Posts Tagged ‘mentiras abortistas’

Los abortistas inventan excusas para justificar sus mentiras sobre el aborto

mayo 22, 2011

El periódico de extrema izquierda Público, ha publicado esta semana un artículo en que diferentes promotores del movimiento abortista ponen excusas a que las mentiras que esgrimieron para ampliar la ley del aborto (las mismas que se ponen en España se emplean en el resto del mundo), no se hayan cumplido..
Una de las mentiras más extendidas y repetidas de manera insistente como un mantra es que con la legalización del aborto, o con la liberalización mayor de éste, desaparecerían los abortos clandestinos que ponen en peligro la salud de las madres (no olvidemos que los abortos no clandestinos ponen igualmente en riesgo la salud de las mades, y todos ellos la de los hijos que son ejecutados). Pues bien, el título del artículo lo dice todo:
Los abortos clandestinos sobreviven a la Ley del Aborto.
Por tanto, la primera mentira se ha desmoronado. Y los propios abortistas han de admitirlo. Así, dos destacados personajes promuerte han reconocido el hecho. “La tendencia está al alza. Tenemos constancia de ello por lo que cuentan las chicas. A veces les cuesta contártelo, pero acaban sincerándose”, explica la presidente de la Asociación de Planificación Familiar de Madrid, Alexa Segura. “Sabemos que sucede y que va en aumento, aunque lleguen menos inmigrantes”, constata el presidente de la Fundación de la Sociedad Española de Contracepción, Ezequiel Pérez Campos. Por su parte el practicante de abortos condenado por la Audiencia de Barcelona por mala práctica médica al negar atención a las complicaciones que sufría una mujer a cuyo hijo había abortado el negociante de la muerte, y presidente de la asociación de comerciantes del aborto (ACAI), Santiago Barambio, ha declarado que “al menos en Catalunya no hay un repunte, pero se mantiene”.
El resto del artículo jusifica que estos abortos clandestinos se realizan principalmente entre mujeres de hispanoamérica, por las trabas que unos médicos malísismos les ponen para que maten a sus hijos, algunos de los cuales incluso “son objetores de conciencia”. Para ilustrar lo difícil que tienen estas madres sin escrúpulos asesinar a sus bebés en gestación, el artículo pone el testimonio, no sabemos si falso, como todo lo dmás, de una parricida que se queja de que una asociación provida intentó salvar la vida de su hijo convenciéndola de que lo tuviera, que ellos le prestaban toda la ayuda necesaria para llevar el ambarazo hasta el final. Pero la protagonista de la historia prefirió la ejecución, de modo ilegal, a demás, del bebé. Por su puesto que en España uno puede ir a la cárcel por conducir con exceso de velocidad, o por no presentarse en una mesa electoral cuando se le llama para ser presidente de la misma, pero no por abortar saltándose todas las disposiciones legales que lo permiten, por lo que fuera de los daños para su salud, a esta madre no le pasará nada. Y en caso de que el caso sea real, deja muy claro que sólo con ayudas a las madres no se termina con el aborto. Se impone una defensa ferrea desde el código penal que castigue a los culpables y defienda a los inocentes.

Anuncios

Desenmascaran las mentiras abortistas en Méjico: más muertes maternas por gripe que por abortos.

mayo 22, 2011

Campaña abortista en Méjico

Dado que 19 estados de la República de Méjico existe legislación que defiende la vida desde la concepción, por lo que están prohibidos los abortos, existe una campaña por parte de los promuertes de culpar a esta medida provida de las muertes de madres gestantes (y no de culpar a la mala atención sanitaria). Sin embargo esta mentira ha sido desenmascarada por el secretario federal de Salud José Ángel Córdova Villalobos, quién aseguró que esto no ha provocado un número mayor de muertes maternas porque más mujeres han fallecido por infecciones respiratorias al no haberse vacunado contra el virus de la influenza humana: “De ahí la importancia de la vacunación, muchas de estas personas si se hubieran vacunado no se hubieran muerto quizás la mayoría porque la eficacia de la vacuna fue verdaderamente importante”.

Una madre abortista acusó en falso a su marido de malos tratos para obtener ventajas en el divorcio.

abril 4, 2011

El caso es paradigmático de la ideología feminista que sufrimos. Una mujer acusa en falso a su marido, sin que éste tenga la presunción de inocencia, ni se comprueben lo hechos, y el hombre permanece imputado dos años y debe dejar su domicilio. A demás, la mujer, inmigrante marroquí, debe ser considerada una heroína por el movimiento feminista, pues, a demás de ejercer todas las injusticias legales posibles contra su marido, ejercitó dos veces su “derecho al aborto”.
Dos informes médicos emitidos en última instancia, la perseverancia en declararse inocente y la eficacia de su abogado le han salvado de ir a la cárcel de manera irremisible. Y, además, después de dos años, por fin se ha desprendido del estigma de hombre maltratador. Sobre su persona recaían graves imputaciones. Fue acusado de un delito de violencia de género y de haber provocado dos abortos a su esposa de sendas palizas. Le pedían casi tres años de cárcel. En las horas previas al juicio todo quedó esclarecido. Un certificado emitido por una clínica demostró que la mujer faltó a la verdad, que las interrupciones de los embarazos habían sido voluntarias y no como consecuencia de agresiones. En la vista, el juez llegó a pedir disculpas al acusado en nombre de la administración de Justicia. Ahora, la mujer se enfrenta a un proceso como imputada por un presunto delito de denuncia falsa.
La pesadilla para este hombre comenzó en 2009. El 15 de marzo de ese año, el acusado regresó sobre las dos de la tarde a su domicilio en cuyo interior, según se hizo constar en la denuncia, propinó una paliza a su mujer después de que ésta le manifestase que no había nada para comer.
La unidad familiar estaba compuesta por un varón natural de una localidad del Goierri y una mujer nacida en Marruecos que vino a Gipuzkoa con una hija fruto de una relación anterior.
La esposa denunció que el día de los hechos su esposo llegó embriagado y que tras conocer que no había preparado la comida, le agarró del cabello, le tiró al suelo, le propinó varias patadas en las piernas y brazos así como un puñetazo en la cara. Añadió que aquella situación se mantuvo hasta que se personó la Ertzaintza. En el momento en el que los agentes llegaron a la vivienda se encontraron con una mujer tendida en el suelo y al inculpado encima suyo.
La esposa denunció que venía soportando malos tratos de manera habitual desde hacía dos años. Relató que las discusiones eran reiteradas y que en el transcurso de las mismas era objeto de insultos, agarrones del pelo y puñetazos.
Pero la denuncia no quedó ahí. La presunta víctima reveló que quince días antes, hallándose embarazada de dos meses, el marido le golpeó en el estómago al tiempo que le decía que «el hijo que lleva dentro no era suyo». La mujer explicó que debido a esta agresión sufrió hemorragias que finalmente provocaron la pérdida del bebé.
Afirmó también que un año antes, estando también embarazada de dos o tres meses perdió otro hijo como consecuencia de otra paliza y que le tuvieron que practicar un aborto en Marruecos.
Las graves acusaciones estuvieron a punto de llevar al acusado a la cárcel. No llegó a pisar el centro penitenciario, pero fue por poco. No obstante, el proceso judicial en su contra siguió su curso. De poco sirvió que manifestase que su mujer mentía, que no le provocó ningún aborto, que jamás le había maltratado, que las lesiones que presentaba cuando acudió a la Ertzaintza no se las habían infligido él, que aquel mediodía cuando llegó a casa ya las tenía, que incluso de una de las lesiones tenía incluso costra, que la trifulca en el piso fue un montaje y que todo obedecía a una estrategia diseñada por su pareja, después de que él le mostrase su decidida intención de separarse dada la crisis matrimonial en la que vivían desde hacía algún tiempo.
Tras casi dos años de instrucción, el juzgado de lo Penal 2 de Donostia fijó fecha para el juicio. El ministerio público solicitaba un año de cárcel, medida de alejamiento y una indemnización de 300 euros. Por su parte, la acusación particular que ejercía la mujer reclamaba dos años de prisión, además de otros diez meses por dos delitos de aborto por imprudencia. También le imputaba por injurias y le exigía 10.000 euros por los abortos provocados.
Las acusaciones se mantenían incluso a pesar de que la Unidad de Valoración Forense Integral había emitido un informe en el que concluía que la mujer había «fantaseado o inventado las alegaciones, probablemente debido a problemas psicológicos (debido a su personalidad) y para obtener ganancias (en el proceso de separación)».
De casi nada sirvió tampoco que no existiese ningún informe médico respecto a que los abortos fueran consecuencia de las agresiones que denunció ni que sus médicos habituales jamás hubiesen observado lesiones en las diferentes exploraciones que con anterioridad le habían practicado.
Pero todo cambió en las horas previas al juicio. Dos informes médicos solicitados como prueba para el juicio por el abogado del acusado, el letrado Xabier Gurrutxaga, echaron por tierra la tesis acusatoria. Los dictámenes emitidos por dos clínicas desvelaron que los dos abortos que se le practicaron a la mujer fueron voluntarios y ninguno traumático.
Ante tal falsedad, la Fiscalía y la acusación particular retiraron las respectivas acusaciones. Lo hicieron el mismo día del juicio, cuando la esposa reconoció expresamente, a preguntas del fiscal, ante el juez de Penal 2 de Donostia que todo era falso. El marido quedó absuelto en aquel mismo instante. La denunciante se enfrentará ahora a un proceso judicial por un presunto delito de «acusación y denuncia falsa».
Según fuentes consultadas, los motivos que llevaron a la esposa a denunciar a su marido no fueron otros que los de obtener algún beneficio ante el proceso de separación matrimonial que se intuía. Durante el tiempo que duró la instrucción judicial hasta el reconocimiento de la denuncia falsa, el marido tuvo que salir del domicilio conyugal. Asimismo, en el mismo periodo, la esposa percibió las prestaciones económicas previstas por las instituciones para mujeres víctimas de maltrato.

La Gaceta de Intereconomía cada día es más un panfleto pepero que miente sobre el aborto.

febrero 21, 2011

El diario de Intereconomía “La Gaceta”, dirigido por Carlos Dávila, a vuelto a mostrarse una vez más como un panfleto partidista y mentiroso en el tema del aborto.
Dos artículos publicados en la edición de hoy 21 de febrero tratan el tema del aborto y la defensa de la vida. Pero lo hacen de forma repugnantemente servil a los interses partidistas del Partido Popular, que anteponen a la verdadera defensa de la vida.
En el primero de ellos, titulado “El floreciente negocio de la muerte” se dicen cosas como:

“hasta mediados de 2010, el nacisturus, como establece la Constitución y como refrendó el Tribunal Constitucional en su conocida sentencia de 1985, poseía un derecho a la vida que, en todo caso, podía colisionar con otros derechos fundamentales de la madre; mas no existía ningún derecho parental a acabar con la vida de los hijos como sí lo hay en la presente ley. Causa última esta que lleva a muchos padres a pensar que, al estar actuando dentro de la legalidad, obran rectamente aun cuando deciden abortar por puro capricho.”

Abortar por puro capricho, como se idce en el artículo, es algo que se hace en España con total tranquilidad e impunidad desde que el aborto está despenalizado. El hecho de que la madre pague por que maten a su hijo, se altera muy poco por que sea un derecho o un delito sdespenalizado. Para la madre, y para el médico abortista, las consecuencias reales del crimen son exáctamente las mismas.

Pero el párrafo que se lleva la palma del artículo es el siguiente:
“No podemos, pues, más que deplorar que esté floreciendo una industria dedicada a acabar cada año con la vida de más de 100.000 seres humanos. Ninguna sociedad moralmente sana puede acoger este tipo de actividades sin banalizar los derechos humanos sobre los que se fundamenta. El Gobierno, en su empeño por sojuzgar a todos los españoles, está obsesionado con acabar con valores tradicionales tan caducos y desfasados como la vida, la libertad o la propiedad privada. Por eso siempre que tiene ocasión emprende una cruzada relativista donde, como en el caso del aborto, bien y mal son dos conceptos que determina el Estado, es decir, el PSOE.
Confiemos en que el PP haya comprendido la trascendencia de la táctica socialista y vuelva a colocar los derechos a la vida, a la libertad y a la propiedad privada en el centro mismo de nuestro ordenamiento jurídico. Puede empezar derogando la sanguinaria Ley del Aborto.”

¿Vuelva a colocar el PP el derecho a la vida? ¿Como en 1996, cuango tras ganar las elecciones no movieron un dedo para defender la vida?¿Como en 2000 cuando legalizaron las píldoras abortivas, que tan profusamente se reparten an ayuntamientos y comunides en que gobierna dicho partido? ¿Como en Murcia, donde el aborto ha crecido un 383´9% durante los 15 años de gobierno del Partido Popular?¿Como en la Comunidad de Madrid, donde el gobierno regional no ha presentado acusaciones contra abortorios denunciados por ciudadanos y partidos políticos provida, ni ejecutado las propuestas de sanción por irregularidades realizadas opr los propios inspectores de su consejería de salud?.
En la Gaceta saben que el PP no va a poner el derecho a la vida en el centro de nada. Con el PP el aborto seguirá igual que con el PSOE, pues se trata de un partido abortista por convicción.
El segundo artículo, titulado “Aumenta el número de clínicas abortistas tras la aprobación de la ley“, miente en su titular, pues muchas de los abortorios nuevos han sido autorizados estando el vigor la ley abortistas que defiende el PP, y plantea la tesis de que es la nueva ley del PSOE la que ha disparado en España el aborto, y se olvida de que la ley que defiende el PP ha causado más de un millón de muertos, la mitad de los cuales cuando era ese partido el que gobernaba.
La noticia sugiere que los negocios abortistas crecen en las regiones gobernadas por el PSOE, y no tanto en las gobernadas por el PP:

Tres de las nuevas clínicas, nacidas en los últimos años, son catalanas: la Clínica Dalmases y la Clínica Ginecológica de Sants se ubican en Barcelona, y el Centro Médico Eira, en Tarragona. Los cinco centros restantes son la Aurora Clínic, ubicada en Baleares; la Clínica Los Lagos, en Cantabria; la Clínica Trotula Ruggiero en Almería; la Clínica Arce en La Coruña y, en Madrid, la Policlínica Retiro.

Esta información es falsa. Y cuesta creer que sea por incompetencia del periodista, a tenor de los antecedentes del periódico. Desde 2008 no es uno, sino tres también, igual que en Cataluña, el número de negocios abortisas que ha autorizado la Consejería de Sanidad del gobierno de Esperanza Aguirre: la Policlínica Retiro S.L., en calle Lope de Rueda 45, Sergine Médica S.L., en calle de Toledo, 135, y un tercer negocio abortista en Villalba.
Tambien es tendenciosa la información que se da sobre la financiación de los abortos. Bajo el epígrafe ” Dinero público” el artículo da la siguiente información:

El negocio del aborto, dirigido por empresas privadas y particulares, también se ve beneficiado por políticas públicas. En Cataluña, y a raíz de la nueva Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo del 1 de julio de 2010, los ambulatorios y hospitales públicos catalanes derivaron a las clínicas privadas autorizadas a las 1.904 mujeres que querían abortar. El Servicio Catalán de Salud tuvo desembolsó 709.000 euros por este concepto a dichas mujeres.

Se ignora que la Comunidad de Madrid es la mayor entidad financiadora de abortos de España, o que, por ejemplo, Castilla y León paga más del doble por terminar con la vida de un feto al negocio abortista que lo que paga una comunidad gobernada por socialistas como Andalucía.
Por último, nada comenta el artículo, que utiliza para ilustrar la noticia una foto del tristemente célebre abortorio Isadora, de la sangrante congelación que ha llevado a cabo el gobierno regional de la comunidad de Madrid, de un expediente administrativo por falta muy grave contra dicho negocio abortista.

Escándalo en Intereconomía: La Gaceta miente a sus lectores diciendo que Rajoy defiende la Vida

octubre 24, 2010

El diario La Gaceta, del grupo Intereconomía, ha publicado hoy una noticia en cuyo titular mentía descaradamente a sus lectores al afirmar que Rajoy defiende el derecho a la vida, la familia y la libertad de educación.

Nada menos.
Hasta hoy, el grupo medático de Julio Ariza había destacado por se una excepción entre los medios de la derecha Española, con una constante crítica al aborto. sin embargo hoy, desde el diario que dirige Cárlos Dávila se han antepuesto los intereses partidistas del PP a la verdadera defensa de la vida. El PP ni defiende la vida ni la familia. Y en La Gaceta lo saben. Así que no queda otra explicación que el diario pretende engañar a sus lectores para que apoyen a un partido abortista, a un candidato abortista, pues antes que la defensa de la vida está el interés electoral del PP.
Desde Manifiesto por la Vida recomendamos escribir a dicho diario, informándoles de que no han conseguido engañarnos, pero sí han perdido un lector.

Antología abortista de la ONU contra el procurador general de Colombia

julio 31, 2010

El Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, arremetió contra la postura del procurador General de la Nación de Colombia frente al aborto.
El organismo abortista supranacional recordó que la Corte Constitucional de Colombia avaló el asesinato de bebés en “casos excepcionales”, como la violación, el riesgo de muerte de la gestante con ocasión del embarazo o cuando sea el bebé quien presente malformaciones (los famosos supuestos que los abortistas airean como primer paso pasa instaurar el aborto indiscriminado) y se quejan de que, a pesar de ello, hay profesionales de la salud que se siguen negando a efectuar intervenciones de esta naturaleza.
A los supuestos garantes de los derechos humanos les preocupante que “proveedores de servicios de salud se niegan a proporcionar abortos legales y que el Procurador General de la Nación no apoya la aplicación de la sentencia de la Corte Constitucional (C-355 de 2006) en esta materia”.
La organización aplaudió al Estado colombiano por haber dado vía libre a la aplicación del aborto en las descritas circunstancias, en tanto que advirtió la necesidad de “ofrecer una estrategia clara y agresiva” en la materia, con el fin de” evitar que las mujeres sigan poniendo en riesgo sus vidas”(eufemismo para lograr la aceptación social del crimen del aborto).
También insistieron en la corrupción de menores como una obligación del estado: “Al Comité le preocupa que la insuficiente educación sexual en el curriculum escolar, y de información pública sobre cómo acceder a un aborto legal, sigue causando la pérdida de la vida para mujeres que han recurrido a abortos inseguros”, sostuvo la dependencia de la ONU.
En ese sentido, la Corte emitió una nueva sentencia, la T-388 de 2009, que conmina a los entes de control y al Gobierno Nacional a diseñar una agresiva plataforma que garantice la formación pedagógica a las adolescentes colombianas, en torno a los derechos sexuales femeninos, en lo que fue denominado como la cátedra del aborto; se trata de un fallo que fue apelado por el Procurador ante la Sala Plena de la Corporación.
Insistió, así mismo, en conminar al Estado a crear las herramientas del que sea necesario disponer para que ningún médico pueda negarse a practicar el asesinato de bebés la bajo las condiciones señaladas en la sentencia de la Corte Constitucional.

Desmontando las mentiras abortistas con hechos: CHILE DISMINUYE MORTALIDAD MATERNA SIN LEGALIZAR EL ABORTO

junio 25, 2010

Mientras que las organizaciones promotoras de asesinato de niños intraútero exigen la imposición de esta práctica terrorífica en países en que aún se defiende por ley toda la vida humana, siendo especialmente violentas en sus reclamaciones aquellos grupos que pretenden la cosideración del asesinato de los hijos como “derecho humano”, bajo el argumrento del “riesgo para la salud de las mujeres que supone el parto”(nunca hablan del riesgo que supone una deficiene antención sanitaria), una de esas naciones en que el aborto sigue siendo un crimen castigado por la ley ha demostrado que los abortistas vuelven a mentir.
En 1960 morían en Chile 870 mujeres durante el embarazo o parto, de las cuales 275 lo hacía por complicaciones relacionadas con el aborto. Sin embargo, las estadísticas actuales demuestran que durante esta etapa fallecen 44 mujeres y sólo dos perecen por alguna dificultad vinculada con la interrupción del embarazo.

“Si consideramos que entre 1931 y 1988 existió en Chile aborto terapéutico, el cual fue prohibido a partir de 1989, y comparamos ambos periodos, vemos que su estatus legal no produjo ningún impacto en la tendencia a la reducción de la mortalidad materna”, explica el doctor Elard Koch, epidemiólogo y académico del Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar de la Facultad de Medicina de la U. de Chile.
Más aún, añade el experto, después que el aborto terapéutico fuera impedido, la mortalidad materna y por aborto disminuyeron adicionalmente: de 41,3 a 18,2 (-44,1%) y 16,5 a 1,7 (-10.3%) por 100.000 nacidos vivos, respectivamente.
El doctor Koch resalta que, sin duda, junto con la promoción de embarazos seguros que incluye el control prenatal precoz, la atención profesional del parto y la atención obstétrica de alto riesgo, los factores clave que están asociados a esta “baja tan notable de la mortalidad materna” serían la reducción del analfabetismo de la madre, que era mayor a 154 por cada 1.000 nacidos vivos en 1960 versus 1,4 por cada 1.000 nacidos vivos registrados en la actualidad, y el incremento en la educación promedio de la mujer en edad económicamente activa: en 1960 era menor a cuatro años mientras que hoy supera los 12 años.

En tanto, un tercer factor involucrado, de acuerdo a los modelos de regresión para series temporales aplicados por el doctor Koch, correspondería a la cobertura de atención profesional del parto que en 1960 llegaba a 69% y hoy alcanza 99,7%.

“Vale la pena destacar que la reducción de la fertilidad en Chile (el número de hijos promedio disminuyó de 5.1 en 1960 a 1.88 en 2007) no presenta un efecto detectable en la baja de la mortalidad materna general luego de controlar por el nivel educativo, aunque si tuvo una influencia en la mortalidad específica por aborto”, comenta.

“Tras analizar la experiencia chilena en 50 años podemos concluir que la educación juega un rol fundamental para reducir la mortalidad materna. Una mejor formación de la madre permite el uso más adecuado de los servicios de salud materna disponibles, mientras que su mayor instrucción se asocia con el ingreso al mercado laboral, lo que retrasa el matrimonio y embarazo. Además, la mujer desarrolla su autonomía y autocuidado mediante el uso eficiente de distintos métodos de planificación familiar, lo que disminuye embarazos no intencionados y, en consecuencia, los abortos” acota el doctor Koch.

Añade que una mejor educación “puede facilitar que muchas mujeres reconozcan al embrión o feto como un ser humano, optando por tener al bebe aún cuando en principio ese embarazo haya sido no intencionado, lo que también disminuiría los abortos”. En resumen, dice, el caso chileno demuestra que las políticas públicas destinadas a mejorar la educación de la mujer y promover el embarazo seguro logran reducir la mortalidad materna sin la paradoja de legalizar el aborto inducido. Esto, puede orientar a otros países en vías de desarrollo para mejorar sus indicadores de salud materno-infantiles.

Los abortistas acusan a Google de poner en grave riesgo la salud y los derechos de las mujeres españolas

mayo 5, 2010

Google no quiere anunciar el negocio de quienes se lucran descuartizando niños.

Treinta negocios del aborto han iniciado un conflicto contra Google por la política del buscador de vetar sus anuncios al entender que pueden plantear problemas legales.
van a solicitar la mediación del Ministerio de Igualdad para que convenza a Google de que ponga fin a esta “política discriminatoria”, y levante la prohibición que pesa sobre estos centros clínicos de anunciarse en su servicio AdWords, los anuncios que aparecen cuando un usuario realiza una búsqueda por palabras relevantes, informaron fuentes de las clínicas.
Además, la representación legal de estos mercaderes del aborto estudia reclamar a la Comisión de la Competencia un posible abuso de posición dominante, por considerarn que el veto de Google es más relevante que el de cualquier otro soporte publicitario, al controlar en torno el 80% de la publicidad online en España. Tampoco descartan otras acciones legales si no son suficientes las gestiones con Igualdad, con cuya secretaria general, Isabel Martínez, se reunirán el próximo día 12.
El conflicto se inició cuando Google remitió a 7 abortorios (Centro Médico Eira, Centro Pacífico, Clínica Arce, Clínica Ginecológica Callao, Clínica Isadora, EMECE y Ginetec) recibieron una comunicación de Google AdWords, en las que se les indicaba que se bloqueaba su petición, porque la política del buscador impide anunciar webs que “promocionen servicios de aborto” que vayan dirigidos a 15 países, entre los que se encuentra España. Hay que destacar lo acertado de la política de Google, ya que 3 de los siete negocios abortistas citados han sido investigados por cometer abortos ilegales.
El 24 de abril, los abogados de las clínicas remitieron un burofax a Google lleno de tópicos y mentiras abortistas en el que le pretendías intimidar a la compañia para cambiar su política. “Con la aplicación de modelos morales ajenos a nuestra legislación, unido al hecho de que su buscador es referencia en nuestro país, se está no sólo infringiendo las citadas normas sino que se está poniendo en grave riesgo la salud y los derechos de las mujeres españolas”.
Se olvidan los negociantes de la muerte de que en España existe un sistema nacional de salud, con cobertura universal y relativamente eficaz, que es quién garantiza la atención a las mujeres españoles, así como a extrangeras, e incluso a los hombres, cuya salud esté amenazada o afectada, pero que en ningún caso es un riesgo para la salud el que no se anuncie el negocio de quién se lucra descuartizando bebés.