Los insultos de Zulueta a AES generan gran asombro e indignación.

Álvaro Zulueta

La entrada que publicábamos ayer sobre los insultos y calumnias del miembro de la junta directiva de Hazte Oír a Alternativa Española y sus militantes se ha convertido en la segunda entrada más vista en un sólo día de nuestra humilde bitácora. No han sido pocos los correos electrónicos recibidos aludiendo al tema, mostrando desde la perplejidad hasta la rabia más justificada.
La imagen de moderación y eterna blandura que pretende dar Hazte Oír ha quedado desde luego dañada gravemente por las salidas de tono de Zulueta, más propias de un energúmeno que de una persona con responsabilidad en una asociación que pretende influír en la sociedad. Hasta tal punto ha sido así que el propio Alejandro Campoy, al que aludíamos en la mencionada noticia, y que se ha caracterizado por sus enconados ataques a Alternativa Española hasta fechas bien recientes, se ha querido apresurar a desmarcarse de todo el tema, y nos ha remitido un correo electrónico en el que nos informa de que ya no pertenece a la asociación Hazte Oír. Al mismo tiempo solicita que rectifiquemos sobre su filiación política, ya que niega pertenecer ya al Partido Popular.
Los insultos de Zulueta en los comentarios a la noticia sobre la convocatoria de su “plataforma” ante la clínica Dator no terminaron en lo que fue publicado ayer. A demás de a AES, el directivo de HO insultó o faltó al respeto a la totalidad de las personas que intervenían en en los comentarios, incluído un sacerdote que salió en defensa de los militantes de AES:

Son gente normal y corriente, pro-vidas convencidos, y comprometidos con la fe católica y con iniciativas sociocaritativas. No veo en ellos ninguna lepra o deformidad que los haga repugnantes hasta el punto de dar asco. Y es muy desagradable para estas personas verse clasificadas así y le aseguro que por su parte ni se les hubiera pasado por la cabeza clasificarle a usted del mismo modo.

La respuesta de Álvaro Zulueta no puede ser más despreciable:

Esta forma de retorcer las cosas es como si yo ahora le desautorizo, ¡porque claro!, como es sacerdote, y un sacerdote que un primo tercero mío conoce un día se emborrachó, lo que Ud. está diciendo, coligo que es en estado de embriaguez.

Tampoco faltaron insultos para esta página, cuando alguien colocó un enlace a la noticia.
Hazte Oír haría bien en evitar que este personaje les avergonzase de esta manera, pues más allá de discrepancias políticas, o incluso sobre algo tan fundamental como la defensa de la vida, lo que separa a Álvaro Zulueta de la mayoría de las personas es su más absoluta falta de educación y respeto.

Anuncios

Etiquetas: , , ,


A %d blogueros les gusta esto: