Una joven forzada a abortar en EEUU

Miembros de una plataforma pro-vida denuncian que una joven de entre 10 y 12 años que se acercó a ellos para pedirles ayuda fue forzada por el personal de seguridad de una clínica abortista de Milwaukee (Wisconsin, EE UU) para evitar que la adolescente recurriera al asesoramiento del grupo antiabortista.
Tobey Neuberger, miembro pro-vida de Cedarburgh, asegura que vio a una muchacha afroamericana que se dirgía a una clinica abortista y se acercó, junto a otras dos compañeras, para informarle de que podría conseguir más información en centros contra el aborto. Esta testigo narra que se quedaron “estupefactos” cuando la joven salió de la clínica para acercarse a ellos y el equipo de seguridad bloqueó la salida.
“Cuando la chica dijo que quería cruzar la calle, la escolta sostuvo su brazo para impedirle salir”, afirma Dan Miller, otro miembro pro-vida y testigo del incidente. “Gritamos y suplicamos a los vigilantes que permitieran salir a la adolescente, pero ellos no la dejaron”.
Tras el forcejeo, en el que la muchacha pedía a gritos que la soltaran, salió su tutora, que parecía ser su madre, y de manera muy violenta forzó a la niña a entrar.
Neuberger asegura que ha sido testigo muchas veces de como las jóvenes son obligadas a abortar. Pero este caso es diferente y más desgarrador, dice, ya que la adolescente les pidió ayuda. “Hemos visto como las chicas acuden con los ojos rojos y vidriosos, pero ella nos pidió ayuda. Me rompió el corazón”.
Ante esta dramática situación, el grupo de consejeros decidió llamar a la policía. Pero las autoridades consideraron que no podían hacer nada ya que la menor estaba acompañada de sus padres.
En Wisconsin, la ley estatal requiere que una mujer se encuentre con un consejero o médico antes del aborto. Después de este trámite, la mujer debe esperar por lo menos 24 horas antes de que pueda regresar para someterse al aborto. Asimismo, las menores de 18 años están obligadas a estar acompañadas por un familiar adulto, que tiene que ser mayor de 25 años.
Varios miembros pro-vida de Wisconsin coinciden en señalar que la relación entre los antiabortistas y la policía es bastante tensa, e incluso en alguna ocasión el personal de la clínica ha utilizado a los oficiales para intimidar a los pro-vida.
Menores forzadas a abortar por sus padres es algo que no será raro en España cuando el Partido Popular “retoque” la ley Aído para que las menores que aborten en nEspaña deban hacerlo con el conocimiento y la complicidad de los abuelos de la víctima.

Etiquetas: ,


A %d blogueros les gusta esto: