Joven padre pro-vida casi perdió a su hijo por un aborto: dice que los padres no tienen ningún derecho legal

Reproducimos la siguiente noticia publicada en Notifam:
Joseph Lee, quien se desempeña como funcionario de desarrollo para la Sociedad para la Protección de los Niños no Nacidos, en Escocia, es el padre de un niño de cuatro años de edad. Pero él casi perdió a su hijo más de cuatro años atrás, dado que las leyes del aborto en Gran Bretaña no permiten a los hombres ser tomados en cuenta cuando se decide efectuar un aborto.
Lee contó su dolorosa historia a LifeSiteNews.com en una conferencia celebrada este fin de semana en Dublín.
A los 22 años, la novia de Lee quedó embarazada e intentó abortar. A pesar que él quería tener el niño y creía que el aborto era moralmente erróneo, descubrió por sí mismo que no contaba con recurso legal alguno para salvar la vida de su hijo por nacer.
Sin lugar a dónde ir en busca de ayuda, la única opción que quedó para Lee fue la oración.
En dos ocasiones, desde la aprobación de la Ley de Aborto de 1967, los hombres han intentado y han fracasado en los tribunales para proteger a sus hijos del aborto. Lee había estudiado la ley y sabía que “para mí no era una solución ir a un abogado”.
“Sabía que sería completamente infructuoso. Por eso yo sabía que todo lo que podía hacer realmente era ante todo rezar y tratar de convencer a mi novia que tuviera el bebé. Esto fue muy frustrante”.
La madre de Lee había estado involucrada en el movimiento pro-vida. “Por eso yo sabía que yo estaba completamente en contra del aborto en todos los casos”, dijo él. “Pero nunca me había visto desafiado por ello y nunca hice nada al respecto. En consecuencia, mi novia iba a abortar y yo no podía oponerme a ello, independientemente del hecho que yo sólo tenía 22 años de edad, y ni siquiera podía cuidar de mí mismo, mucho menos de otra persona”.
“Entonces traté de convencerla que no abortara, pero ella siguió adelante y reservó una cita”.
Lee dice que está convencido que fue sólo por el poder de la oración que la enfermera en la clínica de aborto mostró a su novia la ecografía. En los centros de aborto en todo el mundo, normalmente se exige una ecografía para determinar la edad gestacional del niño y decidir qué método de aborto se va a utilizar. Pero por rutina se les niega a las mujeres que vean a su hijo no nacido, por las dudas que ello las predisponga contra el aborto.
Como ha ocurrido con tantas otras mujeres, una vez que la novia de Lee vio la ecografía se dio cuenta que no podía seguir adelante con el aborto.
“Recuerdo una llamada telefónica ese día, cuando ella dijo que no iba a seguir adelante con el aborto y que había visto a nuestro hijo mientras el escaner exploraba su vientre, y que se lo veía bastante feliz, nadando. Ella dijo que simplemente parecía una persona en miniatura”.
“Recuerdo que pensé: ‘Eso es porque se trata de una persona’”.
Él relata que la enfermera que ofrecía la píldora “médica” abortiva RU-486 dijo: “No soy feliz de darte esto a menos que estés 100 por ciento segura”.
“Y obviamente, ella no estaba 100 por ciento segura, porque yo estaba haciendo todo lo que podía para convencerla que tuviera al niño”.
“No me di cuenta de esto en ese momento, pero me enteré más tarde que ella se había sentado a conversar con una amiga que había usado la píldora abortiva, así que tal vez eso fue algo que influyó en su decisión. Esa no puede haber sido una velada agradable”.
Lee señaló que “es muy raro” para ver algo escrito acerca de los derechos del padre en el debate sobre el aborto.
Dijo que “incluso en los círculos pro-vida… los grupos de presión abortistas se centran en los derechos de las mujeres”. “Los militantes pro-vida tienden a concentrarse correctamente en el niño. La mayoría de los consejeros se centran en la mujer, pero no hay nada realmente que se centre en el padre”.
Al preguntarle si hay alguien haciendo cualquier tipo de trabajo legal en nombre de los hombres en esta situación, José respondió: “No que soy sepa, no”.
“Esto muestra que el lado pro-aborto ha tenido mucho éxito en convertirlo exclusivamente en asunto de las mujeres, lo cual es completamente ridículo, porque a partir de mi propia experiencia he visto que las mujeres están mucho más predispuestas a abortar si el hombre no está involucrado”.
Señaló que las leyes de aborto aíslan a las mujeres. Inclusive si una mujer no está siendo presionada para abortar, sin el padre comprometido ella no tiene apoyo: “Si el varón dice: ‘es asunto tuyo’, eso es lo que ejerce presión sobre ella y le da la sensación de que tiene que abortar.
“Es una mentira total sugerir que las mujeres deben depender sólo de ellas mismas para tomar una decisión. No es perjudicial admitir que a veces ellas necesitan el consejo y el respaldo de otras personas”.
“El aborto es una de las decisiones más horrendas que alguien vaya a tomar alguna vez, y tener que hacerlo exclusivamente por su cuenta es algo muy aterrador”.
Como si fuera un juego de azar, los hombres consiguen legalmente el extremo corto del palillo – si quieren ser padres o no- , dijo Lee, quien sostiene que el aborto legal ha dado a los hombres la excusa para “alejarse” de las madres de sus hijos. “Esto legitima que los hombres no participen [en la crianza del niño] y puedan abandonarlos. Ellos esperan que las mujeres aborten”.
“Hay una contradicción cuando un hombre es despreciado si no va a estar ahí cuando su niño nace, pero se le dice que no cumple ningún rol en todo esto”.
“Él es vilipendiado por no cumplir un rol en la vida del niño, por no apoyarlo, pues esto es lo que se recomienda desde el comienzo mismo de la vida del niño. Por eso no es una sorpresa que veamos que los hombres abandonan a sus hijos”.
Agregó finalmente: “Sé que no debemos juzgar a las personas, pero realmente pienso que lo que hace un hombre respecto a sus hijos es una forma en la que podemos medir si él es realmente un hombre o no. Porque si un hombre abandona a su propio hijo, entonces para mí no es un hombre de verdad”.

Anuncios

Etiquetas: , ,


A %d blogueros les gusta esto: