El espanto del aborto en Rusia.

La situación del aborto en Rusia es tal, que sólo en 2007 se han producido más nacimientos que ejecuciones de bebés intraútero, no ya en lo que va de siglo, sino incluídos los 10 años anteriores del siglo pasado. Esta situación ha generado tal problema demográfico que los legisladores rusos han vuelto a plantear la necesidad de establecer normas más estrictas para la realización de abortos.
El Comité para los derechos de la mujer y del niño de la Duma de Estado, en cooperación con varias organizaciones sociales, ha redactado el Proyecto de Ley “Sobre enmiendas a la legislación de la Federación Rusa, encaminadas a aumentar las garantías del derecho a la vida”.
Parte de las propuestas formuladas tienen que ver con la introducción de un pago por los abortos realizados (a excepción de los necesarios por indicaciones médicas o tras una violación).
Otra propuesta del grupo de autores del proyecto consiste en introducir normas más estrictas a la venta de medicamentos que provocan el aborto. También se propone prohibir que la operación sea realizada en un plazo de tiempo inferior a las 48 horas desde el momento del ingreso de la paciente en el centro médico; y las 11 semanas de gestación, es plazo no podrá ser inferior a 7 días, a excepción de casos de urgencia.

Pero otro foco de abortos descontrolados el el retalivo a productos abortivos. El precio de una caja es más o menos de unos 80 dólares y se suelen vender por Internet que casi no se somete a control. Todavía menos orden hay con la venta de complementos alimenticios de efectos semejantes.
De acuerdo con los resultados del informe de dos investigadoras estadounidenses publicado en la revista The Annals of Pharmacotherapy, este grupo de preparados puede tener graves efectos secundarios.
En su estudio, fueron analizados 607 historiales médicos con datos sobre efectos adversos de los medicamentos abortivos. En 68 casos la hemorragia fue tan intensa que las pacientes necesitaron una transfusión de sangre. Una de las mujeres murió a causa de la pérdida de sangre. En 7 casos, una infección ocasionó el choque séptico que derivó en la muerte de 3 mujeres. En 513 casos después del tratamiento con los medicamentos abortivos las mujeres necesitaron intervención quirúrgica, en la mitad de los casos, con urgencia. En 22 casos, la gestación no se interrumpió y el 23% de los bebés nacidos posteriormente sufrieron graves problemas de desarrollo.

Anuncios

Etiquetas: , , ,


A %d blogueros les gusta esto: