Los canónigos dejan “bien claro” su rechazo al aborto, pero no apoyan las propuestas antiaborto.

Manifestantes pro vida en Sevilla en marzo pasado.

La Comisión Delegada del Cabildo Catedral Metropolitano de Sevilla emitió ayer una nota en la que dejó “bien claro” que este organismo eclesiástico “y cada uno de sus miembros profesan desde siempre su adhesión a la doctrina de la Iglesia sobre el aborto, el valor y la defensa de la vida, y hacen suyas cuantas directrices emanan de la Conferencia Episcopal Española”.
De esta manera, el Cabildo Catedral salía al paso de la información aparecida ayer en la que se afirmaba que el organismo había rechazado pronunciarse contra la nueva ley del aborto aprobada recientemente en las Cortes. La nota oficial del Cabildo no desmintió que se hubiese producido tal debate en su seno y se limitó a recordar su adhesión a la doctrina católica en una cuestión en la que existen muy pocas voces discrepantes en el seno de la Iglesia.
Al parecer fue el canónigo y párroco de Santa Cruz, Pedro Ybarra quien expuso la necesidad de que el Cabildo de la Catedral de Sevilla se sumara a los actos de repulsa a la ley del aborto que se están organizando desde diferentes organizaciones católicas.
La propuesta de Pedro Ybarra fue tumbada al carecer de los apoyos necesarios para salir adelante. A la propuesta del párroco de Santa Cruz le siguió una intervención que consideró inapropiado que constara en acto el rechazo a dicho texto legal. Incluso se llegó a tachar la iniciativa como “políticamente incorrecta”.
Sin duda que esta actitud de buscar la corrección política antes que la coherencia con la Fe y a Doctrina,así como mostrarla y defenderla con valor, chocan con lo que los católicos esperan de la Jerarquía. Cuando la Confederación Católica de Padres de Alumnos convocó la manifestación contra la Ley del aborto no asistió ni monseñor Asenjo, ni publicó adhesión alguna. Los sacerdotes que asistieron lo hicieron a título personal. Y el malestar entre los seglares fue evidente. Los católicos y los defensores de la vida esperan gestos claros y sin reservas de los ministros de la Iglesia. Pero resulta obvio que están más preocupados de hacer equilibrios para no enfrentarse con el poder que dar ejemplo de convicción a sus fieles.

Anuncios

Etiquetas: , , ,


A %d blogueros les gusta esto: