Nicaragua firme en la ONU en defensa de toda la vida humana.

Ana Isabel Morales, ministra de la gobernación de Nicaragua, ha defendido la vida ante la ONU y la presión de los pro-muerte

Nicaragua descartó permitir el aborto terapéutico al presentarse este lunes en Ginebra al Examen Periódico Universal (EPU), un mecanismo de la ONU donde todos los Estados miembros se someten a una revisión de la situación general de derechos humanos.
“Las transformaciones legales y las nuevas disposiciones referidas al aborto en Nicaragua son el resultado del ejercicio de la soberanía en nuestro país (…) no es un asunto de carácter religioso”, señaló durante su discurso la ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, al referirse a la prohibición del aborto.
“Los ciudadanos nicaragüenses consideran que es importante el derecho a la vida del no nato, que es también un ser humano con goce del derecho a la vida, que el aborto no es un método apropiado de control de la natalidad”, recalcó la ministra.
Varios países le reclamaran una reforma legal para autorizar el asesinato de bebés en determinados casos:en la eventualidad de incesto, de violencia sexual contra la mujer, o si peligra la vida de ésta, destacándose las intervenciones de México, Francia, Eslovenia y Noruega.
Al propio tiempo, Vilma Nuñez de Escorcia, de origen nicaragüense y vicepresidente de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), presente durante las deliberaciones, dijo que lamentaba que el gobierno de Nicaragua no consultara a toda la “sociedad civil” para elaborar su informe frente a esta comparecencia en la ONU, afirmando que así había ocurrido con su organización.
Empleando el lenguaje propio de la ideología de género, manifestó su preocupación por la violaciones “de los derechos de la mujeres, específicamente la violencia sexual intrafamiliar y la prohibición del aborto tepapéutico como una medida para salvar la vida de las mujeres en situaciones de riesgo por un parto o un embarazo dificil”.
Esther Mayor, de la multinacional proabortista Amnistía Internacional (AI) indicó que “el Código Penal revisado de 2008 prevé sanciones penales para los profesionales de la medicina y la enfermería que traten a una mujer embarazada por afecciones como el cáncer o emergencias cardiacas cuando el tratamiento pueda causar lesiones o la muerte del embrión o el feto”.
“No hay ninguna excepción en la ley ni proteccion para los medicos (…) si esta ley no se reforma urgentemente, mujeres y niñas van a continuar sufriendo graves violaciones de sus derechos humanos (…) siendo obligadas a llevar a término su embarazo, y también aumentarán las muertes maternas”, subrayó Esther Mayor, siendo este último término completamente falso, pues las muertes maternas descienden en Nicaragua. Resulta espeluznante que se considere una “violación de los derechos humanos” el “obligar a llevar a término un embarazo”, es decir el defender la vida del ser humano que la madre lleva en su seno.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: