Nueva Zelanda por primera vez marcha por la vida, contra la Ru 486.

Manifestante católico en defensa de la vida.

Como han informado fuentes locales a la Agencia Fides, se ha celebrado en los últimos días en la ciudad de Christchurch – la tercera ciudad del país, con 360mil habitantes – la primera “Marcha por la Vida” organizada en Nueva Zelanda. La iniciativa ha sido un éxito por la participación de más de 300 cristianos y de militantes de los movimientos pro-vida además del apoyo de la sociedad civil y la adhesión espontánea de muchas personas que se han unido a la procesión, mientras desfilaba por las calles. La iniciativa ha involucrado sobre todo a los jóvenes y esto, señala la Iglesia local, es una esperanza para el país.
Los manifestantes han expresado deploro hacia prácticas como el aborto y la eutanasia, hablando en defensa de la vida, especialmente de los no nacidos, los más débiles y menos protegidos legalmente.
La ocasión para poner en marcha la imponente manifestación – que ha recibido amplia atención de las autoridades políticas y los medios de comunicación – ha sido la voluntad expresada por la “Family Planning Association – organización que es parte de la red “International Planned Parenthood Federation” – de utilizar la píldora abortiva RU 486, en la Hamilton Clinic, una de las instituciones sanitarias gestionadas por la asociación. La “Family Planning Association” ha presentado una solicitud formal en este sentido al “New Zealand Abortion Supervisory Committee”, Comité gubernamental, que evaluará la solicitud.
“La aprobación de esta práctica se abriría la puerta a una mayor destrucción de la vida humana en nuestro país, donde ya hay 18 mil abortos al año”, ha subrayado la organización “Prolife New Zealand”, entre los promotores de la manifestación, que pretende crear conciencia pública para impedir la adopción de la Ru 486 en la nación (la cual es legal en España desde el gobierno del Partido Popular).
“Es un deber intervenir en defensa de los niños, antes o después de su nacimiento”, señala la organización. “Si damos un valor inferior a la vida de los niños por nacer, esta actitud afectará negativamente al valor que se da en general a la vida humana. Es una actitud muy peligrosa”, afirma “Prolife New Zealand”, que propone ofrecer a las mujeres embarazadas “alternativas concretas” al aborto.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: