Posts Tagged ‘Izquierda Unida’

Los comunistas interesados en imponer la cultura de la muerte mediante el aborto

julio 27, 2010

Los comunistas españoles, agrupados en la coalición Izquierda Unida (IU), fieles a su ideologóa de muerte, han expresado su exigencia a la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha el cumplimiento de la «Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo» para que las mujeres puedan matar a sus hijos uso en plena libertad.
Según explica en nota pública el concejal y portavoz de IU en el ayuntamiento de Toledo, Aurelio San Emeterio, es prioritaria la elaboración de «políticas preventivas de embarazos no deseados dirigidas específicamente a jóvenes, que incluyan la normalización de la educación sexual en los centros educativos y la accesibilidad de éstos a centros y servicios de salud sexual y reproductiva».
A juicio de IU, la reforma de la Ley abortista era necesaria, aunque entiende que la nueva normativa que entró en vigor el pasado día 5 es insuficiente.¿Qué más muertes querían los comunistas?
Además, ha criticado la política continuista de la región al seguir apostando por la intervención privada en las interrupciones y una «gran permisividad» hacia la objeción de conciencia.

Para IU, además, la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios está limitada porque no incluye a los profesionales farmacéuticos, por lo que se deja sin cobertura legal el acceso a la píldora del día después, y esto puede salvar las vidas de centenares de niños, algo intolerable para los comunistas.
San Emeterio ha señalado, coincidiendo por ejemplo con Hazte Oír, que «para IU resulta fundamental que el sistema público de salud asuma íntegramente la prestación del servicio como garantía del principio de equidad» y que la excepcionalidad de privatizar la prestación que recoge la ley no puede convertirse en la generalidad para toda la región.

El Congreso rechaza regular la eutanasia, de momento.

marzo 11, 2009

El Pleno del Congreso ha rechazado la proposición de ley sobre disponibilidad de la propia vida, presentada por los grupos comunistas y de extrema izquierda Esquerra Republicana, Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya Verds.
Durante la defensa de la propuesta, el diputado y médico comunista Gaspar Llamazares dijo que esta iniciativa resolvería «el absurdo debate que aún hoy tenemos entre dejar morir y ayudar a morir, entre la eutanasia activa y la eutanasia pasiva». En su particular forma de ver las cosas agregó que «beneficiaría al paciente terminal, al aportarle seguridad, sensación de control y mayor serenidad para soportar ese último tramo» y «haría que los cuidados paliativos no fueran solo un eufemismo sino una realidad como condición previa para tramitar cualquier solicitud en relación a la muerte previa».
La proposición de ley de ERC-IU-ICV pretendía modificar el Código Penal para que quedara exento de pena, mediante actos necesarios o de cooperación activa, quien facilitara la muerte digna y sin dolor de otra personas, a petición previa de esta.
Llamazares se ha preguntado por qué la decisión de morir dignamente, «respetada por la mayoría», «sigue llevándose a cabo de manera arbitraria, dependiendo de los medios de los médicos y de la Administración, sin ninguna regulación y en la clandestinidad».
«Lo que justifica la oposición a la eutanasia es una creencia, la de la santidad e inviolabilidad de la vida, respetable como posición personal, pero que no puede convertirse en un objetivo profesional ni en criterio de verdad y aun menos aplicarse a todos por igual», ha dicho Llamazares, demostrando el absoluto desconocimiento del código deontológico médico que rige las actividades de los profesionales, así como un absoluto desprecio por la inviolabilidad de la vida humana, algo que, como comunista, está innegablemente ligado a su esquema de pensamiento.
La portavoz socialista, Pilar Grande, ha afirmado que el camino iniciado en la pasada legislatura va en «la buena dirección, ya que responde a la demanda mayoritaria de la población» de recibir el adecuado tratamiento en el proceso de la muerte si así lo desean.
Además, los médicos pueden aplicar estos tratamientos «con seguridad jurídica y científica, y tienen derecho a rechazar los que solo prolongan la vida biológica y no mejora sus expectativas de recuperación produciendo un sufrimiento innecesario».
A juicio de la diputada socialista, es necesario un debate sostenido en el tiempo con todos los operadores jurídicos, científicos, asistenciales e institucionales, un debate que ayude a una «clara comprensión del problema que se intenta resolver».
Tras este debate «tranquilo» y «huyendo de casos puntuales», quizá la sociedad española «nos solicite dar un paso más, subir otro peldaño y acometer la regulación legal del derecho de los pacientes afectados por determinadas enfermedades terminales a pedir a los profesionales ayuda para poner fin a sus vidas».
«Pero creemos que este momento no ha llegado», ha enfatizado Pilar Grande.
Por su parte, el diputado del PP, Santiago Cervera, ha acusado a Llamazares de haber presentado un propuesta contraria al interés general: «Es una medida que desprotegería la vida en determinados supuestos y es claramente inconstitucional».
«No es lo mismo ayudar en el morir que ayudar a morir, por tanto la producción intencionada de la muerte o la cooperación activa a ella», ha subrayado Cervera.
El portavoz de CiU, Jordi Xuclá, ha razonado que en esta cuestión no se parte de cero, ya que la ley de autonomía del paciente permite a la persona decidir sobre el tratamiento que desea recibir al final de su vida.
Olaia Fernández Dávila, del BNG, que ha votado a favor de la propuesta de ley, ha explicado que la iniciativa es necesaria para despejar las dudas en relación con la legislación vigente.

IU hace el trabajo sucio al PSOE y propone una ley de plazos y otra de eutanasia

septiembre 16, 2008
El comunista Gaspar LLamazares, agente de la cultura de la muerte

El comunista Gaspar LLamazares, agente de la cultura de la muerte

Siempre atento a seguir el camino marcado por el PSOE, el portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, presentó ayer sendas proposiciones de ley sobre el aborto libre y la eutanasia, o el «suicidio asistido», como dicen en el Gobierno de Zapatero. Así, la estrategia socialista ha encontrado un rápido subalterno para echar un capote.

La proposición sobre el aborto recoge, en su artículo primero, que «el Estado garantiza a todas las mujeres en edad fértil el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.» Es decir, aborto libre dentro de unos plazos, que IU no concreta y deja con puntos suspensivos, para que el debate no se centre ahí: «La interrupción voluntaria del embarazo podrá realizarse dentro de las (…) primeras semanas de gestación», con una serie de condiciones que, en realidad, recogen todas las posibilidades imaginables.

La reforma de la ley del aborto se debatirá dentro de la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados, como pidió IU antes del verano. La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ya se ha encargado de formar un comité de expertos proabortistas, donde no tiene cabida ni una voz disonante.

«Suicidio asistido»

La otra proposición de ley se refiere al «suicidio asistido», que diría Bernat Soria, o a la «disponibilidad de la propia vida», como reza la iniciativa de IU. Eufemismos que sustituyen a la eutanasia. Otro asunto que marcó el último congreso federal del PSOE este verano, que el Gobierno ha situado en lugar preferente de su agenda a la vuelta de las vacaciones, y que Llamazares, raudo y veloz, ha puesto por escrito.

La iniciativa de IU despenaliza la conducta del que, mediante actos necesarios o de cooperación activa, permita, propicie o facilite la muerte digna y sin dolor a otra persona, a petición expresa, libre e inequívoca de ésta, en caso de que sufriera una enfermedad grave que hubiera conducido necesariamente a su muerte o le produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, o que, siendo permanente, le incapacitara de manera generalizada para valerse de sí misma. Se introduce el derecho del paciente a decidir libremente el tratamiento médico que se le vaya a aplicar.