Los promuerte inisten en aplicar las políticas fracasadas para controlar disminuír el número de abortos

La Sociedad Española de Contracepción (SEC), una de las organizaciones promuerte más destacadas de España, ha emitido un comunicado en que manifiesta, ante la reciente publicación definitiva, por parte del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, de los datos de abortos en España correspondientes al año 2009, que es una muy buena noticia el haber conseguido, por primera vez en muchos años, una disminución en el número de interrupciones voluntarias del embarazo en nuestro país, así como el que este hecho esté presente en los segmentos más jóvenes de la población de mujeres. La SEC señala su desacuerdo en las interpretaciones catastrofistas que leen de forma negativa el dato, al considerar como abortos los casos de utilización de píldora post-coital o anticoncepción de urgencia (píldora del día siguiente).
Mienten en su nota al afirmar que “todas las entidades científicas médicas sostienen desde hace ya tiempo, en base a la evidencia, que en ningún caso el mecanismo de acción de la píldora post-coital es abortivo, ni siquiera anti-implantatorio (no evita la implantación del embrión en el útero materno)”. Con una absoluta falta de vergüenza afirman que “seguir manteniendo este tipo de argumentos solo se entiende por ignorancia o, lo que es peor, por intento de manipulación y confusión de la opinión pública.”
Para los promuerte “la libre dispensación de la píldora post-coital se considera por la SEC como factor positivo para disminuir el número de embarazos no planificados o no deseados”, pese a que ellos mismos reconocen que es “prematuro la atribución a esta medida (que data del final de septiembre del 2009,) como causa única de la disminución del número de abortos”. De hecho, tanto la epidemiología, como los datos de abortos en regiones en que este compuesto abortivo estaba disponible sin control antes de la liberalización completa por parte de Trinidad Jiménez, como Galicia, confirman que poner en riesgo la salud de las mujeres y disparar los abortos químicos con estos compuestos no disminuye el número de abortos quirúrgicos.
El hecho de que la mayor disminución del número de abortos se haya producido en el segmento de población de mujeres inmigrantes (disminución del 9,2%, frente a un aumento del 2,7% en las españolas), indica, para los promuerte, “que el marcado descenso en la llegada a España de mujeres inmigrantes en edad fértil es el principal factor para esta disminución en el número de interrupciones. Es conocido el hecho de que el mayor porcentaje de abortos entre dichas mujeres se produce precisamente en los tres primeros años de residencia en nuestro país. No podemos olvidar que en 2009 solo llegaron a España aproximadamente el 10% de las que llegaron en 2008”.
El incremento de un 2,7% en el número de interrupciones en la población autóctona supone una excusa para los promuerte, que insisten en aplicar sus políticas fracasadas, una vez más, exigiendo “la continuación de la implementación de políticas activas de prevención del embarazo no deseado y el incremento de la tasa de abortos en las mujeres de más de 40 años, una llamada de atención para la consideración especial de este segmento de edad, donde el aborto supone un porcentaje más elevado sobre el total de embarazos producidos y donde se atiende con menor intensidad la necesidad de anticoncepción eficaz”.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: