El juez reclama a TVE la cinta grabada en el barco abortista

Los asesinos de Women on Waves cada vez más cerca de ser llevados a juicio por los abortos de hace un año.

La acusación cree que el visionado del material aclarará si la embarcación llegó a aguas internacionales.

El juzgado de instrucción número 18 de Valencia continúa con la recopilación de pruebas sobre los abortos practicados a cuatro mujeres en una embarcación que atracó en Valencia en octubre de 2008. La última de las gestiones ha consistido en requerir a TVE la cinta que se grabó en la embarcación donde se realizaron los abortos.
El mismo día de ´provocar la muerte a los hijos de las embarazadas, viajaban en el velero de la oenegé holandesa «Women on Waves» algunos periodistas. Entre ellos, dos de la citada cadena. Otro grupo de reporteros navegaban a escasa distancia, aunque no acompañaron el velero durante todo el trayecto. También se ha solicitado que declaren los dos periodistas de la televisión.
La acusación considera que quizá con el contenido de la cinta se puedan contrastar las declaraciones del negociante abortista imputado por estos hechos, José Carbonell, sobre las horas de salida del puerto y la distancia recorrida por el barco.
La querella que en su día presentó el partido Alternativa Española trata, en primer lugar, de poner en duda que la embarcación de la oenegé llegara realmente a aguas internacionales.
De hecho, una de las primeras pruebas que se solicitaron fue conocer quién vigiló que el barco llegaba a esta distancia de la costa que, en el caso de Valencia, por su especial ubicación geográfica, se sitúa a unas 17 millas.
La Guardia Civil ya contestó en su día al magistrado que desconocía el tiempo que la embarcación navegó «tanto dentro como fuera de las aguas de soberanía española». Es decir, que no realizaron un seguimiento de su ruta.
Pero, además, la acusación plantea otra pregunta: «¿Cuándo se destruyó el feto?». Según diferentes informes médicos que manejan los abogados, «la vida no se destruye en el mismo momento de ingerir el tratamiento».
El letrado considera que esto puede ocurrir pasadas unas horas o incluso días. Y recuerdan que, según la versión inicial, la embarcación regresó a aguas españolas nada más producirse los abortos.
La legislación holandesa permite que las embarazadas de menos de siete semanas interrumpan su embarazo sin la autorización de un profesional, requisito necesario en España. Si los abortos se llevaron a cabo en aguas internacionales, rige la legislación holandesa porque era la bandera bajo la que navegaba el velero.
Los abogados sostienen que hay «indicios» suficientes de que se cometió delito y confían en que finalmente se abra juicio.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: