El médico imputado por los abortos del barco de la muerte dice que él sólo miraba…

El negociante de la muerte, José Luis Carbonell, en el barco abortista donde se cometieron delitos de aborto por los que está imputado

El negociante de la muerte, José Luis Carbonell, en el barco abortista donde se cometieron delitos de aborto por los que está imputado

El médico imputado por su implicación en los abortos ilegales de la campaña del barco abortista que recaló en Valencia en octubre de 2008 ha asegurado este jueves que las acusaciones de la parte querellante contra él “no tendrán sentido” si se aprueba la nueva Ley del Aborto.
Carbonell ha realizado estas declaraciones después de prestar declaración como imputado en el Juzgado de Instrucción número 18 de Valencia, tras la querella interpuesta por el partido social cristiano Alternativa Española.
En su defensa, Carbonell ha alegado que todos los abortos realizados en el barco se hicieron en aguas internacionales y, puesto que el navío era holandés, se realizaron amparadas por las leyes de ese país.
Además, el ginecólogo ha asegurado que su presencia fue sólo como observador y para acreditar que el barco se encontraba efectivamente en aguas internacionales, ya que Carbonell posee el título de patrón de yate.
Todo lo que se hizo en el barco, ha indicado, “fue absolutamente legal”, por eso el doctor ha afirmado no saber “a qué viene todo esto”. Los querellantes, ha continuado, “sólo quieren molestar”. No, señor Carbonell, los querellantes quieren que cuando se cometen delitos, los culpables vayan a la cárcel. Y en España, se intenta terminar con la absoluta impunidad con que los abortistas se han saltado la ley continuamente.
Por otra parte, Carbonell, que también es el director médico de la Clínica Mediterránea Médica, ha hecho un balance acerca de la nueva legislación sobre la interrupción del embarazo y ha señalado que se trata de un “momento histórico” que llevará a España a ser un “país normal” y no uno “del tercer mundo”.
En un despiadado alegato contra la vida el médico abortista criticó la limitación a las 14 semanas de embarazo para asesinar bebés, mientras que en otros países “se llega a las 20 y 22 semanas” de gestación.
El médico también ha criticado el periodo de tres días de reflexión por el que deberán pasar la mujer antes de abortar, ya que cuando una mujer acude a la clínica para interrumpir su embarazo, “ya lleva días y semanas meditando”. Es posible que con esos tres días, algún bebé se le escape con vida al negociante de la muerte, algo que le parece intolerable.
Carbonell ha lamentado también que, a partir de las 14 semanas, dos médicos, en lugar de uno, tengan que certificar que el embarazo supone un peligro físico, psíquico o social para la mujer. De éste modo necesitará contratar a otro médico sin escrúpulos para falsificar los informes, no sólo a uno como ahora, y eso disminuye también el beneficio.
Por último, ha señalado que, en casos de malformaciones del feto incompatibles con la vida, un comité médico se reunirá para decidir si la mujer puede abortar. Carbonell ha exigido a este respecto que dicho comité emita su juicio en un máximo de 72 horas.

En un ejercicio de hipocresía incalificable, el negociante del aborto ha señalado que “Los más antiabortistas somos nosotros”, ha señalado el ginecólogo, “nuestra voluntad es evitarlos, por eso creemos que es importante la educación”. Y por eso exigen que un delito se convierta en derecho, para evitar que se cometa…
Junto a Carbonell también ha comparecido Margarte Mayans, de la Organización de Católicas por el Derecho a Decidir, que ha dicho sobre la Ley que “hacía falta” pero que “se queda corta”.
Carbonell ha asegurado que la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo practica 130.000 abortos al año y que él mismo, en 25 años de profesión, ha terninado con la vida de unas 100.000 personas. Algo de lo que debe sentirse muy orgulloso, pues lo hace público. Por otro lado, si pensamos en lo que un aborto viene a costarle a la madre entre 300 y 600 euros, podemos hacernos una idea de la fortuna que este personaje ha amasado matando niños, y explicarnos por qué tiene título de patrón de yate, y seguramente también un gran barco en que salir a pasear por la costa Mediterranea a costa de la sangre de decenas de miles de niños inocentes e indefensos.

Etiquetas: , , , , ,

Una respuesta to “El médico imputado por los abortos del barco de la muerte dice que él sólo miraba…”

  1. ACAI muestra su satisfacción por la aprobación de la Ley del Aborto « Manifiesto por la Vida Says:

    […] ley en vigor, el negocio Mediterranea Médica, de la que es director médico José Luis Carbonell, imputado por delito de aborto por su participación en el barco de la muerte, el abortorio El Bosque, investigado por cometer todo tipo de delitos contra la salud y la hacenda […]

Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: