María José Arregui, una joven madrileña de 25 años, cuenta su experiencia antes y después de abortar.

Me gustaría poder contar mi historia y poder borrarla de mi mente pero realmente no he podido sacarla de mi cabeza, esto me pasó hace 6 años.

Empecé a salir con un chico y al tercer mes de estar con él me entero que estoy embarazada de 2 meses y medio. Cuando me enteré fue en un centro de planificación familiar al que acudí porque no me venía la regla. Cuando la doctora me dice que estoy embarazada me lo dijo de una manera muy fría, como si me estuviera acusando de algo malo. Se me viene el mundo encima, fue salir del centro y ponerme a llorar del miedo que sentí en ese instante. La doctora del centro no me informó de nada, entonces, claro, me vino a la mente: yo una chica de 17 años embarazada de un chico, pensé que no tenía futuro alguno, que qué iba a hacer sola con un bebé.

Así que me tocó contárselo a mi hermana, puesto que mi madre ya se lo olía y me dijo sin más que qué me pasaba. Y se lo conté, mi madre me dijo que ella estaba conmigo y que lo que yo decidiera era cosa mía, pero que tuviera en cuenta que si lo tenía iba a pasarlo muy mal ya que nuestra situación económica no estaba muy bien en esos tiempos, claro que ni en este momento.

Bueno, decidí abortar sin querer hacerlo pero el miedo me venció. Éste hizo que decidiera abortar, así que mi madre empezó a buscar clínicas y dio con la Dátor. Al tercer día de tomar mi decisión y de mi madre decirme lo que le dijeron en la clínica (de que no comiera nada en no sé cuántas horas) me levanté a las 9 de la mañana sin desayunar y cogimos un taxi.

Yo me encontraba vacía y triste además de sola y eso que tenía a mi madre a mi lado; llegamos a la clínica y entramos a una sala llena de más chicas con edades muy variadas. Había una de ellas como con la misma edad que yo que estaba con su novio y su madre. Ella lloraba y lloraba, decía que no quería hacerlo que quería a su bebé. Pero su madre le decía que no, que no iba a tenerlo. Eso me hizo pensar mucho en ese mismo instante de que lo que iba hacer era una locura, pero tenía que hacerlo, ya que el chico con el que estaba cuando se enteró se alejo de mí un poco. Él estaba más asustado que yo.

Yo creo que en realidad lo hice porque él quería que lo hiciese. Me hacen pasar a un sitio para hacerme una ecografía ( no sé si lo soñé o si pasó pero yo sentí el latido del corazón de mi bebé ). Me dijeron que estaba de dos meses y medio. Me hicieron pasar a la sala de espera donde estaban las demás chicas y luego pasé a un psicólogo que me hizo preguntas. Me preguntó que si alguien me obligaba a hacerlo y por qué lo hacía. Yo le respondí que no tenía medios económicos para tenerlo.

La verdad que el psicólogo te atiende de manera muy fría y poco comprensible. Te hace firmar un papel el cual no leí por los nervios que tenía. Luego me hicieron esperar en la sala de nuevo, y vino a por mí una enfermera que me llevó a  ese cuartito pequeño donde te hacen cambiarte. Estaba muy frío, sobre todo cuando te pones la bata y los patucos, sientes el suelo frío y ese frío hace que te pongas aun más nerviosa. Pasé a la sala donde te hacen el aborto y me pusieron la anestesia general y de la operación no me enteré de nada, hasta que desperté y me llevan a una habitación oscura con otra chica ecuatoriana.

Ésta me estaba contando su historia llorando porque no quería hacerlo, que tenia 5 meses de embarazo y que ella quería a su bebé. En ese instante como estaba anestesiada no le hice mucho caso, pero sí me dio pena por ella. Ya cuando llego a casa es cuando me empiezo a sentir mal, me sentía vacía, no sentía a mi bebé dentro de mí. Me tocaba la barriga,  me empecé a sentir mal conmigo misma, lloré y lloré arrepentida de lo que había hecho. Cada vez que llega los fines de mes como hoy empiezo a echar cuentas de los años que tendría mi hijo y hoy tendría 3 años y 8 meses. Me estaría llamando mamá y estaría correteando por toda la casa haciendo de las suyas. Y también dándome cariñitos como mi sobrina a mi hermana. Todo esto está afectando mi vida o más bien la ha afectado. Desde que hice eso, mi vida ha sido un infierno ya que seguí dos años más con el chico del que me quedé embarazada.

No sé qué pasó pero empezó a maltratarme y yo empecé a ser una persona antisocial. Me he arrepentido y estoy arrepentidísima de haber hecho lo que hice, cuando veo un bebé por la calle se me salen las lagrimas, cuando me entero de que alguna amiga esta embarazada y lo va a tener me entra como un cosquilleo terrible en el estómago, como de envidia. No sé, es algo inexplicable ya que sólo me entran ganas de llorar. Ahora quiero tener un hijo, pero mi actual pareja me dice que no quiere él de momento, pero yo sí. Tengo ganas de poder darle el amor que no le di al que iba a tener; es más, cuando me siento sola y triste le escribo cartas pidiéndole perdón por lo que hice. Le digo que el que venga va a recibir todo el amor del mundo.

Me siento muy culpable y no sé cómo remediar este dolor que llevo por dentro desde hace 6 años. Si alguien me pudiera informar sobre todo esto, si hay alguna forma de poder olvidarlo… Gracias a todo el que lea este espacio.

 

Anuncios

Etiquetas: , , ,


A %d blogueros les gusta esto: