Sanidad admite que la píldora del día después puede producir efectos graves en las mujeres.

Miles de mujeres españolas han puesto su salud en peligro por hacer caso a la ministra de sanidad cuando afirmó que la PDD no tiene contraindicaciones ni riesgos inesperados.

Cuatro meses después de que Trinidad Jiménez aprobase que se pudiese vender sin receta médica la píldora del día después, Sanidad ha admitido dos graves problemas que entraña: por un lado puede producir embarazos extrauterinos y por otro tromboembolismo si su uso “es repetido”.
Desde Manifiesto por la Vida ya nos hicimos eco de las noticias que denunciaban el riesgo para la Salud que entrañaba el consumo de este fármaco (Las mentiras de la ministra Trinidad Jimenez) cuando se anunció su venta sin receta médica, allá por mayo del año pasado.
Sin embargo, y pese a que la propia ficha técnica del fármaco advierte de varios peligros para la salud, éste se siguió dispensando sin receta, y gratuítamente en algunos casos, en farmacias y centros oficiales de ayuntamientos y consejerías de sanidad.
El Partido Popular aprovechando el error del contrincante se ha lanzado a criticar a la ministra, exigiendo llevar al congreso el fármaco en cuestión. Pero no debemos olvidar que es el Popular el partido responsable de haber legalizado el fármaco abortivo en España hace 10 años, y que muchas administraciones dirigidas por políticos a sueldo de ese partido regalan la PDD incluso a niñas menores y sin el consentimiento de sus padres, pese a estar desaconsejado su consumo en menores de 18 años por la propia empresa fabricante del compuesto.
A su vez, Alternativa Española, quién también denunció la medida por nociva para la salud y por atentar contra el derecho de los padres a cuidar de la salud de sus hijas, a vuelto a hacer público un comunicado en el que exige “resposabilidades a la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, por poner en peligro la salud de muchas españolas”. Así mismo el partido social cristiano constata que “los dos partidos políticos mayoritaros en España, con esta medida, así como con otras, siendo la más polémica la introducción en el calendario vacunal de la vacunación obligatoria contra el virus del papiloma humano, anteponen a su afán por imponer una determinada moral sexual a nuestros jóvenes, al cuidado que deberían tener por su salud”. Por último consideran que “dado que el levonorgestrel empleado como anticoncepción de emergencia, a parte de ser abortivo, somete a las mujeres a riesgos innecesariso para su salud, debe ser retirado del mercado”.
Por último CONCAPA, que representa a más de tres millones de familias españolas, reclama también la dimisión de la Ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, por ocultar los graves efectos dañinos para la salud de la mujer de la llamada píldora del día después (PDD) que indica un estudio de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, dependiente de Sanidad.
“Trinidad Jiménez ha demostrado con estos hechos su gran desprecio tanto a la mujer como a la totalidad de la sociedad española al ocultar -deliberadamente- un informe que destaca dos graves reacciones adversas de su píldora: el riesgo del embarazo extrauterino y la posible aparición del tromboembolismo venoso, que ni se menciona en el prospecto. Además, la ineptitud de la ministra se incrementa al haber encargado ella misma dicho informe a la Agencia Española de Medicamento, pero después de haberse aprobado la venta de esta ‘bomba hormonal’ para la que no se requiere receta médica alguna”, sostiene CONCAPA en un comunicado

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: