Este jueves es 25-V

Como todos los días 25, pero más aún en este mes de Marzo, en que ese día se celebra el “día mundial del niño por nacer”, se convoca ante los negocios abortistas a todos los defensores de la vida de la Región. La cita, como siempre, a las 21 horas(ver cartel).

En esta ocasión se leerá el siguiente manifiesto:

Queridos amigos:

Buenas noches a todos, y gracias por haberos reunido aquí en memoria de los inocentes que cada año, cada mes, cada semana y cada día mueren en este lugar y en decenas de antros similares por toda España. La auténtica razón por la que estamos aquí reunidos, no es porque ayer se votase en el Senado el proyecto de reforma de la ley del 85 ahora vigente, con el resultado por todos conocido, ni porque este año mueran más inocentes que el año pasado, ni porque las ayudas económicas a las mujeres embarazadas que realmente las necesitan sean más exiguas de lo que deberían ser. La auténtica razón por la que estamos aquí reunidos es otra bien distinta, y es una de la que, a fuer de evidente, apenas se habla.

La auténtica razón por la que nos reunimos aquí los días 25 de cada mes es, simple y llanamente, porque este sitio existe. Así de simple. Y existe, y está abierto, y funciona, porque hay leyes que así lo permiten. Leyes que están vigentes desde hace 25 años y que seguirán permitiendo que en este sitio sigan muriendo inocentes aunque la reforma de la ley acabase en el cubo de la basura igual que acaban los restos mortales de los pequeños aún por nacer cuyos corazones acaban latiendo por última vez tras estas puertas.

Millones de españoles menores de 25 años han vivido toda su vida en un país en el que los lugares como éste pueblan nuestras calles junto a las librerías, los supermercados, los gimnasios o las agencias de viajes, como si el asesinato de un inocente fuese un negocio igual de respetable que comprar un libro o hacer aeróbic. Y esto ha ocurrido gracias a leyes que se aprobaron incluso antes de que la actual ministra de Igualdad aprendiese a leer y escribir (suponiendo que ahora sepa leer y escribir, claro). Gracias a leyes que son alabadas y defendidas por políticos de distinto signo como “fruto del consenso” y de “la realidad social” (una realidad social que no existía antes de aprobarse estas leyes, sino que más bien ha aparecido como consecuencia de la vigencia de éstas).

Hace 70 años, los nacionalsocialistas alemanes construyeron campos de exterminio. Y los tuvieron que construir alejados de los pueblos y ciudades, para que los habitantes de su país no fuesen testigos de este horror. Las víctimas, además, fueron conducidas a estos sitios a punta de pistola. En cambio, ahora, y desde la aprobación de las leyes actualmente vigentes, los campos de exterminio han sido abiertos en nuestras propias ciudades, en medio de las calles por las que paseamos, como si fuesen un elemento más del paisaje habitual. ¿Cómo nos sentiríamos si viviésemos pared con pared con una de las cámaras de gas de Auschwitz?. Porque así viven los vecinos de esta calle. Y las víctimas que aquí perecen no son traídas por sus madres a punta de pistola, sino que sus propias madres y sus propias familias están dispuestas a pagar a los que les quitan la vida a sus propios hijos.

Son las consecuencias, no de la reforma actualmente en trámite, sino de leyes que, debido a 25 años de vigencia, han acabado cambiando la mentalidad de millones de españoles, no tanto para que apoyen, sino para que toleren que el peor crimen se cometa impunemente al lado de su propia casa todos los días. Es nuestra obligación, y la memoria de más de un millón de víctimas inocentes así lo exige, conseguir que el crimen sea tratado como tal. Tengamos todos la valentía, no sólo de hablar como si el aborto fuese un asesinato, sino también de actuar como si el aborto fuese un asesinato.
Gracias, y buenas noches.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: