La campaña de Soria puede doblar los embarazos de adolescentes

Las campañas de promoción de preservatidos lejos de frenarlos, disparan los embarazos y las ETS entre adolescentes al promocionar la promiscuidad

Las campañas de promoción de preservatidos lejos de frenarlos, disparan los embarazos y las ETS entre adolescentes al promocionar la promiscuidad

Publica hoy el diario La Gaceta esta interesante noticia relativa a los embarazos en adolescentes y la inútil y cara campaña del ministro Soria para promocionar la promiscuidad entre ellos y así frenar los embarazos:

Dos millones de euros cuesta la campaña «yo pongo condón» del Ministerio de Sanidad “para la prevención de embarazos no deseados”. Bernat Soria reedita el «póntelo-pónselo» creado en 1986 por Javier Batanero para el Ministerio de Cultura y lanzado al estrellato por la Sanidad socialista en 1990 y 1997. En el anuncio, a ritmo de reggaeton, una chica aclara al chico de turno que “o con condón o yo sobro”.

El argumento para insistir en el mensaje no es (sólo) fomentar el consumo de preservativos (que bajó de 129 a 128 millones en 2006), sino que en 2007 abortaron 6.273 menores de edad y otras 4.400 dieron a luz. El primer dato no es más alarmante que otros del aborto, ya que, respecto a 2006, el porcentaje de menores de 15 años entre las mujeres que abortaron disminuyó cuatro centésimas y el de mujeres entre 15 y 19 subió una centésima. Por contraste, subió medio punto el de mujeres entre 30 y 34 años.

Supuesto que sean los nacimientos lo que le preocupa, Soria podría haber consultado el número de noviembre de la revista Pediatrics, órgano oficial de la Academia Americana de Pediatría, en el que siete investigadores presentan el primer estudio empírico a nivel mundial sobre la relación entre “la exposición a contenidos sexuales televisivos y el embarazo adolescente”. La fundación Rand Corp. entrevistó a lo largo de tres años a 2.003 chicos y chicas que tenían entre 12 y 17 años al comienzo de la investigación. Al final de ese periodo, la tasa de embarazos entre los jóvenes “expuestos a altos niveles de contenido sexual televisivo” (90%) dobló a la de aquéllos cuya “exposición” fue del 10%.

Anita Chandra, directora del estudio, declaró a CNN: “Sabemos que hay una escena sexual por cada 10 minutos de TV que ve un niño que dedique más de una hora al día a mirar la tele. En una sociedad sexualmente saturada en sus productos mediáticos, no podemos sorprendernos de que eso influya en la gente y en su conducta”.

Entre los comentaristas ajenos al estudio, Tony Perkins, presidente del Family Research Council, dijo: “La educación sexual, o su ausencia, empieza en el hogar. No podemos ver con complacencia lo que nuestros hijos miran en TV y esperar que se tomen nuestros valores en serio”.

Mientras Soria recurre al condón, el estudio de Pediatrics concluye que los padres “pueden mitigar la influencia del contenido sexual viendo la TV con sus hijos y discutiendo la forma como se representa el sexo, equilibrándola con información sobre sus posibles consecuencias negativas”.

Las campañas de promoción del uso del preservativo constituyen, una tras otra, rotundos fracasos

Las campañas de promoción del uso del preservativo constituyen, una tras otra, rotundos fracasos

Desde Manifiesto por la Vida ya hemos mostrado nuestro rechazo a esta campaña, y a todas las demás de la misma orientación por ser más la causa que la solución al problema de la precocidad sexual de los niños, entre cuyas consecuencias más dramáticas están los embarazos en niñas y el aborto. En otras naciones europeas a pesar de la presión de la ideología de género, se han tenido que rendir a la evidencia del fracaso de estas campañas. Así, en Reino Unido, miembros del gobierno laborista han reconocido oficialmente por primera vez el fracaso de su programa de educación sexual lanzado en 1999. La campaña buscaba reducir los embarazos adolescentes a la mitad y se basaba en facilitar el acceso a métodos anticonceptivos y la píldora del día después, incluso sin el consentimiento paterno, pero el país sigue siendo el que tiene mayor número de embarazos en adolescentes. Por otro lado, en Alemania, la ministra federal de Familia, Ursula von der Leyen, ha retirado el material de la Central federal para la información sanitaria, que ofrecía con todo detalle información sobre sexualidad y contracepción, sin ninguna alusión a la educación afectiva que se distribuía en los colegios sin aviso previo para los padres de los alumnos.
Jokin de Irala, subdirector del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAV, ha señalado que “estas campañas se dedican a dar información puramente biológica, que activa entre los jóvenes los deseos y provoca que experimenten por primera vez las relaciones sexuales. Además, son campañas que transmiten una idea falsa de seguridad absoluta mediante el uso del preservativo. Porque hay datos empíricos que demuestran que fomentar en los jóvenes que empiecen antes sus relaciones con sexo ‘seguro’ provoca una mayor promiscuidad y un adelanto de su edad de inicio”.
Con respecto a la eficacia del preservativo Irala señala que no es ni mucho menos la panacea. “Un artículo del New England Journal of Medicine de junio de 2006 señala que en un grupo de chicas universitarias que han tenido relaciones con chicos que siempre usaron el preservativo, el 38% de ellas se contagiaron con el virus del papiloma humano. Otra idea interesante es la que propone el British Medical Journal que apunta que es crucial hablar en contra de la multiplicidad de parejas para evitar contagiarse del SIDA”. En el Reino Unido sus programas de distribución de preservativos en institutos no han tenido los resultados esperados, ya que el 49% de los adolescentes que los usaron no han conseguido evitar el embarazo en el primer año de su uso. En Francia, dos tercios de los embarazos imprevistos se producen en mujeres que han utilizado habitualmente métodos anticonceptivos. En España, un informe de la Clínica Dator de 2003 revela que seis de cada diez abortos que se practican en sus quirófanos son debidos a fallos en los métodos anticonceptivos.
Pero los datos dan igual. Lo importante es insistir el los planteamientos ideológicos que son contrarios a la realidad.

Etiquetas: , , ,


A %d blogueros les gusta esto: