Posts Tagged ‘China’

Activista china en contra de política pública de un solo hijo por familia, arrestada y enviada a campo de concentración

marzo 9, 2011

(Notifam) – Mao Hengfeng, una mujer china, prisionera en base a su objeción de conciencia, ha sido re-arrestada y re-enviada a un campo de concentración, debido a su lucha en contra de la política pública de un solo hijo por familia, de China.

Amnistía Internacional ha emitido un llamado urgente para acción universal, luego de que Hengfeng fue re-arrestada en su hogar en Shanghái.

En marzo del año pasado, Hengfeng fue sentenciada a un año y medio de “re-educación por medio del trabajo”, por haber causado disturbios al orden público”. Hengfeng había sido dejada en libertad bajo palabra, debido a problemas de salud causados por su maltrato y tortura sufrida durante su encarcelamiento, el pasado 22 de febrero. Sin embargo, ella fue re-arrestada y re-enviada a los campos de concentración el 24 de febrero. Se desconoce su paradero.

Hengfeng, una activista de derechos humanos en China, ha luchado en contra de la brutal política pública de un solo hijo por familia, desde 1988. Fue entonces que ella fue despedida de su empleo por haber violado la ley, cuando quedó embarazada por tercera vez. Hengfeng apeló la decisión judicial y fue reinstalada en su empleo durante ese tiempo. Más tarde, sin embargo, su apelación fue denegada, por lo que fue despedida finalmente de su empleo, y obligada a abortar su cuarto hijo. Desde entonces, Hengfeng ha sido repetidamente encarcelada y torturada por su activismo.

Antes de que fuese dejada en libertad la semana pasada, Hengfeng fue examinada por dos médicos. Una prueba de tomografía axial computarizada/TAC realizada por los médicos, reveló que ella estaba sufriendo de un desangramiento cerebral. También sufría de una inhibición de movimientos normales, debido a una pérdida parcial de los sentidos en el lado izquierdo del cuerpo. Luego que fue dejada en libertad, Mao Hengfeng regresó a su hogar. Sin embargo, ella fue detenida por la policía cuando intentaba acudir a un médico para continuar recibiendo tratamiento médico.

La policía había prohibido toda interacción entre Hengfeng y cualquier persona fuera de su familia, por lo que el 24 de febrero fue arrestada con cargos de haber incurrido en “actividad ilegal”. La policía del distrito, junto con agentes de re-educación por medio del trabajo, lo que sumaba a 30 personas, rodearon el hogar de Hengfeng y se llevaron a Mao antes de que ella pudiese recoger sus pertenencias personales, según informó su esposo, Wu Xuewuei.

“Por 24 horas, cada día, desde que regresó, la policía ha mantenido una vigilancia intensa de nuestro hogar. Ni siquiera podíamos visitar al médico. ¿Qué oportunidad ella tendría de faltar a la ley?”, exigió saber su esposo. “Estamos muy preocupados….No sabemos dónde ella está.”

Por muchos años, Hengfeng ha sufrido por las condiciones brutales y la tortura a la que fue sometida durante su encarcelamiento. En 2004, la organización Derechos Humanos en China (Human Rights in China/HRIC), informó que Mao estaba siendo torturada, incluso siendo atada de manos y pies, suspendida en el aire, y golpeada severamente. Las fuentes de información de la HRIC dijeron que la policía para la re-educación en el campo de concentración, ataban las muñecas y los tobillos de Mao con tiras de cuero, y entonces jalaban sus miembros en direcciones opuestas, a la vez que exigían que ella reconociera que había actuado con maldad.

El arresto de Hengfeng la semana pasada, es parte de la respuesta del gobierno chino, frente a las protestas relacionadas con unas revueltas recientas, que están asociadas con la ‘Revolución Jazmín’.

“El arresto de Mao es parte de una ofensiva nacional en contra de los activistas de todo tipo”, le dijo Steven Mosher del Instituto de Investigación sobre la Población (Population Research Institute) a Lifesitenews/Notifam. “Ha habido intentos para llevar a cabo demostraciones a favor de la democracia en China durante las pasadas dos semanas, pero éstas, junto con las demostraciones realizadas, han sido aplastadas”.

“Ahora, los activistas como Mao, quienes protestan la inhumana y viciosa política pública de un solo hijo por familia, están siendo arrestados, como parte de un operativo, para llevarlos a los campos de concentración, por el más mínimo pretexto, y así no dejarlos sueltos en la calle”.

Mosher concluyó con lo siguiente: “Mao no ha cometido falta alguna – con la excepción de protestar una política pública que le costó la vida a su cuarto hijo muerto por aborto, unas multas altísimas, y años en prisión”.

La tiranía comunista china convierte a un pueblo en una cárcel dentro de la cárcel para controlar a un activista provida

enero 4, 2011

Chen Guangcheng, preso por defender la vida

Las autoridades chinas comunistas chinas han convertido la aldea entera de Dongshigu en una prisión, para evitar que Chen Guangcheng, un disidente antiabortista ciego, se desplace libremente por el país, según informa la revista francesa Liberation.
“La pintoresca aldea, situada cerca de una autopista nacional, podría asemejarse a miles de otras aldeas en esa parte del noreste de China. Sin embargo, nadie está autorizado a entrar en Dongshigu, ni comunicarse con sus habitantes”, relata el corresponsal de Liberation en China, Phillipe Grangerou. “Todas las líneas telefónicas fueron cortadas hace meses. La antena del servicio local de telefonía móvil ha sido desconectada, y se han colocado alrededor del perímetro seis cámaras de vigilancia”.
Además de la interrupción de las comunicaciones y de la vigilancia electrónica, la ciudad está custodiada por cerca de cuarenta soldados fuertemente armados, que mantienen un puesto de control para las pocas personas que se les permite entrar y salir. “Este grupo de hombres nos aterroriza a todos. Han sido enviados por el comité del Partido Comunista de la provincia, por eso no hay nada que se pueda hacer respecto a esto”, declara un habitante.
Según Grangerou, la sofisticada operación de seguridad que rodea la ciudad de Dongshigu existe con el único propósito de prevenir cualquier contacto entre Chen y el mundo exterior. Chen y su esposa viven bajo arresto domiciliario dentro de su residencia, y a la única persona que se le permite entrar o salir es un pariente de edad, a quien se le concedió el privilegio sólo para hacer compras de menor importancia para el hogar.
Los problemas de Chen provienen su decisión, en 2005, de plantear una demanda contra el gobierno provincial local por permitir miles de abortos y esterilizaciones forzados contra la población, una práctica que es común en China como medio para hacer cumplir la “política nacional de un solo hijo”.
Con esta política, el gobierno chino solamente permite a los habitantes urbanos tener un solo hijo, y a los habitantes rurales dos, en un intento por frenar el crecimiento poblacional. Los que violan la ley son castigados con penas severas, que incluyen el aborto y la esterilización forzados, así como la confiscación de la propiedad y multas masivas. Aunque el gobierno chino prohíbe oficialmente los abortos forzados, penaliza a los gobiernos locales que no pueden mantener controlada a la población, creando un incentivo para que ejecuten tales medidas, que rara vez son castigadas.
Aunque Chen perdió el caso, reveló su documentación a la revista Time en una entrevista efectuada en el año 2005, que llevó a su arresto domiciliario y a juicio. Después de retener a todo su equipo legal en las vísperas de los procedimientos, el gobierno chino condenó a Chen a cuatro años de prisión. Él ha decunciado que fue golpeado por otros reclusos, a instancias de los guardias, cuando insistió en plantear una apelación.
Durante su encarcelamiento, Chen acaparó una cada vez mayor atención internacional. Su caso fue condenado por el Departamento de Estado de Estados Unidos, y le valió el prestigioso premio Magsaysay. Su esposa fue arrestada en momentos en que intentaba abordar un vuelo a Filipinas, para aceptar el premio en nombre de su marido, y fue puesta bajo arresto domiciliario, donde este año se reunió con su marido, después de que este cumpliera su condena.
El miedo del gobierno chino al abogado ciego que hizo un poco más que ejercer sus derechos legales en el sistema judicial de la nación refleja una actitud generalizada hacia los que cuestionan públicamente el gobierno dictatorial del Partido Comunista. Aunque el gobierno de China haya liberado gradualmente el sistema económico de la nación, dejando de lado a la gerencia socialista, la dictadura comunista continúa aplicando penas severas y arbitrarias contra los disidentes, frente a la condena internacional creciente.

En el paraíso comunista chino fuerzan a abortar a una mujer embarazada de 8 meses

octubre 21, 2010

EL terror comunista chino sigue con firmeza su política de abortos forzados

Una china embarazada de ocho meses habría sido obligada a abortar por la política de un solo hijo que se aplica el gobierno comunista en su país. Así lo informa hoy el diario británico The Guardian, el cual cita a una denuncia dada a conocer por el esposo de la mujer, Luo Yanquan, en su blog.
Según relata Luo, el pasado 10 de octubre una docena de personas irrumpieron en su hogar, golpearon a su mujer, la secuestraron y se la llevaron a la fuerza a una centro abortista, donde le inyectaron una sustancia que provocó el asesinato del bebé.
Según la policía de planificación familiar, que impone las restricciones a tener hijos por el terror rojo en China, la pareja no tenía permiso para tener un segundo hijo. China cuenta desde hace 30 años con la política de un solo hijo, la cual no permite a las parejas tener más de un hijo para controlar el crecimiento de la población del país, la cual se ha cobrado las vidas de centenares de miles de seres humanos.
Según la propaganda del gobierno, un funcionario confirmó a The Guardian que existe un registro de la esposa de Luo, pero que el aborto habría sido voluntario y que el esposo manifestó estar de acuerdo con la acción. Además, se estableció que la mujer habría estado embarazada de seis meses. Luo negó haber dado su permiso para que se le realizara un aborto a su esposa.

China y el desprecio a la Vida

agosto 18, 2009

China3El vaticanista italiano Sandro Magister señala que el paganismo, especialmente en países como la China comunista e India donde la evangelización es todavía incipiente, genera el desprecio por la vida de manera concreta con el aborto y el asesinato de recién nacidos. Para explicarlo presenta un artículo y un libro sobre la política abortista que en China exige que las familias tengan un solo hijo.

En su habitual columna, Magister se refiere a un libro escrito por el chino Harry Wu, que actualmente vive en Estados Unidos y preside la Laogai Research Foundation, que acaba de aparecer en Italia, “precisamente cuando el parlamento ha aprobado, el 15 de julio, una moción que comprometía al gobierno italiano a presentar a la asamblea general de la Organización de las Naciones Unidas una resolución contra el aborto como instrumento de control demográfico y para confirmar el derecho de toda mujer a no ser obligada a abortar”.

El libro, que en su versión en italiano se llama “Matanza de inocentes: La política del hijo único en China”, hace un balance de esta política anti-vida que se instauró en el país asiático en 1979, es decir hace 30 años.

Seguidamente Magister explica que “han hecho eco del libro en Italia sobre todo dos diarios: Avvenire, de propiedad de la Conferencia Episcopal, y el diario Il Foglio, dirigido por Giuliano Ferrara, un intelectual no católico, muy comprometido en la defensa de la vida del niño por nacer y en promover una moratoria internacional contra el aborto”.

Magister comenta luego que el interesante artículo “muestra que la matanza de los niños por nacer y de los infantes no es prerrogativa sólo de la China de las últimas décadas, sino que la acompañan muchas civilizaciones en el lapso de milenios. Existía en la antigua Roma pagana. Existía en la China de los siglos pasados. Existe en la India de hoy. La expansión misionera del cristianismo frecuentemente lo ha encontrado en su propio camino”.

Hoy, prosigue, “el aborto y el infanticidio vuelven a ganar terreno también en Occidente. Son moneda corriente del ‘nuevo mundo’ propugnado por especialistas en bioética como Peter Singer. Asoman en leyes como la de la eutanasia para niños hasta los doce años en Holanda”.

“Los éxitos y los fracasos de la expansión del cristianismo frecuentemente tienen su revés precisamente en la práctica de esta matanza”, concluye.

Para leer el artículo de Francesco Agnoli publicado en Il Foglio titulado “Moratorio contra los nuevos paganos” analizado por Magister, ingrese a: http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1339690?sp=y

El gobierno comunista chino instaura el aborto forzado

mayo 4, 2009
La brutalidad del gobierno comunista Chino, expresada con total crudeza por los abortos forzados.

La brutalidad del gobierno comunista Chino, expresada con total crudeza por los abortos forzados.

Ante las mejores condiciones económicas para buena parte de la población de China, números cada vez mayores de parejas han estado buscando madres sustitutas para que tengan a sus bebés, intentado superar las estrictas leyes de natalidad del país, y fomar una familia de más miembros que las que el gobierno les obliga a tener.
Ahora, hay signos de que las autoridades están comenzando a tomar cartas en el asunto, forzando a algunas madres sustitutas a que aborten sus bebés.
En la ciudad de Guangzhou, al sur del país, tres jóvenes madres sustitutas fueron descubiertas por las autoridades escondidas en un departamento común.
Poco después, los oficiales de planificación familiar y seguridad del distrito irrumpieron en el departamento, las metieron a empujones a una camioneta y llevaron al hospital del distrito, donde fueron conducidas a la guardia de maternidad, según relataron a Reuters.
“Yo decía llorando ‘No quiero hacer esto'”, dijo una joven llamada Xiao Hong, quien estaba embarazada de gemelos de cuatro meses.
“Pero de todos modos me arrastraron hasta el lugar y me inyectaron una aguja en el vientre”, dijo la mujer de 20 años sobre su odisea, que tuvo lugar a fines de febrero.
La mujer, que se negó a revelar su nombre completo por temor a represalias, sostuvo que los hombres la habían forzado a llenar un formulario de consentimiento antes de realizarle el aborto.
Otra de las sustitutas, que dijo provenir de una aldea en la provincia de Sichuan, relató cómo los oficiales le hicieron tomar píldoras para luego sacarle quirúrgicamente el feto de tres meses mientras estaba inconsciente.
“Estaba aterrorizada”, dijo la muchacha de 23 años.
Zhong Qingcai, un portavoz de la Comisión Provincial de Planeamiento Familiar de Guangdong se negó a ser formalmente entrevistado por Reuters, pero indicó que las autoridades estaban investigando los casos.
El periódico Guangzhou Daily informó que los funcionarios del distrito dijeron que las mujeres eran todas solteras y que estaban actuando como sustitutas “ilegales”. Agregó que las tres acordaron someterse a las “medidas de saneamiento” estipuladas por la ley.
Pero la directora de una agencia que vela por los derechos de las madres, pone en cuestión esta versión de los hechos.
“Es un crimen absoluto”, dijo Lu Jinfeng, fundadora del sitio “Madre sustituta de China”, que ha funcionado durante más de cinco años sin toparse con problemas como este.
“Llevarse a personas por la fuerza para practicarles un aborto es un hecho salvaje e ilegal que viola los derechos humanos”, agregó.
Desde organicaciones aobrtistas y desde el gobierno comunista, se justifican estos asesinatos por el dinero que ganan las madres sustitutas: “Se están poniendo más al tanto de la situación (…) muchas de las agencias (de sustitución) están ganando mucho dinero al igual que una industria organizada”, dijo Siu Yat-ming, un experto de cuestiones de planeamiento familiar de China de la Universidad Bautista de Hong Kong.
La red de agentes de sustitución, hospitales y doctores se ha extendido en los últimos años, ya que las parejas infértiles chinas con dinero contratan a madres sustitutas para que tengan a los bebés por ellos.
Las sustitutas a menudo deben ser escondidas en departamentos secretos durante el embarazo para evitar ser detectadas, mientras que los procedimientos de fertilidad, obstetricia y parto son realizados discretamente por personal médico en hospitales y centros de salud conectados a los agentes.
Es difícil tener cifras precisas sobre la envergadura de la situación, pero un informe reciente del semanario Southern Metropolis estimó que en China ya han nacido 25.000 bebés de madres sustitutas, basándose en estudios de agencias de sustitución realizados por las autoridades chinas. Para impedir que más bebés puedan vivir, el gobierno chino ha iniciado su cruzada de abortos forzadas.