Posts Tagged ‘CEDAW’

La Iglesia salvadoreña reacciona contra la imposición del protocolo feminista “contra la discriminación de las mujeres”

mayo 10, 2010

José Luis Escobar Alas, arzobispo el San Salvador

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, indicó ayer en rueda de prensa que el 6 de mayo enviaron cartas al presidente salvadoreño, Mauricio Funes, a su esposa, Vanda Pignato y a cada uno de los 84 diputados de la Asamblea Legislativa respecto a este instrumento de la ONU.
“Por supuesto que estamos muy de acuerdo e interesados en que desaparezca del mundo entero cualquier forma de discriminación contra la mujer; sin embargo, la ratificación del protocolo podría traer como consecuencia gravísima atentados contra la misma existencia y dignidad de la mujer”, consideró el prelado.
En las misivas, explicó el purpurado, “nuevamente reiteramos la preocupación y nuestra petición para que dicho protocolo facultativo no sea ratificado por la Asamblea”.
La Conferencia Episcopal de El Salvador envió cartas similares en septiembre de 2001 y en julio de 2003.
La Iglesia salvadoreña dijo que ratificar el protocolo de la Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW, por su sigla en inglés), aprobado por la Asamblea General de la ONU en 1999, “conlleva reconocer competencias a un organismo supranacional”, en referencia a un comité que vigila su aplicación. Escobar Alas dijo que este comité “ha intervenido” en otras naciones “con sesgo ideológico, con planteamientos que desbaratan los principios básicos que sustentan la familia y la sociedad”.
Explicó que en el marco de la convención se “considera la maternidad como un estereotipo que hay que erradicar, recomienda dejar de celebrar el Día de la Madre”. Además, “bajo el lema de derechos reproductivos ha impulsado la legislación del aborto y ha reprendido a países que lo penalizan (…) recomienda reconceptualizar el lesbianismo”.
El jefe de comunicaciones de la Asamblea Legislativa, Guillermo Valencia, informó que actualmente no existen debates al interior de este órgano para ratificar el protocolo, que se mantiene pendiente de análisis en la Comisión de la Familia. Además, confirmó que a principios de este año los diputados del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda) buscaron apoyo con otras facciones para tratar de ratificarlo, aunque la iniciativa no prosperó.

La ONU contra Timor Oriental por defender la Vida

mayo 27, 2009

La UNO,  través de la CEDAW y UNICEF quiere que Timor legisle contra la vida de sus niños

La UNO, través de la CEDAW y UNICEF quiere que Timor legisle contra la vida de sus niños

Mientras que los grupos de trabajo del comité que supervisa el cumplimiento de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (en inglés, CEDAW) se reúnen antes de que dé comienzo una sesión en julio, la pequeña nación asiática de Timor Oriental ha sido víctima de coacción, porque continúa reconociendo el aborto como crimen. El nuevo código penal del país, que entrará en efecto el mes próximo, penaliza la práctica,
aunque estipula que se pueden hacer excepciones si la vida de la madre corre peligro. Pero esto no parece suficiente a los impulsores de la cultura de la muerte.
En su informe dirigido al Comité, el Estado asiático afirma: “El aborto es todavía un tema extremadamente delicado en Timor Oriental, particularmente después de los traumáticos hechos acaecidos en los últimos años”. A posteriori, el informe detalla ciertas prácticas culturales timorenses que van en contra de la “salud reproductiva”. La anticoncepción es, por lo general, mal vista en ese Estado de mayoría católica, ya que tanto hombres como mujeres consideran que es una manera de fomentar la promiscuidad y las enfermedades de transmisión sexual, y que, además, disminuye el número de niños.
Timor Oriental, nación independiente desde 2002, considera que aún está en proceso de recuperación tras veinticuatro años de ocupación indonesa, tiempo en el que se vio forzada a aplicar programas de planificación familiar que eran ampliamente rechazados por la población local. Tanto hombres como mujeres manifiestan sensibilidad ante cualquier sugerencia de abortar o de restringir el tamaño de sus familias.
A pesar de que la mayor parte de la población timorense apoya la penalización del aborto, un número de organizaciones no gubernamentales (ONG), como la Fundación Alola y Rede Feto, están causando agitación en el pueblo, para que se altere el estatus legal del aborto. La Fundación Alola, ha recibido el apoyo de ciertos organismos de las Naciones Unidas, como ser el Fondo de Población y UNICEF. Si bien la CEDAW no se expresa concretamente acerca del aborto, los miembros de la comisión lo han impulsado ocultándolo bajo el pretexto de promover “igualdad de género”.
Timor Oriental señala que considera un entrometimiento el hecho de que las ONG promuevan el pensamiento único y la ideología de género contra su cultura tradicional, ya que muchos timorenses, hombres y mujeres, piensan que las distinciones de género son importantes, porque protegen la integridad de la familia, institución valorada en el país, y porque, además, la pérdida de estas diferenciaciones podría ir en detrimento de las mujeres. Según el informe, muchos pobladores expresan su adhesión a la adat, sistema local de justicia, si bien en él las mujeres no son consideradas iguales a los hombres. La adat es uno de los elementos culturales a los que adhiere la población, y que forman parte de sus muy arraigadas tradiciones. La “legislación extranjera” es considerada irrelevante frente a la tradición, y, por consiguiente, resulta inefectiva.
Las reiteradas menciones a sus costumbres largamente tradicionales, la desconfianza ante la influencia extranjera y el análisis de los abusos sufridos por las timorenses a causa de los “derechos reproductivos” en tiempos de dominación indonesa parecen haber encontrado la oposición o el escepticismo del comité de la CEDAW. Éste llamó a la población a comprometerse con la “modificación de las costumbres y prácticas” que considera “discriminatorias”. También reclama que se especifique de qué modo ciertas provisiones de la CEDAW han sido implementadas en la Corte.
La 44ª sesión de la CEDAW se llevará a cabo en Nueva York del 20 de julio al 7 de agosto. Japón y Tuvalu también están entre las once naciones que deben ser examinadas por la Convención en julio, para comprobar que se aplican correctamente las políticas antivida, y de ideología de género que desde esa institución se quieren imponer a todo el planeta.