La Red Farmacia Responsable alerta del peligro de la PDD: “No te tragues la píldora”.

Con el falso argumento de que la medida hará caer las cifras del aborto, el Gobierno obliga desde ayer lunes a los profesionales farmaceúticos a dispensar la llamada píldora del día después (PDD) sin receta y sin límite de edad, como se venía haciendo hasta ahora debido a la peligrosidad de sus efectos secundarios.
Los farmaceúticos que se ven obligados a dispensar este producto, han querido mostrar su rechazo con la creación de la Red Farmacia Responsable que tiene tres propósitos: “Informar a la opinión pública de la gravedad de esta medida y de sus consecuencias para la salud pública, especialmente para las jóvenes; aglutinar y asesorar a los farmacéuticos que no están de acuerdo con esta medida; y promover el reconocimiento del derecho a la objeción de ciencia y de conciencia por parte del farmacéutico”.

“No te tragues la píldora”

La primera acción de esta nueva red de profesionales ha sido la edición de un cartel informativo que, bajo el lema “Piénsatelo antes. No te tragues la píldora. La píldora del día después”, advierte de forma resumida sobre la PDD, con datos reseñables como:

* La PDD es un preparado hormonal con una concentración 15 veces superior a ala presente en anticonceptivos orales habituales (que necesitan en todos los casos receta).
* No hay estudios que avalen su uso en menores de 16 años, como tampoco hay datos sobre las consecuencias de su uso reiterado.
* No evita el embarazo en todos los casos y no está exenta de efectos secundarios y ni de contraindicaciones.
* La PDD puede actuar evitando la concepción, o bien impidiendo la implantación del embrión y, por tanto, puede ser abortiva.
* La libre dispensación puede fomentar conductas sexuales arriesgadas y favorecer el aumento de las enfermedades de transmisión sexual y el SIDA.
* Las estadísticas revelan que desde su comercialización, el incremento de ventas de la PDD ha conllevado un aumento paralelo de abortos.
* La solución a los embarazos de adolescentes y jóvenes no está en el “después” sino en el “antes”, es decir, en una educación afectivo sexual bajo la guía de los padres y teniendo en cuenta la totalidad de la persona.
* La medida gubernamental obedece a motivos políticos e ideológicos, no de carácter sanitario.
Para la portavoz de la Red Farmacia Responsable, Marta Pérez Arteaga, “al no haber receta médica el titular de la farmacia es el único profesional que interviene, sin que pueda conocer la historia clínica de la usuaria y sin saber cuántas veces la ha ingerido con anterioridad”. Además, Pérez Arteaga expresa su preocupación por que los padres puedan volverse contra ese único profesional sanitario, el farmacéutico, si se producen complicaciones.

Anuncios

Etiquetas: , , ,


A %d blogueros les gusta esto: