Posts Tagged ‘levonorgestrel’

Presentan decálogo católico ante aborto químico

diciembre 2, 2009

El Observatorio internacional Cardenal Van Thuân sobre la Doctrina Social de la Iglesia publicó el llamado “Decálogo contra la píldora RU-486”, un sencillo manual que da a los católicos “diez buenas razones en contra del aborto químico”.
Según explicó su presidente, Mons. Giampaolo Crepaldi, “la cuestión de la vida está en el centro de la Doctrina Social de la Iglesia, como ha indicado claramente Benedicto XVI en su encíclica Caritas in veritate. Está en el centro porque atañe de forma radical a la persona y porque de la forma de afrontar el tema del respeto a la vida humana dependen todas las demás cuestiones sociales”.
El Observatorio propone el decálogo frente a la RU-486 por considerarla como la “expresión de una cultura disgregativa, que destruye la pasión por la vida y vulnera en su mismo origen el significado del hecho de estar juntos.
El decálogo recuerda que “un aborto es siempre un aborto” y su modalidad química o quirúrgica “no cambia su naturaleza de ‘delito abominable’, ya que no varía la voluntariedad de provocar la eliminación de un ser humano inocente”.
También recuerda que “el aborto químico no es menos peligroso para la salud de la mujer”; aclara que este fármaco “parece una medicina, pero es tan sólo un veneno” que causa la muerte.
En su punto cuatro, el decálogo explica que “la ‘píldora’ para abortar trivializa el aborto” pues “propicia dos trágicos errores: pensar que el aborto es algo fácil y que es una terapia médica de tantas”.
Asimismo, precisa que “la RU-486 condena a la mujer a la soledad” en un largo proceso de aborto; añade que las consumidoras del fármaco tienen “poco tiempo para una reflexión adecuada pues “las píldoras son entregadas a la mujer en plazos necesariamente breves, y para surtir eficacia tienen que administrarse durante los 49 primeros días del embarazo, lo que no permite una reflexión lo suficientemente meditada acerca de la decisión definitiva”.
El texto señala que la RU-486 “lleva a cabo una acción deseducativa”; “responde a una ideología” con la intención de que “esta modalidad química se convierta en la forma normal de abortar y que pueda incluso llegar a reemplazar a la anticoncepción”.
Finalmente, precisa que “al no tratarse de un fármaco, no puede imponerse a los médicos que la prescriban” y asegura que “un aborto es siempre y sólo un aborto”.
“Pese a su difusión, a las cifran tan abrumadoras que nublan su percepción real y al engaño semántico de su cambio de nombre (interrupción voluntaria del embarazo); pese a los esfuerzos encaminados a que pase inadvertido y a que resulte trivial y rutinario, el aborto sigue siendo un acto gravemente injusto, un duelo que es preciso elaborar, una herida que hay que curar. Perder conciencia de él no cambia la realidad de los hechos: un hecho es un hecho. Diga lo que diga cualquier ideología”, concluye el decálogo.
En España se comete un número indeterminado de abortos químicos, tamto por medio del levonorgestrel (Píldora del día después, PDD), como de la mifepristona (RU-486), desde que ambos fármacos fuesen legalizados y comenzase su comercialización en España durante el gobierno del ahora catedrático de ética de la Universidad Católica de Murcia, José María Aznar.

Anuncios

Corte de provincia argentina suspende suministro de “píldora del día después”

agosto 11, 2008

Pildora del Dia después, de efectos abortivos.

Píldora del Día después, de efectos abortivos.

Siguiendo el ejemplo del tribunal supremo de Chile, la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Primera Nominación de Córdoba (Argentina) ordenó suspender la prescripción y suministro de la llamada “píldoras del día después”, por su efecto abortivo, en todos los centros de salud de la provincia, acogiendo así los recursos de apelación interpuestos por las Asociaciones Civiles Mujeres por la

 

Vida y Portal de Belén.

 

 La entidad gubernamental emitió una resolución “ordenando a la Provincia de Córdoba se abstenga de prescribir a través de sus profesionales médicos, métodos anticonceptivos abortivos como el consistente en la ingesta del medicamento que contiene la droga denominada Levonorgestrel; conocido como ‘píldora del día después’ o ‘píldora del día siguiente’ o ‘píldora de anticoncepción de emergencia’, en condiciones de impedir la anidación del huevo en el útero materno”, como se lee en el documento.

En el escrito, el Vocal Mario Sársfield Novillo, sostiene que “no se puede imponer coactivamente a toda la población la utilización de los métodos de contracepción” ya que “una imposición de esta naturaleza sería violatoria del derecho a la intimidad de las personas”.

Por su parte la Presidenta de Mujeres por la Vida, Cristina de Delgado; el Presidente y el Tesorero de Portal de Belén, Aurelio García Elorrio y Jorge Scala, respectivamente, señalan que “los tres camaristas (que emitieron la resolución) reconocen que la vida humana comienza con la concepción o fecundación, y que desde ese momento corresponde proteger jurídicamente a cada ser humano”.

Asimismo, indican que los magistrados luego de estudiar la documentación presentada, advierten que esas píldoras “pueden evitar o retrasar la ovulación, prevenir la fertilización o evitar que un óvulo fertilizado se implante en la matriz o útero”; como han reconocido en su informe las autoridades locales, al afirmar que su función es “modificar el endometrio de esta manera se inhibe la implantación de un huevo fecundado si ya existió fecundación“.

Por eso los camaristas se remiten al fallo Portal de Belén de la Corte Suprema de la Nación, y declaran la “inaplicabilidad en todo el territorio de la provincia, del reparto de las denominadas ‘píldoras de anticoncepción de emergencia’, por atentar contra la vida humana en su etapa inicial, la más vulnerable”.

Desde Manifiesto por la vida nos felicitamos, y felicitamos a la Justica argentina por haberse puesto del lado del débil e indefenso. Es de lamentar que en nuestra Patria no sólo se administran semejantes fármacos, que no son medicamentos, pues no sólo no curan nada, sino que terminan con la vida de un ser humano, sino que se hagan con el patrocinio de las administraciones públicas, incluso a menores de edad sin el consentimiento de sus padres.