconciencia permanente desde octubre y los médicos no dan esperanzas a sus padres.
“Creo en mi hijo. Nunca permitiré que mi hijo muera en la forma que quieren los médicos”, explicó Moe Maraachli a Fox News y señaló que el retiro del ventilador le causará una muerte muy dolorosa.
“Él es un ser humano. Él tiene derecho a luchar”, agregó en declaraciones al programa “América en vivo con Megyn Kelly” y reiteró su deseo de llevar a su hijo moribundo a casa para que pase ahí sus últimos días.
Los Maraachli tuvieron una hija hace ocho años que presentó la misma enfermedad pero a ella sí le practicaron una traqueotomía y murió en su casa. Esperan que Joseph tenga la misma oportunidad.
“Mi hijo no tiene muerte cerebral. Sabemos que tiene sentimientos, sabemos que tiene dolor. Como padre, quiero luchar por mi bebé”, agregó Moe en declaraciones al diario The Windsor Star.

El Frente Nacional Francés sigue defendiendo la Vida a pesar de Marine Le Pen.

enero 25, 2011

Marie-Christine ARNAUTU

A pesar de lo que publicamos recientemente en nuestra página, sobre el previsible cambio de postura del único partido provida de Francia, al llegar a su presidencia la abortista declarada Marine Le Pen, de momento, el Front National continúa firme en la defensa de la vida.
Así, el pasado 19 de enero, Marie-Christine Arnautu, Vice-presidente del Front National a cargo de temas sociales y Secretaria regional del FN en Ile-de-France (París) emitió un clarificador comunicado en relación con la intención del senado francés de regular la eutanasia titulado “La legalización del asesinato”.
En dicho comunicado, la política provida francesa ha recordado que “desde hace más de 30 años, bajo la dirección del senador radical socialista Henri Caillavet (Presidente de honor en 1980 de la Asociación para el derecho de morir en la dignidad (ADMD)), numerosos intentos han sido formulados para hacernos aceptar la legalización de la eutanasia. Nada de nuevo por tanto bajo el cielo de la cultura de muerte.”
Este son el mismo Caillavet y sus amigos que, en 2000, recuerda Arnautu, había inducido a los niños con discapacitados (sentencia PERICO) a comparecer contra sus padres que no hubieran recurrido al aborto y hacerles responsables de su discapacidad: « permitir a un hijo incapacitado de venir al mundo es una falta parental y quizás incluso el testimonio de un egoísmo desproporcionado ».
En opinión de la dirigente del FN, para los socialistas franceses “todas estas categorías (ancianos, discapacitados, bebés, parados, indigentes) molestan; los viejos cuestan caro a nuestra sociedad, especialmente cuando están enfermos, así pués, una pequeña inyección rápidamente hecha para deshacerse de ellas…eso resolvería el problema de las pensiones…
Para terminar el comunicado recuerda que ” matar, asesinar, eliminar, ese es el credo de estos defensores de disponer de la vida de otros desde el momento en que se convierte en un problema para la sociedad.”
La propuesta del Frente Nacional: “A semejanza de Mauricio Thorez que escribió en 1956, “el camino de la liberación de la mujer pasa por las reformas sociales, no pase por las clínicas de aborto », el Frente Nacional exige y aplicará una verdadera política de solidaridad nacional en el marco de una revolución social y patriótica, tomando en cuenta todos los que sufren en ayudándoles a vivir en las mejores condiciones posibles.”

Bruno Gollnisch en la Marcha por la Vida de París

Por otro lado, destacados dirigentes del Frente Nacional han participado este fin de semana en París en la Marcha por la Vida de París, entre ellos Paul-Marie Couteau, Bruno Gollnisch y Thibault de la Tocnaye.
os manifestantes caminaron desde la plaza de la República hasta la plaza de la Ópera pidiendo la protección de la vida desde el momento de la concepción y solicitaron a las autoridades la abolición del aborto en todos los países de la Unión Europea. Un total de 25 obispos franceses se sumaron a la marcha, destacando la presencia del arzobispo de Lyon, cardenal Barbarain, y del obispo de Baiona, Marc Aillet.
«Saludo cordialmente a los valientes manifestantes que luchan por la vida y contribuyen a instaurar una nueva cultura de la vida», afirmó el Papa Benedicto XVI en una carta enviada a los organizadores del evento, sumándose de esa forma a la iniciativa.

 

Vista general de la Marcha por la Vida de París 2011

Cerca de un millón de personas defienden la familia y la vida frente al aborto y la eutanasia

enero 5, 2011

Impresionante panorámica de la abarrotada plaza de Colón en Madrid

Miles de familias cristianas venidas de toda Europa reivindicaron este domingo en la madrileña plaza de Colón el valor de esta institución como transmisora de vida. Según cálculos del Arzobispado, más de un millón de personas acudieron a la Misa de las Familias bajo el lema ‘La familia cristiana. Esperanza para Europa’. Hubo cristianos de Holanda, Francia, Italia, Reino Unido, Alemania, Polonia…
El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, encabezó un acto en el que destacó que las sociedades europeas, además de sufrir el “drama” de los parados, se ven afectadas por la práctica “permisiva” del aborto, la “banalización” del respeto a la vida con la eutanasia “hasta extremos insospechados”, las rupturas y distancias paternas en las que crecen y se educan algunos niños y jóvenes y el “endurecimiento” ante el dolor de los vecinos y conciudadanos.
Rouco ensalzó a la familia y al matrimonio como elementos clave para construir una sociedad “libre, justa y solidaria”. El arzobispo de Madrid lamentó que niños y jóvenes crezcan “desconfiados y desconcertados” en un ambiente de separaciones y distancias paternas. Para evitarlo, emplazó a las familias a ser los “signos e instrumentos imprescindibles de la esperanza para Europa”.
El acto, que comenzó sobre las 10 horas, contó con el testimonio de la familia Villalón, con ocho de sus doce hijos presentes en la Misa de las Familias. El padre de familia, José María Villalón, médico del Atlético de Madrid, y su mujer, Mariola, destacaron su apertura a la vida y confianza en Dios, “algo que aprendimos de San Josemaría, fundador del Opus Dei”.
La Santa Misa oficiada por el cardenal arzobispo de Madrid, junto a cinco obispos europeos y más de 50 españoles -entre ellos, los obispos auxiliares de Madrid, monseñor César Franco, monseñor Fidel Herráez y monseñor Juan Antonio Martínez Camino, el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluis Martínez Sistach, y el cardenal emérito de Sevilla, Carlos Amigo-.
Tras el rezo del Ángelus, el Papa, en un mensaje retransmitido a través de una pantalla gigante situada en la Plaza de Colón, invitó a las familias cristianas de España a “ser fuertes en el amor y a contemplar con humildad el Misterio de la Navidad” que se convierte en “escuela de vida familiar y fraterna” y pidió para que la Sagrada Familia de Nazareth sea el ejemplo de cada familia cristiana como “auténtico santuario de fidelidad, respeto y comprensión”.
El Pontífice recordó que en el hogar cristiano “también se transmite la fe, se fortalece la esperanza y se enardece la caridad” y solicitó la protección de todas familias “particularmente de las que se encuentran en dificultad o están probadas por la incomprensión y la división”.

Derecho a Morir Dignamente, una banda de asesinos en serie confesos e impunes

diciembre 24, 2010

Según ha publicado la prensa recientemente a asociación española pro muerte “Derecho a Morir Dignamente” (DMD) habría intervenido durante 2010 en la muerte de 45 personas, de las cuales cinco serían suicidios en los que la asociación habría explicado al suicida qué cóctel mortal administrarse. También se ha hecho pública su presunta intervención en el asesoramiento sobre eutanasia a otras 112 personas.
Pese a que la ley española protege todavía la vida humana del anciano y el enfermo, y que se trata de homicidos confesados, esta asociación de criminales gazo de la más absoluta impunidad. Su presidente, Luis Montes, fue investigado, imputado, y finalmente declarado inocente en un juicio mediático y político, y por desgracia también legal, de ser responsable de varios homicidios en el hospital de Leganés, en dónde era coordinador de Urgencias, pese a que la investigación del Colegio de Médicos de Madrid dejó claro que había varios casos de dosificación injustificada o contraindicada de fármacos que causaron la muerte del paciente.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.