El único partido Pro Vida de Francia deja de serlo

Marine Le Pen, una abortista al mando del único partido provida francés

En Francia se cometen más de 200.000 abortos al año. En este país, en donde la jerarquía de la Iglesia es la más alejada de la Doctrina Católica del mundo; donde los efectos del Concilio has sido más devastadores; en la que ya no quedan a penas católicos practicantes, existía una organización política manifiestamente provida que rondaba entre el 5 y el 15% de los votos según las elecciones. Dicha formación política, que ha sido continuamente demonizada por la prensa al servicio de los demás partidos, se ha opuesto con determinación al aborto, siendo la única voz discordante en el discurso partidario de la cultura de la muerte que existía en el país galo. El Frente Nacional francés ha sido la organización en la que los católicos consecuentes de Francia han participado para articular la defensa política y social de la vida.
Pero, por desgracia para el movimiento provida y para los católicos, Marine Le Pen, de 42 años, acaba de ser elegida por una amplia mayoría de los miembros de su partido ante su único rival, Bruno Gollnisch, de 60 años (el candidato apoyado por los católicos tradicionalistas, que participó el año pasado en la marcha por la vida en Francia) como nueva presidente del FN. Esta ex abogada rubia, alta y enérgica se impuso durante los últimos meses en la vida política, obteniendo cifras de audiencia asombrosas en la televisión, con un talento oratorio que recuerda al de su padre.

Brun Gollnisch en la marcha por la Vida de 2010

Sin embargo, pese a que con esta victoria las expectativas electorales del FN han subido a niveles nunca alcanzados hasta ahora, esta dirigente política, dos veces divorciada y madre de tres hijos, también quiere suavizar las posiciones de su partido en lo que respecta a las cuestiones sociales, declarándose favorable al aborto.

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: