Posts etiquetados ‘mortalidad materna’

Desmontando las mentiras abortistas con hechos: CHILE DISMINUYE MORTALIDAD MATERNA SIN LEGALIZAR EL ABORTO

junio 25, 2010

Mientras que las organizaciones promotoras de asesinato de niños intraútero exigen la imposición de esta práctica terrorífica en países en que aún se defiende por ley toda la vida humana, siendo especialmente violentas en sus reclamaciones aquellos grupos que pretenden la cosideración del asesinato de los hijos como “derecho humano”, bajo el argumrento del “riesgo para la salud de las mujeres que supone el parto”(nunca hablan del riesgo que supone una deficiene antención sanitaria), una de esas naciones en que el aborto sigue siendo un crimen castigado por la ley ha demostrado que los abortistas vuelven a mentir.
En 1960 morían en Chile 870 mujeres durante el embarazo o parto, de las cuales 275 lo hacía por complicaciones relacionadas con el aborto. Sin embargo, las estadísticas actuales demuestran que durante esta etapa fallecen 44 mujeres y sólo dos perecen por alguna dificultad vinculada con la interrupción del embarazo.

“Si consideramos que entre 1931 y 1988 existió en Chile aborto terapéutico, el cual fue prohibido a partir de 1989, y comparamos ambos periodos, vemos que su estatus legal no produjo ningún impacto en la tendencia a la reducción de la mortalidad materna”, explica el doctor Elard Koch, epidemiólogo y académico del Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar de la Facultad de Medicina de la U. de Chile.
Más aún, añade el experto, después que el aborto terapéutico fuera impedido, la mortalidad materna y por aborto disminuyeron adicionalmente: de 41,3 a 18,2 (-44,1%) y 16,5 a 1,7 (-10.3%) por 100.000 nacidos vivos, respectivamente.
El doctor Koch resalta que, sin duda, junto con la promoción de embarazos seguros que incluye el control prenatal precoz, la atención profesional del parto y la atención obstétrica de alto riesgo, los factores clave que están asociados a esta “baja tan notable de la mortalidad materna” serían la reducción del analfabetismo de la madre, que era mayor a 154 por cada 1.000 nacidos vivos en 1960 versus 1,4 por cada 1.000 nacidos vivos registrados en la actualidad, y el incremento en la educación promedio de la mujer en edad económicamente activa: en 1960 era menor a cuatro años mientras que hoy supera los 12 años.

En tanto, un tercer factor involucrado, de acuerdo a los modelos de regresión para series temporales aplicados por el doctor Koch, correspondería a la cobertura de atención profesional del parto que en 1960 llegaba a 69% y hoy alcanza 99,7%.

“Vale la pena destacar que la reducción de la fertilidad en Chile (el número de hijos promedio disminuyó de 5.1 en 1960 a 1.88 en 2007) no presenta un efecto detectable en la baja de la mortalidad materna general luego de controlar por el nivel educativo, aunque si tuvo una influencia en la mortalidad específica por aborto”, comenta.

“Tras analizar la experiencia chilena en 50 años podemos concluir que la educación juega un rol fundamental para reducir la mortalidad materna. Una mejor formación de la madre permite el uso más adecuado de los servicios de salud materna disponibles, mientras que su mayor instrucción se asocia con el ingreso al mercado laboral, lo que retrasa el matrimonio y embarazo. Además, la mujer desarrolla su autonomía y autocuidado mediante el uso eficiente de distintos métodos de planificación familiar, lo que disminuye embarazos no intencionados y, en consecuencia, los abortos” acota el doctor Koch.

Añade que una mejor educación “puede facilitar que muchas mujeres reconozcan al embrión o feto como un ser humano, optando por tener al bebe aún cuando en principio ese embarazo haya sido no intencionado, lo que también disminuiría los abortos”. En resumen, dice, el caso chileno demuestra que las políticas públicas destinadas a mejorar la educación de la mujer y promover el embarazo seguro logran reducir la mortalidad materna sin la paradoja de legalizar el aborto inducido. Esto, puede orientar a otros países en vías de desarrollo para mejorar sus indicadores de salud materno-infantiles.

Datos de salud de las Naciones Unidas asocian las leyes liberalizadoras del aborto a mayor mortalidad materna

agosto 16, 2009

La mentira de que el aborto disminuye la mortalidad materna ha quedado en evidencia con los datos de la OMS

La mentira de que el aborto disminuye la mortalidad materna ha quedado en evidencia con los datos de la OMS

La principal multinacional del aborto del mundo, la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF), ha reconocido recientemente el alarmante “aumento” en las muertes maternas en el Sudáfrica , desafiando el argumento pro-aborto que el liberalizar las leyes en materia de aborto disminuye la mortalidad materna. La mortalidad materna aumentó en veinte por ciento en el período 2005-2007 en Sudáfrica, un país que desde 1996 ha tenido una de las leyes en materia de aborto más permisivas del continente africano.
Mientras que la mayor parte de las muertes maternas en Sudáfrica son atribuibles al VIH / SIDA , la Federación abortista reconoce que una parte de las muertes son “debidas a complicaciones del aborto” en un país donde el procedimiento es legal y es ampliamente disponible para la población.
Los países en desarrollo han sido presionados en los últimos años por diversos organismos de las Naciones Unidas y organizaciones de extrema izquierda a favor del aborto, incluidos la IPPF, para despenalizar el aborto como medida para reducir las tasas de mortalidad materna. Sin embargo, el último descubrimiento de la IPPF es el más reciente hecho de un número creciente de pruebas que demuestran la opuesta relación entre el aborto legal y alta mortalidad materna.
La nación africana con la menor tasa de mortalidad materna es la República de Mauricio, de acuerdo con un informe del 2009 de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La legislación en Mauricio se encuentra entre las legislaciones del continente que más protege a los no nacidos. En el informe también se muestra cómo los países que han despenalizado el aborto en los últimos años en respuesta a la presión, tales como Etiopía, no han logrado reducir las dramáticas tasas de mortalidad materna. La tasa de mortalidad materna de Etiopía es 48 veces superior a la de Mauricio.
Según la OMS, el país con menor tasa de mortalidad materna en América del Sur es Chile, que protege la vida de los no nacidos en su constitución. El país con la mayor tasa es Guyana, con una tasa de mortalidad materna 30 veces mayor que la de Chile. Guyana ha permitido el aborto casi sin restricción alguna desde 1995. Irónicamente, una de las dos principales justificaciones utilizadas en la liberalización de la legislación de Guyana es acelerar el “logro de la maternidad sin riesgo” por la eliminación de las muertes y las complicaciones asociadas con el aborto inseguro.
Nicaragua ha estado en el punto de mira de los lobbies internacionales pro-aborto desde que modificó su ley hace tres años para asegurar la plena protección de la vida prenatal. Una de las consecuencias fue que Suecia informó de una reducción de más de $ 20 millones en ayuda extranjera. Más recientemente, la organización Bortista de extrema izquierda Amnistía Internacional publicó un informe alegando el aumento de las tasas de mortalidad materna en Nicaragua después de entrar en vigor la ley. Medios de comunicación críticos, sin embargo, han impugnado la veracidad de las reclamaciones de Amnistía y las estadísticas del gobierno de Nicaragua muestran una disminución de la mortalidad materna desde 2006.
Del mismo modo, estadísticas de la OMS para la región de Asia Suroriental muestran que Nepal, donde no hay ninguna restricción sobre el procedimiento, es la región que tiene la tasa de mortalidad materna más alta. La más baja de la región es la de Sri Lanka, con una tasa catorce veces menor que la de Nepal. Según la firma de abogados pro-aborto Centro de Derechos Reproductivos, Sri Lanka tiene una de las más restrictiva leyes sobre el aborto en el mundo.
El país con menor tasa de mortalidad materna en todo el mundo es Irlanda, un país que prohíbe el aborto y cuya Constitución protege explícitamente los derechos de los no nacidos.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.