Posts Tagged ‘Mifepristona’

Presentan decálogo católico ante aborto químico

diciembre 2, 2009

El Observatorio internacional Cardenal Van Thuân sobre la Doctrina Social de la Iglesia publicó el llamado “Decálogo contra la píldora RU-486”, un sencillo manual que da a los católicos “diez buenas razones en contra del aborto químico”.
Según explicó su presidente, Mons. Giampaolo Crepaldi, “la cuestión de la vida está en el centro de la Doctrina Social de la Iglesia, como ha indicado claramente Benedicto XVI en su encíclica Caritas in veritate. Está en el centro porque atañe de forma radical a la persona y porque de la forma de afrontar el tema del respeto a la vida humana dependen todas las demás cuestiones sociales”.
El Observatorio propone el decálogo frente a la RU-486 por considerarla como la “expresión de una cultura disgregativa, que destruye la pasión por la vida y vulnera en su mismo origen el significado del hecho de estar juntos.
El decálogo recuerda que “un aborto es siempre un aborto” y su modalidad química o quirúrgica “no cambia su naturaleza de ‘delito abominable’, ya que no varía la voluntariedad de provocar la eliminación de un ser humano inocente”.
También recuerda que “el aborto químico no es menos peligroso para la salud de la mujer”; aclara que este fármaco “parece una medicina, pero es tan sólo un veneno” que causa la muerte.
En su punto cuatro, el decálogo explica que “la ‘píldora’ para abortar trivializa el aborto” pues “propicia dos trágicos errores: pensar que el aborto es algo fácil y que es una terapia médica de tantas”.
Asimismo, precisa que “la RU-486 condena a la mujer a la soledad” en un largo proceso de aborto; añade que las consumidoras del fármaco tienen “poco tiempo para una reflexión adecuada pues “las píldoras son entregadas a la mujer en plazos necesariamente breves, y para surtir eficacia tienen que administrarse durante los 49 primeros días del embarazo, lo que no permite una reflexión lo suficientemente meditada acerca de la decisión definitiva”.
El texto señala que la RU-486 “lleva a cabo una acción deseducativa”; “responde a una ideología” con la intención de que “esta modalidad química se convierta en la forma normal de abortar y que pueda incluso llegar a reemplazar a la anticoncepción”.
Finalmente, precisa que “al no tratarse de un fármaco, no puede imponerse a los médicos que la prescriban” y asegura que “un aborto es siempre y sólo un aborto”.
“Pese a su difusión, a las cifran tan abrumadoras que nublan su percepción real y al engaño semántico de su cambio de nombre (interrupción voluntaria del embarazo); pese a los esfuerzos encaminados a que pase inadvertido y a que resulte trivial y rutinario, el aborto sigue siendo un acto gravemente injusto, un duelo que es preciso elaborar, una herida que hay que curar. Perder conciencia de él no cambia la realidad de los hechos: un hecho es un hecho. Diga lo que diga cualquier ideología”, concluye el decálogo.
En España se comete un número indeterminado de abortos químicos, tamto por medio del levonorgestrel (Píldora del día después, PDD), como de la mifepristona (RU-486), desde que ambos fármacos fuesen legalizados y comenzase su comercialización en España durante el gobierno del ahora catedrático de ética de la Universidad Católica de Murcia, José María Aznar.

Anuncios

Vaticano y el Gobierno critican llegada de abortivo RU 486 a Italia

diciembre 17, 2008

Pildora abortiva, introducida en España por la derecha.

Pildora abortiva, introducida en España por la derecha.

La inminente llegada del fármaco abortivo RU 486 a Italia, que podría tener lugar antes de que termine el año, ha sido criticada tanto por el Vaticano como por algunos exponentes del Gobierno de centro-derecha.

El Presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud, Cardenal Javier Lozano Barragán, no dudó en condenar el uso del fármaco en base a su condición abortiva.

En declaraciones recogidas por los medios italianos, el Cardenal Lozano Barragán aseguró que la Iglesia “comprende el drama de una joven que se queda embarazada en contra de su voluntad, pero condena el aborto sea cual sea el modo en que se practique, porque consiste en matar a un ser inocente”.

Según el Cardenal, esperar un hijo en contra de la propia voluntad es un “drama” pero “en la jerarquía de dramas el mayor drama es la muerte y todavía más si se inflige a una persona inocente como es un hijo no nacido”. “La vida está por delante de todo lo demás”, remarcó.

Por su parte, la vicesecretaria del Ministerio de Salud de Italia, Eugenia Roccella, consideró que “la valoración de los riesgos y beneficios de la píldora deja muchas dudas”, mientras que la ministra de Políticas Juveniles, Giorgia Meloni, recordó a las mujeres italianas que la RU 486 no es un anticonceptivo sino “un aborto a todos los efectos”.

La Agencia Italiana del Fármaco (Aifa) podría autorizar definitivamente la comercialización de la píldora en Italia ya esta semana. Uno de los temas que queda pendiente es la negociación del precio con la empresa productora, la francesa Exelgyn.

En España, gracias al complejo de inferioridad progresista de nuestros políticos de centro derecha, y a su absoluta falta de escrúpulos, llevamos 10 años de ventaja en asesinar bebés con mifepristona, gracias a su legalización por el gobierno del Partido Popular.

El barco de la Muerte no tiene licencia para practicar abortos de más de 7 semanas

octubre 16, 2008
Puerto de Valencia

Puerto de Valencia

La organización abortista Women on Waves, y las demás asociciones abortistas españolas que les han “invitado” a Valencia, para “burlar las restricciones legales al aborto en España”, cometiendo sus asesinatos de bebés en aguas internacionales al amparo de la ley holandesa, están realizando una campaña de propaganda en la que presentan el aborto en España como un “derecho limitado por la ley”.

Sin embargo, lo que no comentan los partidarios de la matanzas de bebés es que en verano de 2004 el ministerio de sanidad Holandés prohibió al barco de la Muerte realizar sus siniestras actividades a menos de 25 kilómetros del hospital de Amsterdam con el que tenían un concierto de asistencia en caso de complicaciones en el proceso del aborto, dadas las pocas garantías para la salud de la mujer abortante que ofrece la embarcación.

Esta restricción fue levantada en abril de 2007 parcialmente, permitiendose desde entonces terminar con la vida de niños menores de 7 semanas de vida y sólamente mediante abortos farmacológicos, es decir, con el empleo de Mifepristona (también conocido como la píldora abortiva, RU486), legal en España desde la época del gobierno de José María Aznar, o Misoprostol, otro fármaco legal en España. Por lo ninguna mujer que se vea abocada a abortar en España, tendría ninguna dificultad en terminar con la vida de su hijo en condiciones idénticas a las que ofrece la organización feminista-abortista holandesa, ya que en España la práctica del aborto es muchísimo menos restrictiva que aquella que le es permitido a Women on Waves. Se trata pues sólamente de una campaña de propaganda, orquestada para apoyar las pretensiones del PSOE de introducir el aborto libre, que a demás es simplemente ridícula. Lo trágico es que terminará con la vida de varios niños.

Pildora abortiva, legal en España desde el gobierno de Aznar

Píldora abortiva, legal en España desde el gobierno de Aznar

En vista de las dudas de que en el Barco de la Muerte se vaya a cumplir la legalidad, y que su intención es la de inducir a las mujeres a cometer un delito de aborto, Alternativa Española ha puesto en conocimiento de la autoridad portuaria el hecho, y ha solicitado que impida al barco el acceso al puerto si no contara, para su labor, con los permisos administrativos oportunos; impida que zarpe hacia aguas internacionales si queda evidenciado que sus actividades vulneran la actual legislación española; recabe la ayuda e intervención de las autoridades administrativas y fuerzas de seguridad para que velen por el cumplimiento de la legislación.

Por otro lado, estaremos pendientes de las quejas que ante el consulado holandés se han anunciado en caso de que a demás de la ley española, se incumplan las licencias que el gobierno holandés ha dado a los abortistas.