Los negocios abortistas no quieren dar ni una tregua a la vida

El jefe de los abortorios no quiere que la ley pueda perjudicar a su negocio

El jefe de los abortorios no quiere que la ley pueda perjudicar a su negocio

La siniestra Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI, a la que pertenecen negocios tan sospechosos de ser centros crminales como el Bosque) quiere legalizar el aborto libre y emplea ese dato para presionar al Gobierno.
El PSOE y el Zapatero están dispuestos a traer la ley de plazos que camufle el aborto libre en España. Pero eso no es suficiente para las clínicas abortistas. Ellas pretenden absoluta impunidad explícita, y no sólo de hecho como hasta ahora a fin de evitar que la Justicia pueda actuar en el futuro cuando partidos como Alternativa Española repitan en otros casos las denuncias como las que interpusieron por los hechos los protagonizados por el “doctor” Morín.
El PSOE y el Gobierno quieren vender a la opinión pública que el resultado de la subcomisión del aborto será una ley que fije en 14 semanas el plazo legal para abortar sin tener que acogerse a supuestos de ningún tipo, como sucede en la actualidad. En la práctica, la idea es que exista el aborto libre, como ya existe de hecho, aunque no se explicite en esos términos en el texto final de la ley.
Sin embargo el dinero que se juegan las clínicas abortistas es muy considerable y por ello presionan al Gobierno con objeto de que se les deje hacer sin límites.
Una de las formas de presión que maneja ACAI es la difusión del número de fetos de más de 14 semanas que ya están exterminando en la actualidad, con la ley todavía sin modificar:
“Nos preocupa mucho que al final se apruebe una ley de 14 ó 16 semanas “, ha declarado al periódico gubernamental Público el presidente de ACAI, Santiago Barambio.
“Una de las posibilidades que se plantea ACAI es no practicar interrupciones del embarazo a las mujeres con más de 14 semanas de gestación y publicar el número de los abortos no practicados para demostrar cuántas mujeres se quedarían fuera con una ley de 14 semanas”.
ACAI avanza una cifra: si dejan de practicar abortos en fetos de más de 14 semanas, habría entre 2.000 y 4.000 mujeres que no perderían a su hijo. Sin embargo no indican cuánto tiempo tardarían en alcanzar esa cantidad.
Las adolescentes son el sector más deseado por el loby de las clínicas abortistas. Su presidente lo explica en el mencionado periódico con gélido cinismo:
“Una ley de 14 semanas deja fuera a las mujeres más vulnerables: las más jóvenes”.
Las palabras del presidente de los abortorios dejan en evidencia que sin la ampliación prevista por el Gobierno, el aborto libre, en la práctica, ya se practica en nuestro país.
De esta forma, la amenaza de desvelar el número de abortos mayores de 14 semanas pone en evidencia la absoluta falsedad del principal argumento de los defensores de la ampliación de la vigente ley del aborto.

Etiquetas: , , ,


A %d blogueros les gusta esto: