Posts Tagged ‘Inglaterra’

David Cameron toma una decisión inédita: dejará que un grupo pro vida asesore al Gobierno británico

junio 10, 2011

El primer ministro británico, David Cameron, ha dado un paso adelante sin precedentes en el Reino Unido a favor de las posturas pro vida que están en contra del aborto. El premier británico ha incorporado al consejo asesor en materia de salud y educación sexual del Gobierno al grupo pro vida Life.
Life es una organización que se opone al aborto en cualquier circunstancia y que favorece en la educación sexual un enfoque basado en la abstinencia. Este nuevo foro que estará formado por diez voces diferentes (Life constituirá la única declaradamente antiabortiva) reemplazará al que hasta ahora se denominaba Grupo Asesor Independiente de Salud Sexual y el VIH.
Stuart Cowie, director de Life ha manifestado: “Estamos encantados de haber sido invitados al grupo, que con nuestra entrada contemplará puntos de vista que no siempre han esta representados en el pasado”.
Cowie ha manifestado que utilizará la vida para construir un “terreno común” con otros miembros del grupo. “Si podemos participar con otras personas en la reducción de el número de abortos nos estaremos ajustando a nuestros objetivos, además, no creo que sea desagradable para nadie cumplir estos objetivos independientemente de la posición de cada uno sobre cuándo comienza la vida”.
Sin embargo, la abstinencia en el terreno de la educación sexual será probablemente uno de los ámbitos en los que los diferentes grupos colisionarán. Por ejemplo, Life exige que se les diga a los adolescentes que los condones sólo dan una protección parcial contra algunas ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) y poca o ninguna protección contra otras.
Evidentemente, las voces discordantes no se han hecho esperar, incluso desde las organizaciones que se encuentran dentro del grupo que debatirá y asesorará al Gobierno sobre educación sexual y aborto. De hecho el nombramiento realizado por Anne Milton, ministra de Salud Pública, parece haber cogido por sorpresa incluso a algunos políticos.
Por ejemplo, el ex diputado liberal demócrata Evan Harris, advirtió que la presencia de la organización podría evitar que el control sobre las leyes del aborto a aplicar no funcione correctamente: “Cuando se tiene una organización que hace campaña contra la ley vigente y en contra de la política actual en materia de salud sexual, que está a favor de la anticoncepción y de garantizar que el aborto es una opción, entonces el riesgo es no poder evitar el acceso a la información confidencial”, afirmó.
Por otro lado, un portavoz del Departamento de Salud dijo: “para establecer un equilibrio, es importante que una amplia gama de intereses y puntos de vista estén representados en el foro”.
“Marie Stopes International y el British Pregnancy Advisory Service tienen intereses similares –prosiguió-. Les ofrecimos compartir adhesión, pero se negaron, y después de una cuidadosa consideración llegamos a la conclusión de que no era posible invitar a ambas organizaciones”, dijo el representante de Salud para esclarecer la polémica que se ha generado en torno a la no inclusión de una organización pro aborto en el grupo en beneficio de Life.
El foro está compuesto por representantes de la Asociación Británica para la Salud Sexual y el VIH; la Facultad de Salud Sexual y Reproductiva en el Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos, la Asociación de Directores de Salud Pública, la Asociación Británica del VIH, el Terrence Higgins Trust Brook , la Asociación de Planificación Familiar, el Foro de Educación Sexual y de la Mesa Nacional de la Infancia Marie Stopes Internacional, y Life.
En 2010 en el Reino Unido se practicaron un total de 189.574 abortos lo cual constituye un aumento del 0,3% respecto al año anterior. Estas cifras se dieron a conocer esta misma semana.
Life ofrece entre sus servicios asesoramiento y acompañamiento del embarazo y se define describe a sí misma como no confesional. Life respondió en un primer análisis a las cifras de aborto de 2010 sugiriendo que aplicar un período de reflexión antes de practicar los abortos podría desempeñar un papel importante en la reducción del número”.

Anuncios

Inglaterra paga un estudio que dice que los fetos no sienten dolor para justificar el aborto

junio 30, 2010

Para el gobierno británico no hay problema en matarlo, por que no le duele.

El gobierno británico ha encargado un estudio para justificar la aberrante legislación que en su país permite el aborto hasta los 6 meses de vida del feto. Según este estudio un feto humano no puede sentir dolor antes de las 24 semanas de gestación, por lo tanto, puede ser despedazado sin problemas.
La investigación concluye que antes de esos seis meses las terminaciones nerviosas del cerebro del feto no están lo suficientemente desarrolladas como para sentir dolor, y por lo tanto la vida humana que se va a destruir no tiene valor alguno.
Según las declaraciones de Allan Templeton, presidente del Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos que ha llevado a cabo la investigación, realizadas al diario The Times, la teoría de los opositores al aborto de que los fetos sienten dolor, está basada en los bebés prematuros. Sin embargo, “esto no se aplica para el feto en el útero”, asegura el doctor.
Suponemos que para comprobar si un feto siente o no dolor intraútero, se le habrá provocado daño físico a fetos indefensos y registrado su actividad cerebral posterior, algo que por sí sólo ya demuestra la categoría humana del gobierno británico, y de los “científicos” que han sido capaces de dañar intencionadamente a un feto humano para comprobar si sufría o no. Y por supuesto de las madres que se han prestado a este estudio, seguramente remunerado.
Todo un paradigma de la cultura de la muerte que se nos impone diariamente.
La legislación inglesa permite el aborto hasta la semana número 24 de embarazo en caso de que la vida de la mujer corra peligro o por motivos sociales y económicos.

Corrupción sexual de menores y promoción del aborto en Gran Bretaña desde los 5 años

febrero 24, 2010

La Casa de los Comunes del Reino Unido se dispone a votar una legislación esta semana que pretende introducir un programa de educación sexual a niños de escuela primaria a gusto de los impositores de la ideología de género, a partir de los cinco años. La Children, Schools and Families Bill también contiene muchas otras cláusulas que, dicen los críticos, no es tanto una negación de la enseñanza católica “como un completo desarraigo de la relación de ley natural entre padres, hijos y el Estado”.
La ley, que los miembros del Parlamento votarán este martes está causando una amplia preocupación entre sacerdotes y laicos del Reino Unido, que la ven como una ulterior erosión de las legítimas libertades. Dado que muchas de las escuelas católicas son financiadas o mantenidas por el Estado, la ley también amenaza erosionar la identidad católica de estas escuelas.
La legislación –que un sacerdote calificó de “espantosa”, sería imperativa para todas las escuelas estatales, incluidas las escuelas confesionales con financiación pública–, pretende no sólo enseñar sexo y educación en relaciones (SRE) sino que incluye orientación y direcciones para abortar y otros servicios opuestos a la vida y la familia.
Los críticos afirman que las escuelas serían forzadas a enseñar SRE según los principios de “igualdad”, “diversidad” y “derechos”, lo que es interpretado por el Gobierno como que incluye el aborto, control de natalidad, homosexualidad y “un amplio abanico de prácticas sexuales”. También tendrán que examinar sus programas de SRE según los principios de la ley, y tener en consideración el programa de educación sexual del Gobierno.
El Gobierno insiste en que las escuelas confesionales tienen derecho a proteger su ideario, pero queda sin clarificar cómo el Gobierno ordenará a las escuelas confesionales aceptar su agenda de salud sexual. Grupos de defensa, como la Sociedad para la Protección de los Niños no Nacidos (SPUC), afirman que aunque las escuelas puedan adaptar “el modo en que se enseñan las cosas”, el Gobierno a pesar de todo insistirá en que todos los aspectos de SRE tendrán que ser impartidos en todas las escuelas.
“No puede haber duda de que el Gobierno usará la ley, si se aprueba, para promover el aborto en las escuelas –dijo John Smeaton, director de SPUC–. Los principios de la ley serán usados para asegurar que la propaganda pro-aborto domine el contenido de la educación sexual” “Igualdad” y “diversidad”, dijo, “serán usadas para suprimir la oposición al aborto” y la abolición del derecho de los padres a retirar a los chicos mayores de las clases de educación sexual, “asegurará que ningún niño deja la escuela estatal sin que su cerebro haya sido lavado con la mentalidad pro-aborto”.
Los padres pueden pedir retirar a sus hijos de las lecciones de SRE, pero una vez que sus hijos llegan a los 15 años no podrán hacerlo. Los críticos señalan que esta edad está por debajo de la edad legal de consentimiento en el Reino Unido que es de 16 años. Actualmente, los padres tienen derecho a retirar a sus hijos de las clases de educación sexual a lo largo de todos los años de la educación obligatoria, aunque quienes se oponen a la ley afirman que el proceso es “confuso”.

Médicos dejan morir a bebé prematuro que nació dos días antes de “merecer” asistencia

septiembre 14, 2009

Sara Capewell y su hijo

Una madre inglesa vio a su hijo prematuro extremo morir en sus brazos sin asistencia médica alguna debido a que nació con 21 semanas y 5 días de gestación, dos días menos que el mínimo contemplado en los lineamientos sanitarios de Inglaterra.
Los médicos del James Paget Hospital de Norfolk ignoraron las súplicas de Sarah Capewell, quien en octubre del año pasado dio a luz a su hijo Jayden con unos cinco meses de gestación. Los médicos se negaron a asistir al bebé porque le faltaban dos días para cumplir con el requisito establecido en los lineamientos nacionales de la Asociación Británica de Medicina Perinatal, según los cuales debe ofrecerse asistencia solo a los niños que nazcan después de las 22 semanas de gestación.
Capewell declaró al Daily Mail que los médicos que la atendieron en el parto se negaron incluso a mirar al niño, que vivió por casi dos horas sin asistencia médica. El bebé respiraba sin ayuda, tenía fuertes latidos, movía brazos y piernas. Sin embargo, se negaron a trasladarlo a una unidad de cuidados especiales y le dijeron que habrían tratado de salvarlo si nacía dos días después.
“Cuando nació, sacó sus brazos y se impulsó con sus piernas”, recordó Capewell y narró que una obstetriz lo describió como un “pequeño luchador”.
“Yo llamaba a los doctores pero la obstetriz me dijo que no vendrían a ayudarme y tratara de disfrutar del tiempo con mi hijo”, agregó.
Ella arropó a su bebé y le tomó fotos. El niño murió en sus brazos menos de dos horas después de nacer.
Durante el trabajo de parto no le suministraron inyecciones para contener el nacimiento o reforzar los pulmones del bebé, siempre por la misma razón: no tenía 22 semanas de gestación.
Los médicos le pidieron a Capewell, que ya había tenido cinco abortos espontáneos, que tratara este parto como una pérdida y no como un nacimiento. Tras la muerte de su hijo, Capewell sostuvo una fuerte discusión con el hospital por su derecho de recibir certificados de nacimiento y defunción de su hijo, para poder celebrar su funeral.
Dos años antes del nacimiento de Jayden, Amillia Taylor nació en Florida con 21 semanas y seis días de gestación. La niña recibió asistencia médica porque los doctores pensaron que tenía una semana más de edad. La pequeña está por cumplir tres años y se convirtió en la bebé más prematura en sobrevivir.

Telepíldora abortiva para las británicas de entre 11 y 13 años

marzo 24, 2009

Las escolares de seis colegios del condado de Oxfordshire (sur de Inglaterra) podrán solicitar la píldora del día después mediante un SMS en virtud de un programa que se iniciará el próximo mes de julio.
Estas escuelas han sido elegidas para aplicar un programa que busca contrarrestar el incremento de los embarazos de adolescentes en el Reino Unido, país que tiene una de las tasas más altas de gestaciones en menores de edad entre los países desarrollados, y el que más gasta en estos absurdos y fracasados programas de promiscuidad infantíl.
Las autoridades facilitarán la píldora a las adolescentes que hayan mantenido relaciones sexuales sin protección o que piensen que esa protección no ha funcionado, e intervendrán en el caso de que las solicitantes tengan entre 11 y 13 años de edad. En lugar de informar a los padres, para que tomen las medidas educativas oportunas cuando tienen conocimiento de que sus hijas preadolescentes están teniendo una vida sexual para la que les quedan muchos años para estar preparadas, o de prestar apoyo psicológico, y educar en valores morales a las niñas que con absoluta incapacidad de responder de sus actos mantengan relaciones sexuales, las autoridades locales, políticas y sanitarias se limitarán a entregar medicamentos abortivos. Luego se sorprenderán de que la campaña suponga un fracso, a demás de producir graves daños a la salud de las niñas, al indicarseles una medicación explícitamente no recomendada por la industria farmacológica a menores de 16 años.
En declaraciones a la agencia de noticias PA, Hilary Pannack, directora ejecutiva de la ONG Straight Talking -dedicada a atender a adolescentes embarazadas-, manifestó que se trata de “una idea excelente”, pero que es necesario combinarla con otras iniciativas. Nos atrevemos a aventurar cuales serán las reacciones de esta señora y otras cabezas pensantes que han instaurado semejante programa cuando suponga un nuevo y rotundo fracaso: “Es necesaria una mejor educación sexual, facilitar el acceso a los anticonceptivos y píldoras abortivas, y empezar a hablar de sexo a los niños desde los 5 años”.

Un juez ordena el asesinato de un bebé enfermo pese a la oposición de sus padres.

marzo 21, 2009

La juez Parker ha decidido que OT no tiene derecho a vivir en todas las circunstancias, y le ha sentenciado a muerte

La juez Parker ha decidido que OT no tiene derecho a vivir en todas las circunstancias, y le ha sentenciado a muerte

Una juez británica a decidido que un bebé británico enfermo de 9 meses no merece vivir, y debe ser asesinado, a pesar de la oposición de los padres a que se tome semejante medida. Es el siguiente paso, en la cultura de la muerte, tras el de permitir la eutanasia: el de permitir las ejecuciones de personas enfermas.
Según publica hoy el diario inglés Daily Mail la juez Justice Parker decidió que un pequeño de 9 meses gravemente enfermo no merecía seguiir viviendo, y autorizó a los médicos del hospital en que se encuentra a desconectar los sitemas de soporte vital.
Los padres del niño, conocido por motivos legales sólo por sus iniciales, “OT”, dijeron estar profundamente afectados por la decisión de la juez. Los padres iniciaron uina batalla legal para mantener a su hijo con vida, en contra de la pretensión de los médicos que alegaban que “era un vida de sufrimiento a la que había que poner fin”.
Los padres observan el en bebé gestos de placer y alegría cuando es acariciado por su madre, e insisten en que, mientras la medicina avanza, puede aparecer un tratamiento para que mejore. Según los padres, sólo hay descrito en la literatura médica otro caso como el de su hijo, por lo que se trata de un “territorio inexplorado”. Así mismo lamentaron profundamente que su amado único hijo vaya a morir por la decisión de la juez.
Pese a todo, los padres afirmaron “haber hecho lo correcto, aunque se nos repetía sin cesar que no había esperanzas para él y que había que dejarle morir”.
Los padres, que no pudieron soportar escichar el despiadado veredicto, y esperaron fuera del juzgado a que se leyera la sentencia de su hijo, siguieron con su declaración:” Estamos, y estaremos siempre convencidos de que, pese a sus problemas, su vida merece la pena, y merece ser preservada el mayor tiempo posible, y es posible hacer eso, sin causarle sufrimiento. Esa era el verdadero problema con los médicos- ellos dicen que si vida es insufrible, y no tiene ningún fin; pero nosotros y algunas de las enfermeras creemos que experimenta placer y hay muchos momentos en que no presenta dolor. Nuestra creencia es humanitaria y en su interés, y creemos que hay que tomar todas las medidas para apoyarle.
Los padres alegan que retirarle el soporte vital se atenta copntra su derecho a vivir bajo la Convención Europea de Derechos Humanos, y han llevado a los médicos ante el Tribunal Supremo de Inglaterra.
Pero la juez Justice Parker decidió ayer que el niño no tiene “derecho a vivir en cualquier circunstancia”. Tras 10 días de juicio dió permiso a los médicos a pagar el soporte vital y terminar con la vida del niño.
Aún así, los padres han emitido una apelación, que podría cambiar las cosas.