Posts Tagged ‘objeción de conciencia’

El personal sanitario se opone a intervenir en la práctica de abortos

julio 12, 2010

Izquierda Unida presentó esta semana una iniciativa para que el Congreso inste al Gobierno a desarrollar la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, antes de que finalice este año. Respecto al derecho de los profesionales sanitarios a la objeción de conciencia, IU-ICV pide en esta proposición no de ley que el gobierno la desarrolle en un reglamento, en el que conste que debe ser ejercida de manera individual y por escrito.

Gaspar Llamazares, de Izquierda Unida, aseguró que se quiere evitar la posibilidad de que se dén casos de “boicot colectivo” a la hora de practicar un aborto legal, lo que entiende se produciría si todos los médicos y el personal de un centro sanitario público, o vinculado, declaran su objeción de conciencia ante esa práctica, lo que viene sucediendo en muchas Comunidades Autónomas desde la entrada en vigor de la anterior ley, que despenalizaba el aborto en varios supuestos.

Se deberá garantizar, añade, que en todos los centros sanitarios públicos y en los vinculados a ellos que estén capacitados para realizar esa prestación habrá profesionales no objetores. Además, quienes se declaren objetores para no intervenir en la interrupción de un embarazo sí estarán obligados a dispensar a las mujeres el tratamiento previo y posterior a la intervención quirúrgica, sin que en esas fases puedan alegar objeción de conciencia.

Alternativa Laica asegura que la objeción no puede ejercerse por todos los profesionales sanitarios de un centro público
También la plataforma atea Alternativa Laica afirmó ayer en Toledo que la objeción de conciencia sobre la que informó el presidente del Colegio de Médicos de esa provincia se asemeja a «un boicot encubierto», y exigió al Gobierno regional que el Servicio de Salud de Castilla La Mancha (Sescam) garantice el aborto en la sanidad pública.

Alternativa Laica ha criticado con mayor dureza a los colegios de médicos que, como el de Toledo, aseguran a los médicos que no pueden considerarse obligados a poner en practica la Ley del aborto. Para la organización laicista, se trata de “una especie de objeción de conciencia colectiva de los profesionales del sector dando por sentado que ningún médico va a practicar una interrupción del embarazo en esta comunidad autónoma», lo que «se parece mucho a una suerte de boicot encubierto» opuesta, a su juicio, a la obligación de cumplir la ley a la que como funcionarios están obligados. En nota de prensa esta organización ha criticado también al Partido Popular por recurrir al Tribunal Constitucional:

“La utilización del TC como tercera cámara tratando de ganar en el mismo lo que pierde en el Parlamento por carecer de mayoría suficiente, no deja de ser un mecanismo escasamente democrático, en un intento por imponer aquellas razones de fondo que mejor se alinean y coinciden con las posiciones defendidas por la Conferencia Episcopal Española y los sectores más ultras de los movimientos antiabortistas, a los que de manera sistemática rinden tributo”.

Andoc defiende que es un derecho fundamental que no necesita mayor regulación
La Asociación Nacional para la Defensa del Derecho de Objeción de Conciencia (Andoc), advirtió ayer de esa situación. “La administración sanitaria —señala Andoc— está enviando a los médicos y otros profesionales de la Atención Primaria el mensaje de que ellos no tienen derecho a objetar”. Lo cierto es que estos se han convertido en el primer eslabón del aborto, ya que son ellos los primeros en atender a las mujeres que desean abortar. Por todo ello, desde el punto de vista de Andoc “carece de justificación privar a estos médicos de un derecho fundamental como es la objeción, reconocido por los tribunales, que no necesita regulación para ser ejercido y que debe interpretarse con la máxima amplitud, diga lo que diga la nueva ley del aborto”.

Por el momento Andoc ha aconsejado prudencia a los afectados: “Les hemos recomendado que comuniquen su objeción a sus colegios profesionales y no en registros públicos que pueden servir para coaccionar o discriminar a los objetores. Asimismo les hemos recomendados que intenten hablar con sus jefes de servicio para defender sus derechos y su postura”. Este es el comunicado hecho público:

En los últimos días, nos han llegado numerosas consultas de médicos de Atención Primaria, provocadas por la confusión e incertidumbre, originadas por la aplicación de la ley del aborto, en particular sobre la posibilidad de ejercer la objeción de conciencia. En muchos casos, están recibiendo el mensaje de la Administración Sanitaria y, ocasionalmente, de sus Colegios Médicos, de que no tienen derecho a objetar.

En este sentido, queremos recalcar que la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios al aborto es un derecho fundamental, reconocido por los Tribunales, que no necesita regulación para ser ejercido, y que debe interpretarse “con la máxima amplitud con que la libertad ideológica está reconocida en el art. 16.1 de la Constitución, y que hace necesario que el ámbito de este derecho no se recorte ni tenga “más limitación en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley”.

La nueva ley del aborto se limita a señalar que podrán objetar los profesionales “directamente implicados” en el aborto, que habrán de manifestar su postura “anticipadamente y por escrito”. No especifica más.

Como la doctrina constitucional respecto a la oc médica (STC 53/1985), no establece un “numerus clausus” de profesionales; ni habla de participación o cooperación necesaria, carece de justificación privar a los médicos de AP de su derecho fundamental a la objeción, toda vez que, de ordinario, son los primeros que atienden a la mujer que solicita el aborto, y los responsables, por tanto, de dar el visto bueno clínico a la prescripción; su papel no puede convertirse en meros tramitadores de unos papeles.

En este sentido, nos remitimos a unas declaraciones recientes de la ministra de Sanidad, que ha recordado la existencia de una sentencia del Tribunal Constitucional (la de 1985) que reconoce a los médicos la objeción de conciencia con carácter particular, y que “está perfectamente claro” que los profesionales sanitarios que quieran acogerse a esa cláusula pueden hacerlo sin problemas. Concluye, además, que por el momento, no ve la necesidad de hacer un desarrollo reglamentario específico.

Pretender utilizar a los médicos de AP y, en su caso, a algunos trabajadores sociales, como los “ejecutores” de unas prácticas que la inmensa mayoría de los profesionales sanitarios españoles rechazan, nos parece, además de un ataque a su libertad de conciencia, un desprecio a su dignidad profesional.

Médico que salvó la vida de un niño al negarse a abortarlo queda finalmente absuelto

mayo 11, 2010

En diciembre pasado, la un juez de Colombia ordenó que el centro médico Cosmitet Ltda. y el médico del caso (Germán Arango Rojas) fueran sancionados porque en enero del 2008 no atendieron la solicitud de los padres de la menor para que se realizara el aborto.
La familia de la menor interpuso una demanda y un tribunal de Manizales condenó a la entidad y al médico a pagar perjuicios, y el Tribunal de Ética Médica suspendió al galeno.
Finalmente, la joven, que padece síndrome de Down tuvo el bebé, que le debe la vida al doctor Germán Rojas, que se negó a asesinarlo, y fue dado en adopción.
El médico a interpuesto a su vez una querella contra el tribunal que le juzgó, y de momento en la apelación ante la Pocuraduría de la Nación, ha obtenido una sentecia favorable que dice dice que la condena contra el médico es «una manifiesta violación de los derechos fundamentales a la justicia, a la igualdad y al debido proceso», pues asegura que Arango Rojas no pudo defenderse y que solo vio a la menor una vez. Según la Procuraduría, el médico «fue condenado en abstracto».
El Ministerio Público dice que no tiene «ánimo de cuestionar de fondo» la sentencia, pero le pidió a la Corte o que declare su nulidad o que aclare lo que tiene que ver con el profesional de la salud.
por su parte, médico asegura que vio a la niña una sola vez cuando el embarazo estaba entre las 18 y 19 semanas y que, en efecto, la familia pidió que se practicara un aborto, a lo que él se negó por objeción de conciencia y porque, en su concepto, «en el momento no era posible establecer si la concepción fue producto de un acto sexual violento». Esas explicaciones no quedaron en el expediente de la Corte.

El Partido Familia y Vida apoya expresamente la objeción de conciencia de los farmacéuticos.

diciembre 9, 2009

El Presidente del PFyV considera «que la Objeción de Conciencia debe primar ante los actuales intereses partidistas y ante cualquier legislación que atente contra la Vida”.

Rafael Llorente Martín ha remitido una carta de apoyo a la Plataforma de Profesionales Farmacéuticos que han firmado el “MANIFIESTO ANTE LA NUEVA SITUACIÓN DE DISPENSACIÓN DE LA PÍLDORA DEL DÍA SIGUIENTE”:

Muy Sres mios,

Ante la noticia del citado manifiesto querríamos desde el Partido FAMILIA Y VIDA darles nuestro más sincero apoyo.

Consideramos que la Objeción de Conciencia que debe tener todo profesional reconocido como derecho inalienable, debe primar ante los actuales intereses partidistas y ante cualquier legislación que atente contra la Vida.

Consideramos que efectivamente se ha creado, interesadamente, mucha confusión en nuestra sociedad respecto a la expedición y uso de la llamada “píldora del día después”; que no se ha informado adecuadamente sobre la misma deliberadamente y que sus fines, en cuanto a la liberalización decretada, nada tienen que ver con el real propósito de la misma; introducir un nuevo método anticonceptivo (y abortivo) en nuestra sociedad.

Uds., como profesionales del sector farmacéutico tienen en sus manos una increíble y maravillosa capacidad para poder hacer ver la realidad y la verdad sobre esta cuestión. Su influencia es crítica, decisiva a nivel social, en tanto que son quienes tratan, cara a cara, con quienes acuden a sus establecimientos a por dicho producto.

Desde el Partido familia y Vida queremos apoyarles plenamente en este noble empeño.
Rafael Llorente Martín

Mayoría de estadounidenses no quiere aborto en reforma de salud.

octubre 8, 2009

Un nuevo estudio realizado a nivel nacional demuestra que la gran mayoría de ciudadanos de Estados Unidos, un 67 por ciento, está a favor de la reforma de salud pero se opone a que ésta, como la impulsa la administración Obama, incluya el aborto pagado con fondos federales. Un porcentaje similar apoya además el derecho a la objeción de conciencia.
El estudio realizado por International Communications Research (ICR) en septiembre de este año muestra además que un 68 por ciento de los encuestados tampoco desea que su póliza de seguro incluya el aborto, mientras que solo un 24 por ciento sí lo aceptaría.
Estos números, explica la Directora Asistente de Comunicaciones de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Deirdre Mc Quade confirman que «con cada semana todo se hace más claro: el público estadounidense en general no quiere pagar la cobertura del aborto y no quiere que la reforma de salud sea usada para promover el aborto».
El aborto, explicó, «no es un servicio de salud. Los obispos de Estados Unidos están trabajando duro para asegurar que la reforma de salud sirva a los más vulnerables entre nosotros: especialmente los pobres, los inmigrantes y los no nacidos».
Más información (en inglés) http://www.usccb.org/healthcare

El Papa le dice al embajador del abortista Obama que hay que respetar la vida y la objeción de conciencia.

octubre 2, 2009

Al recibir esta mañana las cartas credenciales del nuevo Embajador de Estados Unidos ante la Santa Sede, Miguel Humberto Díaz, el Papa Benedicto XVI resaltó la necesidad de promover la dignidad humana, el respeto al derecho inalienable a la vida, desde la concepción hasta la muerte natural, así como el derecho a la objeción de conciencia del personal de salud y de los ciudadanos en general.
Al comenzar su discurso en el que recordó su visita a Estados Unidos y luego de comentar que diversas culturas, a través de la inmigración, han enriquecido a este país, el Santo Padre alentó a vivir el «anhelo de libertad y la búsqueda de la felicidad» desde una perspectiva que vaya más allá de lo individual, es decir, «del bien común y de toda la familia humana».
Ante la crisis económica internacional, dijo el Papa, se necesita «un modelo de globalización inspirado en un humanismo auténtico, en el que los pueblos sean considerados no como meros vecinos, sino como hermanos y hermanas».
Luego de resaltar la urgencia de vivir la solidaridad, respetando la dignidad del hombre y ayudando a superar la pobreza dándole a los más necesitados «acceso al agua y al alimento, a los cuidados básicos de salud, así como a políticas justas de comercio e inmigración», Benedicto XVI explicó que «el verdadero progreso, como insiste la doctrina social de la Iglesia, debe ser integral y humano; no puede prescindir de la verdad sobre el ser humano y debe estar dirigido siempre a su bien auténtico».
En una palabra, continuó, «la fidelidad al hombre requiere fidelidad a la verdad, que sola es garantía de la libertad y del desarrollo verdadero». Por su parte, resaltó el Papa, «la Iglesia en Estados Unidos desea contribuir al debate del asunto ético y social que le darán forma el futuro de esta nación proponiendo argumentos respetuosos y razonables basados en la ley natural y confirmadas por la perspectiva de la fe».
La visión religiosa, dijo Benedicto XVI, «y la imaginación religiosa no limitan, sino que enriquecen el discurso político y ético, y las religiones, precisamente porque se relacionan con el destino último de todo hombre y toda mujer, están llamadas a ser una fuerza profética para la liberación humana y el desarrollo del mundo, especialmente en las zonas afectadas por conflictos».
El Papa Benedicto XVI se refirió luego al valor de la libertad humana y reiteró que su preservación «está inseparablemente ligada a la verdad y a la búsqueda del auténtico florecimiento humano. La crisis de nuestras democracias modernas exige comprometerse en el diálogo razonado en el discernimiento de políticas prudentes y justas que respeten la naturaleza y la dignidad humana».
La Iglesia en Estados Unidos, precisó, «contribuye a este discernimiento, en particular, por medio de la formación de las conciencias y su apostolado educativo, con los que hace una significativa y positiva contribución a la vida civil de Estados Unidos así como al debate público».
Aquí, subrayó el Papa, «pienso particularmente en un claro discernimiento en relación con los temas que afectan a la protección de la dignidad humana y al respeto del derecho inalienable a la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, así como la protección del derecho a la objeción de conciencia por parte del personal sanitario y de todos los ciudadanos en general».
Finalmente, Benedicto XVI afirmó que «la Iglesia insiste en el irrompible lazo entre la ética de la vida y cualquier otro aspecto de la ética social, ya que está convencida, como dijera proféticamente Juan Pablo II, que ‘una sociedad carece de fundamentos cuando, por un lado, defiende el valor de la dignidad de la persona, la justicia y la paz, pero luego, por otro lado, actúa radicalmente de forma contraria permitiendo o tolerando una variedad de formas en las que la vida humana es devaluada y violada, especialmente si es débil o marginalizada'».

AES reclama que se garantice el derecho de los facultativos a no vender la píldora del día después

octubre 1, 2009

Tras la decisión del gobierno de proceder a la distribución sin receta médica de la píldora abortiva del día después, PDD, el partido Alternativa Española (AES) (en la imagen, Rafael López Diéguez, su secretario general) cree que se da un nuevo impulso a la expansión en España de la cultura de la muerte, por lo que pide el derecho a la objeción de conciencia por parte de médicos, farmacéuticos y sanitarios. «El gobierno, en su afán totalitario, quiere imponer la obligatoriedad de dispensarla a los farmacéuticos, al entender que se trataría de una prestación más, violando el derecho a la objeción de conciencia inherente a la persona», señala la formación socialcristiana.
AES denuncia que «el gobierno ha tomado esta medida impulsado por su deseo de esconder tras la estadística la realidad», con lo que a su juicio «se trata de conseguir un descenso estadístico en el número de abortos, ya que los niños asesinados por estos anti-medicamentos no quedan registrados».
Pese a que AES ha denunciado reiteradamente la distribución, con control médico, de las píldoras abortivas auspiciada por las consejerías de Sanidad de varias autonomías, se posiciona una vez en contra de este impulso a «la cultura de la muerte» y apunta también que «difundir su uso entre las adolescentes puede tener consecuencias graves en la salud de las chicas que confiadamente la tomen al tratarse de una bomba hormonal».

La OMC en defensa de la objeccion de conciencia

septiembre 3, 2009

Ante la posibilidad de que las menores de 16 años puedan abortar sin consentimiento paterno y las declaraciones hechas por el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, en el sentido de que “no cabe objeción de conciencia” para los médicos, por las que se intenta imponer el aborto obligatorio al personal sanitario, el Consejo General de Colegios de Médicos ha manifestado su rotundo rechazo a este planteamiento y ha reiterando que “no se debe discriminar a nadie a causa de sus principios”.

La OMC recuerda que la Constitución española y la LOPS respaldan la objeción de conciencia como un derecho de todos los ciudadanos y reclama un proceso de validación para los médicos y otros profesionales sanitarios que deseen acogerse al mismo.
en este sentido recuerda que la naturaleza jurídico-constitucional de la objeción de conciencia sanitaria es la de un derecho fundamental. Por consiguiente, y aun cuando las leyes reguladoras en esta materia son escasas, la objeción de conciencia es constitucional, al igual que es un derecho para el paciente exigir la mejor prestación sanitaria.
De ahí que desde la Organización Médica Colegial de España se haya solicitado, con todo el respeto a las modificaciones legislativas en curso, la necesidad “urgente” de que la nueva ley del aborto incluya durante su tramitación parlamentaria la objeción de conciencia del personal sanitario, como así se recoge en casi todos los países con legislaciones despenalizadoras del aborto.
El Consejo General de Colegios de Médicos, a través de su Comisión Central de Deontología, considera imprescindible la validación deontológica de los casos de auténtica objeción de conciencia, y por ello ha propuesto un proceso de validación de objeción de conciencia que, reconocido por la autoridad sanitaria, supeditaría la dispensa de la obligación legal de aquellos médicos que lo solicitasen, al dictamen que el Colegio de Médicos emitiese tras analizar cada uno de los casos.

El Comité de Bioética pide que se regule la objeción al aborto

marzo 4, 2009

Los miembros del comité de bioética

Los miembros del comité de bioética

Un año y tres meses después de ser nombrado y cuatro meses y medio después de constituirse formalmente, en pleno debate nacional sobre temas de la máxima trascendencia para su cometido, el Comité de Bioética de España se reunió ayer por primera vez, demostrando la absoluta inutilidad del mismo. Entre los primeros asuntos que abordó, al menos, estuvo el de la objeción de conciencia al aborto. Eso, a pesar de que «el Gobierno no ha pedido opinión al Comité para reformar la ley», (lo cual vuelve a incidir en la inutilidad de dicho comité) como recordaba ayer César Nombela, uno de los doce miembros de este órgano dependiente del Ministerio de Ciencia. Para la presidenta del Comité, Victoria Camps, la regulación de este derecho de los profesionales sanitarios es «urgente», debido a los problemas que ocasiona en relación al aborto. En el futuro también podría crear dificultades respecto a la eutanasia, en caso de que se despenalice, pero este asunto no ha sido considerado «primordial», por lo que no se estudiará este año. Camps aseguró que «la objeción de conciencia está creando problemas, sobre todo a propósito de la interrupción voluntaria del embarazo en los centros públicos», informa Ep. En la actualidad, falta una legislación homogénea sobre objeción de conciencia y sólo existen «reacciones a casos concretos dependientes del ordenamiento jurídico», afirmó el magistrado emérito del Tribunal Supremo Antonio Martín Pallín, ya que la Constitución sólo la contempla en casos relacionados con el servicio militar y en el ámbito de los medios de comunicación. Por este motivo, el Comité ha incluido la objeción como una de sus ocho líneas de trabajo para el año 2009.
En este sentido, Camps lamentó que el Ministerio de Igualdad nombrara a sus propios expertos para elaborar la ley del aborto sin contar con los doce especialistas en Bioética. La presidenta atribuyó este hecho a la demora con la que se constituyó el Comité. La objeción de conciencia, por tanto, no se abordará por primera vez en el Comité de Bioética. Ya lo han hecho los expertos de Igualdad -aunque de forma tangencial- en el borrador que entregarán al Gobierno en los próximos días. También la subcomisión del Congreso, en el documento redactado por el PSOE y apoyado por los partidos de izquierdas y el BNG, pide que se limite la objeción. En concreto, que se prohíba objetar a centros sanitarios en conjunto. El PSOE, sin embargo, tuvo que retirar del texto final su propuesta de que sólo los sanitarios directamente relacionados con la práctica del aborto pudieran ejercer la objeción.