IU hace el trabajo sucio al PSOE y propone una ley de plazos y otra de eutanasia

El comunista Gaspar LLamazares, agente de la cultura de la muerte

El comunista Gaspar LLamazares, agente de la cultura de la muerte

Siempre atento a seguir el camino marcado por el PSOE, el portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, presentó ayer sendas proposiciones de ley sobre el aborto libre y la eutanasia, o el «suicidio asistido», como dicen en el Gobierno de Zapatero. Así, la estrategia socialista ha encontrado un rápido subalterno para echar un capote.

La proposición sobre el aborto recoge, en su artículo primero, que «el Estado garantiza a todas las mujeres en edad fértil el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.» Es decir, aborto libre dentro de unos plazos, que IU no concreta y deja con puntos suspensivos, para que el debate no se centre ahí: «La interrupción voluntaria del embarazo podrá realizarse dentro de las (…) primeras semanas de gestación», con una serie de condiciones que, en realidad, recogen todas las posibilidades imaginables.

La reforma de la ley del aborto se debatirá dentro de la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados, como pidió IU antes del verano. La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ya se ha encargado de formar un comité de expertos proabortistas, donde no tiene cabida ni una voz disonante.

«Suicidio asistido»

La otra proposición de ley se refiere al «suicidio asistido», que diría Bernat Soria, o a la «disponibilidad de la propia vida», como reza la iniciativa de IU. Eufemismos que sustituyen a la eutanasia. Otro asunto que marcó el último congreso federal del PSOE este verano, que el Gobierno ha situado en lugar preferente de su agenda a la vuelta de las vacaciones, y que Llamazares, raudo y veloz, ha puesto por escrito.

La iniciativa de IU despenaliza la conducta del que, mediante actos necesarios o de cooperación activa, permita, propicie o facilite la muerte digna y sin dolor a otra persona, a petición expresa, libre e inequívoca de ésta, en caso de que sufriera una enfermedad grave que hubiera conducido necesariamente a su muerte o le produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, o que, siendo permanente, le incapacitara de manera generalizada para valerse de sí misma. Se introduce el derecho del paciente a decidir libremente el tratamiento médico que se le vaya a aplicar.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: