La Iglesia recuerda que el aborto condiciona el voto

El Cardenal Bagnasco, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana

Reproducimos esta noticia del diario La Razón. Esperemos que en España nuestros obispos sean igual de claros y recuerden a los fieles católicos que partidos que apoyan el aborto, bajo una legislación u otra, nunca pueden ser apoyados por que pretenden seguir con coherencia su fe:

Cuando los italianos ejerzan su derecho al voto en las próximas elecciones regionales y municipales, que se celebrarán el próximo domingo y lunes, deben tener en cuenta qué partidos están contra el aborto y obrar en consecuencia. Ése ha sido el llamamiento con el que el cardenal Angelo Bagnasco, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) ha intentado que la política no sea ajena a los «valores innegociables» de la Iglesia, como la defensa de la vida humana desde la concepción hasta la muerte, la libertad religiosa o el rechazo al matrimonio homosexual.

La declaración de Bagnasco en la apertura de la asamblea permanente de la CEI significa un apoyo implícito a Renata Polverini, la candidata del partido de Berlusconi en la región del Lazio. Al pedir que el voto católico castigue a quien apoya el aborto, Bagnasco señala a Emma Bonino, la dirigente radical que lidera las listas del centro izquierda en el Lazio.
Bonino es una vieja enemiga de la jerarquía eclesiástica italiana por sus campañas a favor de la libre interrupción del embarazo y por su intención de conseguir que los obispos se queden en las iglesias y no influyan en la vida política y social de Italia.

Un día después de definir el aborto como «un delito inconmensurable» y una «hecatombe progresiva», Bagnasco intentó corregir ayer el tiro al firmar un comunicado de los prelados de la región de Liguria en que se pone la interrupción voluntaria del embarazo a un nivel similar que «el derecho al trabajo y a la casa» o la «integración de los inmigrantes». Todos ellos son «valores que no pueden ser seleccionados según la sensibilidad personal, ya que deben ser aceptados en su totalidad».

Desde la desaparición de la Democracia Cristiana tras el escándalo de «Tangentopoli», los obispos italianos no tienen un partido que les represente, pero no por ello han perdido su influencia. Aunque en teoría es la formación de Silvio Berlusconi la que más defiende la doctrina social de la Iglesia, en el centro izquierda hay numerosos e importantes dirigentes que no esconden su condición de católicos militantes.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: