El Dr. Bernard Nathanson ha muerto

El Dr. Bernard Nathanson murió la mañana del 21 de febrero después de una larga batalla contra el cáncer. Nathanson fue un periodista de investigación sobre el aborto temprano que destapó el negocio del aborto y fue precursor de la admirable labor de activistas pro-vida como Lila Rose.
Nathanson no fue siempre pro-vida, sino que comenzó siendo un médico abortista con sede en Nueva York, donde practicó más de 75.000 abortos.
Nathanson, de 84 años de edad, fue uno de los más activos promotores de la legalización del aborto en Estados Unidos y uno de los fundadores de la Liga de Acción Nacional por el Derecho al Aborto en 1969 y practicaba tantos abortos al día que sus colegas lo bautizaron como “el rey del aborto”.
A fines de la década del ’70 gracias al uso del ultrasonido se convenció de que el aborto era el asesinato de un ser humano y empezó su camino de conversión.
En 1984 logró que un amigo médico grabara el ultrasonido de un aborto y a partir de ese material realizó el hoy famoso documental “El grito silencioso” que destapa la verdad sobre esta práctica anti-vida y asegura que no hay justificación alguna para asesinar a un no nacido.
Nathanson, que admitió haber abortado incluso a su hijo, atravesó un largo e intenso camino espiritual en el que dejó de considerarse un “judío ateo” para abrazar la fe católica.
Recibió los sacramentos de iniciación cristiana en diciembre de 1996 en una ceremonia presidida por el fallecido Arzobispo de Nueva York, Cardenal John O’Connor.
“Durante diez años, pasé por un periodo de transición. Sentí que el peso de mis abortos se hacía más gravoso y persistente pues me despertaba cada día a las cuatro o cinco de la mañana, mirando a la oscuridad y esperando (pero sin rezar todavía) que se encendiera un mensaje declarándome inocente frente a un jurado invisible”, afirmó Nathanson en una entrevista.
Su amistad con el sacerdote católico, el Padre John C. McCloskey, le permitió descubrir que permanecer en el agnosticismo, lo conducía al abismo y encontró en la fe católica el consuelo que buscó por tanto tiempo.
Lila Rose, la periodista de investigación del aborto que dirige Live Action y graba los videos secretos que muestran las felonías del negocio del aborto (como el encubrimiento de la trata sexual) dijo a LifeNews.com el lunes por la tarde que el movimiento pro-vida ha perdido uno de sus más grandes portavoces.
Afirmó que “hoy nuestro movimiento lamenta el fallecimiento de uno de los más grandes portavoces de la vida. El Dr. Nathanson es un testimonio de la Gracia de Dios, que puede transformar cualquier corazón en un faro de amor y verdad “.
“En su memoria, cuando se intensifica la lucha en el Congreso en estas próximas dos semanas, vamos a trabajar incansablemente para apoyar los esfuerzos valientes del Dr. Nathanson para desvelar el mal y proteger a los inocentes. Nuestros pensamientos y oraciones están con él y su familia “, dijo.
Nathanson también ganó elogios por su sinceridad en reconocer que el movimiento pro-aborto (dirigido por él como líder del grupo pro-aborto NARAL), se había inventado que un gran número de mujeres habían sido asesinadas y heridas por los abortos ilegales, en su afán por legalizar el aborto.
“Hablamos de 5.000 a 10.000 muertes al año … Confieso que yo sabía que las cifras eran totalmente falsas .. era una cifra útil, ampliamente aceptada, así que ¿para qué molestarnos en corregirla con datos veraces?”
En 1996, Nathanson escribió su autobiografía, “La mano de Dios”, en la que expuso su transformación de médico abortista y defensor del aborto en un pro-vida.
Afirmaba, con pesar, que “Yo soy uno de los que ayudaron a traer esta era de barbarie”.
Nathanson también llamó la atención por sus comentarios sobre el tiroteo del infame médico de abortos tardíos, George Tiller, cuando dijo que le sorprendió que nunca se hubiera hecho pro-vida.
“Yo conocí a George hace años, cuando estaba a favor del aborto”, dijo al Washington Times. “Él vino a un curso que yo estaba dando sobre la técnica del aborto en Nueva York en 1970 bajo los auspicios de NARAL. Yo también hice abortos tardíos, hasta que cambié en 1980. ”
“Mi cambio a favor de la vida no tuvo nada que ver con la religión”, dijo al periódico. “Tiller era un hombre que iba a la iglesia, lo cual no dice mucho en este país, pero uno se pregunta por qué nunca cambió de opinión en base a la evidencia científica. Ahí es donde yo cambié de opinión, a partir de las fetoscopias y los estudios de ultrasonido. ”
“Cuando empezamos a dominar la ecografía, se podía estudiar al feto y ver que era un miembro de nuestra especie. Si no lo haces, no eres más que un producto de la ideología política. En 1970 había aproximadamente 1.100 artículos sobre el feto. En 1990, había 22.000. Los datos se acumularon rápidamente y se abrió una ventana en el vientre materno “, decía Nathanson.
En una noticia de hoy acerca de su muerte, Stephen Vincent, del National Catholic Register, escribió: “Su testimonio en favor de la vida no podría ser fácilmente descartado como propaganda unilateral. Nathanson ya había tenido un gran prestigio entre los partidarios del aborto como un co-fundador de la Asociación Nacional para la Revocación de las Leyes Aborto (ahora llamada NARAL ProChoice América), y como creador de lo que llamó el centro de mayor actividad abortista del país. Nathanson y sus colegas idearon una clínica ambulatoria independiente en la que el aborto y la recuperación no duraban más de tres horas. ”
Joan Andrews Bell, una activista pro-vida, dijo al periódico: “Él será recordado como un gran defensor de los bebés. Quienes le conocíamos bien sabíamos que sentía un dolor profundo por lo que había hecho en su época de abortista. Recuerdo que ayunaba a menudo para reparar por ello”.

Descanse en paz

Anuncios

Etiquetas: , ,


A %d blogueros les gusta esto: