Un Juicio por aborto ilegal

abortojaenUn ginecólogo jiennense se sentará, la próxima semana, en el banquillo de los acusados. Tendrá que responder por un presunto delito de aborto y otro de lesiones. Según el fiscal, interrumpió el embarazo a una menor “sin concurrir ninguno de los tres casos permitidos por la Ley”.

La Fiscalía pide para J. I. A. B., un médico especialista en Obstetricia y Ginecología, una condena de un año y diez meses de prisión, además de su inhabilitación profesional durante cuatro años. Los hechos ocurrieron hace ahora cuatro años. En febrero de 2005, una joven que entonces tenía 17 años acudió a la clínica del procesado, ubicada en la capital y autorizada por la Delegación de Salud desde mayo de 2001. La adolescente estaba embarazada de unas siete u ocho semanas. El fiscal relata que pidió cita en la consulta de J. I. A. B. para que el acusado le “practicara una interrupción de la gestación”. De hecho, llegó a pagar 300 euros por destruir al hijo que llevaba en su interior, lo que le fue realizado el día 10 de febrero. No obstante, el Ministerio Público considera que no concurrían ninguno de los tres casos recogidos por la Ley para autorizar la realización del aborto a la joven. Esos supuestos son el peligro físico o psíquico para la madre, la malformación del feto o que el embarazo sea el fruto de una violación.
Tres días después de la aniquilación de aquella vida, la joven tuvo que acudir a las urgencias del Complejo Hospitalario de Jaén. Presentaba un cuadro de “fiebres, loquios fétidos y el útero ocupado por restos abortivos”, según consta en la documentación aportada por la Fiscalía.

Abortorio en Jaén

Abortorio en Jaén

A la joven se le practicó un legrado y dos días después fue necesaria una segunda intervención quirúrgica. Estuvo cinco días hospitalizada y necesitó veinte para recuperarse.
Fueron los servicios del propio hospital, a la vista del estado de la chica, los que hicieron llegar al juzgado de guardia la información que ha permitido encausar al médico.
El Gobierno, el PSOE, IU y algunos partidos nacionalistas argumentan que facilitando el aborto se evitará la inseguridad jurídica de las mujeres y de los propietarios de instalaciones de apariencia sanitaria que cobran a cambio de acabar con vidas humanas. El PP defiende a capa y espada que las vidas humanas sean destruídas al amparo de los tres supuestos despenalizadores actuales. Algunos consiguen ver una diferencia entre unos asesinatos y otros. Nosotros ne Manifiesto por la vida los consideramos absolutamente igual dedespreciables y crueles, y a todo tipo de aborto oponemos con rotundidad.
J. I. A. B. no tiene que preocuparse. Cumplirá su condena si se prueba que no asesinó a aquela criatura al amparo de las ley que Rajoy define como equilibrada. Pero podrá volver a cometer cuantos abortos quiera. Y ya no será juzgado ni perseguido por ello. Y quién ahora se opone a la nueva ley “por que la anterior es fruto del consenso”, se mostrará entonces partidario de la nueva.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: