Posts Tagged ‘sindrome post aborto’

Próximo encuentro terapéutico del síndrome post aborto

septiembre 18, 2010

El último fin de semana de septiembre tendrá lugar en Madrid el próximo Encuentro para afectad@s por el Síndrome post-aborto. Será en la Abadía del Valle de los Caídos, desde el viernes por la tarde hasta el domingo por la tarde. El coste del Encuentro (todo incluído) será de 150 euros*. Para más información y transporte desde Madrid, contactar con No Más Silencio al 627 98 56 88 o a info@nomassilencio.com. Reserva de plaza antes del 20 de septiembre.

Viernes 24 de septiembre a domingo, 26 de septiembre
En El Valle de los Caídos, Madrid

Alcoholismo y embarazo

septiembre 18, 2010

Según la Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, Alcoholismo y otras toxicomanías, casi la mitad de las mujeres españolas beben alcohol durante su embarazo, y una de cada cinco de estas mujeres pueden llegar a tomar hasta cinco o más consumiciones por ocasión. Así lo han reconocido hace unos días varios expertos, en un desayuno de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS). Según la organización No Más Silencio España, este hecho esta relacionado con lo que se conoce como Síndrome post-aborto (SPA), que produce altos niveles de ansiedad tras un aborto, en especial al producirse un siguiente embarazo. En palabras de su directora, la psicóloga Pilar G. Vallejo, “esta alta tasa de alcoholismo gestacional, junto con otros datos igualmente preocupantes como el aumento de los suicidios, del cáncer de cuello de útero y de mama, de la esterilidad e incluso de la violencia doméstica, están ligados al aborto, como demuestran numerosos estudios científicos citados en nuestra página web de http://www.nomassilencio.com y de lo cual hemos ido informando desde hace años en Notas de Prensa.”

Según esta organización internacional de divulgación y terapia del SPA, radicada también en España, el aborto es la variable oculta subyacente a muchos de los graves problemas sanitarios y sociales que padece nuestra sociedad, como son también el tabaquismo y alcoholismo juvenil, la anorexia, la depresión, etc. Sin embargo, “el Sistema censura esta información e impide la atención psico-sanitaria a las cientos de miles de personas afectadas por este grave síndrome, que no afecta únicamente a las mujeres sino a todos los implicados en el aborto”, afirma la Sra. Vallejo. Desde No Más Silencio denuncian también la falta de estudios sobre este tema en España, a pesar de sus reiteradas peticiones a los organismos competentes. “No sólo no han investigado la incidencia del SPA en España, tras millón y medio de abortos, sino que han llegado al extremo de impedir por ley cualquier posible investigación futura, eliminando de la historia clínica de las pacientes el registro del aborto. La nueva Ley de Salud Sexual y Reproductiva nos llevará de nuevo al tiempo de las cavernas en el aspecto científico y sanitario, con el consiguiente peligro grave para la futura salud de las mujeres que aborten. Esta censura sanitaria es un hecho sin parangón en el mundo occidental y un atentado contra la salud pública”, afirma la directora de No Más Silencio España. Por ello pide a las autoridades sanitarias una urgente rectificación de esta censura clínica y la realización de estudios epidemiológicos sobre el Síndrome post-aborto en España.

No Más Silencio es una iniciativa de la Asociación Unidos por la Vida, en coordinación con la red internacional Silent No More Awareness (http://www.silentnomoreawareness.org), para la divulgación y terapia del Síndrome Post-aborto.

Contacto: info@nomassilencio.com y Tfno: 627 98 56 88

El 40% de las mujeres que abortan ha pensado en suicidarse

diciembre 5, 2008
El sindrome Post aborto es otra realidad clinica que sufre la censura de los promotores de la cultura de la muerte

El síndrome Post aborto es otra realidad clínica que sufre la censura de los promotores de la cultura de la muerte

El 80 por ciento de las mujeres que se someten a un aborto provocado sufre síntomas depresivos. La frecuencia de gestos e intentos de suicidio es del 40 por ciento. Son dos de los síntomas del Síndrome Post-Aborto cuya incidencia se detalla en la primera Nota Técnica (facilitada en documento adjunto) del grupo de trabajo sobre aspectos médicos del aborto, integrado en el Comité de Expertos de la iniciativa Derecho a Vivir (DAV).

La nota de trabajo elaborada por la doctora Carmen Gómez-Lavín resume el estado de la literatura científica sobre el Síndrome Post-Aborto (SPA), una dolencia incontrovertible para la comunidad científica, asociada a las mujeres que sufren un aborto provocado.

Carmen Gómez-Lavín, psiquiatra de la Universidad de Navarra (UNAV) y emérito de la Sociedad de Psiquiatría, es la investigadora que más se ha ocupado del SPA en España, un trabajo por el que ha sido reconocida a nivel internacional con distintas publicaciones en prestigiosas revistas científicas.

Otros síntomas relativamente frecuentes entre mujeres con el Síndrome Post-Aborto son los trastornos de la sexualidad (40 por ciento), el abuso de drogas, particularmente entre adolescentes (30), alteraciones de la conducta (60) o irritabilidad (70).

Durante el proceso y en el año que sigue a un aborto provocado, la mortalidad de las mujeres que se someten a esta agresión es entre 3,5 y 6 veces más elevada que la de las mujeres que dan a luz, principalmente debido a suicidios, accidentes y homicidios, por este orden.

La incidencia del suicidio es entre 6 y 7 veces mayor que la de las mujeres que dan a luz. Las evidencias científicas cuestionan, a juicio del Comité de Expertos de Derecho a Vivir (DAV), que el supuesto legal de “peligro para la salud física o psíquica de la madre”, bajo el que actualmente se practica el 90 por ciento de los 112.138 abortos de la última estadística anual del Ministerio de Sanidad (correspondiente a 2007), ayude a proteger realmente la salud de la mujer. Por el contrario, el Comité DAV se pregunta “si realmente disminuye el aborto el riesgo para la salud psíquica de la madre”.

Expertos reconocen impacto negativo del aborto en hombres estadounidenses

septiembre 16, 2008

Destacados expertos se reunieron esta semana en Chicago para participar en la conferencia “Recuperando la Paternidad”, durante la cual evaluaron el impacto negativo –y hasta ahora menospreciado– del aborto en los hombres cuyas parejas se someten a este procedimiento.

El evento fue organizado por la Oficina Nacional de la Reconciliación y Consuelo Después del Aborto y contó con el auspicio de los Caballeros de Colón y la Oficina de la Evangelización de la Arquidiócesis de Chicago. Psicólogos, consejeros, académicos y sacerdotes reflexionaron con hombres y mujeres afectados por el aborto sobre los efectos de esta trágica experiencia.

Según informaron los organizadores, en la reunión se habló del llamado “problema invisible” es decir de las consecuencias del aborto en los varones, que “al igual que las mujeres, sufren y sienten un dolor profundo a consecuencias de sus experiencias con el aborto”.

Los participantes provinieron de todo Norteamérica, Europa y África. Entre los ponente figuraron varios padres que perdieron a sus hijos mediante el aborto.

El psicólogo Vincent Rue, psicoterapeuta con más de 30 años de experiencia, lamentó que algunas semanas atrás la American Psychological Association (APA) haya considerado que “el aborto es psicológicamente seguro para las mujeres cuando estamos en medio de una conferencia en donde los hombres están hablando de la pena enorme que sufren a consecuencia del aborto”.

“El APA ha perdido una oportunidad y ha aconsejado mal al público estadounidense. Está fuera de contacto con la realidad y con el sufrimiento y el dolor de toda esta gente que es muy verdadera”, agregó.

Por su parte, la psicóloga Catherine Coyle, pidió a quienes “sufren después de un aborto”, darse cuenta “de que no están solos. Nosotros tenemos el deber de demostrar compasión al reconocer que cierta gente, hombre y mujeres, sufren profundamente después de un aborto. Y sí hemos de convertirnos en una sociedad compasiva debemos reconocer su sufrimiento y proporcionarles la ayuda que necesitan sin pensar en nuestra posición individual con respecto al aborto”.

María José Arregui, una joven madrileña de 25 años, cuenta su experiencia antes y después de abortar.

junio 24, 2008

Me gustaría poder contar mi historia y poder borrarla de mi mente pero realmente no he podido sacarla de mi cabeza, esto me pasó hace 6 años.

Empecé a salir con un chico y al tercer mes de estar con él me entero que estoy embarazada de 2 meses y medio. Cuando me enteré fue en un centro de planificación familiar al que acudí porque no me venía la regla. Cuando la doctora me dice que estoy embarazada me lo dijo de una manera muy fría, como si me estuviera acusando de algo malo. Se me viene el mundo encima, fue salir del centro y ponerme a llorar del miedo que sentí en ese instante. La doctora del centro no me informó de nada, entonces, claro, me vino a la mente: yo una chica de 17 años embarazada de un chico, pensé que no tenía futuro alguno, que qué iba a hacer sola con un bebé.

Así que me tocó contárselo a mi hermana, puesto que mi madre ya se lo olía y me dijo sin más que qué me pasaba. Y se lo conté, mi madre me dijo que ella estaba conmigo y que lo que yo decidiera era cosa mía, pero que tuviera en cuenta que si lo tenía iba a pasarlo muy mal ya que nuestra situación económica no estaba muy bien en esos tiempos, claro que ni en este momento.

Bueno, decidí abortar sin querer hacerlo pero el miedo me venció. Éste hizo que decidiera abortar, así que mi madre empezó a buscar clínicas y dio con la Dátor. Al tercer día de tomar mi decisión y de mi madre decirme lo que le dijeron en la clínica (de que no comiera nada en no sé cuántas horas) me levanté a las 9 de la mañana sin desayunar y cogimos un taxi.

Yo me encontraba vacía y triste además de sola y eso que tenía a mi madre a mi lado; llegamos a la clínica y entramos a una sala llena de más chicas con edades muy variadas. Había una de ellas como con la misma edad que yo que estaba con su novio y su madre. Ella lloraba y lloraba, decía que no quería hacerlo que quería a su bebé. Pero su madre le decía que no, que no iba a tenerlo. Eso me hizo pensar mucho en ese mismo instante de que lo que iba hacer era una locura, pero tenía que hacerlo, ya que el chico con el que estaba cuando se enteró se alejo de mí un poco. Él estaba más asustado que yo.

Yo creo que en realidad lo hice porque él quería que lo hiciese. Me hacen pasar a un sitio para hacerme una ecografía ( no sé si lo soñé o si pasó pero yo sentí el latido del corazón de mi bebé ). Me dijeron que estaba de dos meses y medio. Me hicieron pasar a la sala de espera donde estaban las demás chicas y luego pasé a un psicólogo que me hizo preguntas. Me preguntó que si alguien me obligaba a hacerlo y por qué lo hacía. Yo le respondí que no tenía medios económicos para tenerlo.

La verdad que el psicólogo te atiende de manera muy fría y poco comprensible. Te hace firmar un papel el cual no leí por los nervios que tenía. Luego me hicieron esperar en la sala de nuevo, y vino a por mí una enfermera que me llevó a  ese cuartito pequeño donde te hacen cambiarte. Estaba muy frío, sobre todo cuando te pones la bata y los patucos, sientes el suelo frío y ese frío hace que te pongas aun más nerviosa. Pasé a la sala donde te hacen el aborto y me pusieron la anestesia general y de la operación no me enteré de nada, hasta que desperté y me llevan a una habitación oscura con otra chica ecuatoriana.

Ésta me estaba contando su historia llorando porque no quería hacerlo, que tenia 5 meses de embarazo y que ella quería a su bebé. En ese instante como estaba anestesiada no le hice mucho caso, pero sí me dio pena por ella. Ya cuando llego a casa es cuando me empiezo a sentir mal, me sentía vacía, no sentía a mi bebé dentro de mí. Me tocaba la barriga,  me empecé a sentir mal conmigo misma, lloré y lloré arrepentida de lo que había hecho. Cada vez que llega los fines de mes como hoy empiezo a echar cuentas de los años que tendría mi hijo y hoy tendría 3 años y 8 meses. Me estaría llamando mamá y estaría correteando por toda la casa haciendo de las suyas. Y también dándome cariñitos como mi sobrina a mi hermana. Todo esto está afectando mi vida o más bien la ha afectado. Desde que hice eso, mi vida ha sido un infierno ya que seguí dos años más con el chico del que me quedé embarazada.

No sé qué pasó pero empezó a maltratarme y yo empecé a ser una persona antisocial. Me he arrepentido y estoy arrepentidísima de haber hecho lo que hice, cuando veo un bebé por la calle se me salen las lagrimas, cuando me entero de que alguna amiga esta embarazada y lo va a tener me entra como un cosquilleo terrible en el estómago, como de envidia. No sé, es algo inexplicable ya que sólo me entran ganas de llorar. Ahora quiero tener un hijo, pero mi actual pareja me dice que no quiere él de momento, pero yo sí. Tengo ganas de poder darle el amor que no le di al que iba a tener; es más, cuando me siento sola y triste le escribo cartas pidiéndole perdón por lo que hice. Le digo que el que venga va a recibir todo el amor del mundo.

Me siento muy culpable y no sé cómo remediar este dolor que llevo por dentro desde hace 6 años. Si alguien me pudiera informar sobre todo esto, si hay alguna forma de poder olvidarlo… Gracias a todo el que lea este espacio.

 

MESA REDONDA “SINDROME POST-ABORTO”.

abril 1, 2008

Organiza la asociación Provida de Castellón.

Conferenciantes: Victoria Ulloz, médico y colaboradora de la Asociación de Víctimas del Aborto, Pilar Muñoz, psicóloga, Esperanza Puente, víctima del aborto, y Jesús Poveda, psiquiatra.

Presenta Conchita Esteve, presidenta de Provida Castellón.

Lugar: Sala de Conferencias, Calle Cervantes 26, Edificio Bancaja, Castellón. Viernes día 4 de Abril a las 19:30
 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.