Posts Tagged ‘síndrome postaborto’

No Más Silencio reconoce en las declaraciones de la ministra Aído, la patología cognitiva del Síndrome post-aborto

mayo 21, 2009

“Un feto de 13 semanas en un ser vivo pero no podemos hablar de ser humano, porque eso no tiene ninguna base científica”, han sido las declaraciones de la Ministra Aído ayer a la cadena SER. Desde No Más Silencio, dedicada a la divulgación y terapia del Síndrome post-aborto (SPA), queremos poner de relieve la relación que esta afirmación falaz y delirante guarda con los trastornos propios de este grave trastorno psicológico producido por el aborto provocado. Los delirios psicóticos de crear una realidad fictícia y autoconvencerse de ella son un estadio avanzado de la patología cognitiva y afectiva propia del SPA, que actualmente puede estar afectando a varios millones de personas en nuestro país, tras 23 años de aborto. Entre ellas juegan un papel destacado l@s promotores del aborto y de la nueva ley de plazos, much@s de l@s cuales, como Maruja Torres, Cristina Almeida, Matilde Fernández, etc. han reconocido públicamente haber abortado una o más veces. La ministra Aído actúa como portavoz de esas personas, mujeres y hombres (afectados igualmente por el SPA), ideólogos del aborto, que intentan crear una realidad social y política acorde con su delirio con el fin de autojustificarse y paliar su trauma.
No Más Silencio quiere alertar a la población de que la patología cognitiva propia del Síndrome post-aborto está en vías de convertirse en endémica y de destruir psicológicamente a toda la sociedad, junto con nuestro marco legal. Creemos que urge un plan nacional de terapia del Síndrome post-aborto y desde nuestra página web de http://www.nomassilencio.com hacemos nuestra humilde contribución ofreciendo terapia on line gratuita a quienes la soliciten.

Anuncios

Carta abierta a quienes se hayan sentido agredidos por los actos del 29-M

abril 1, 2009

A tod@s los que se han sentido agredid@s por los actos del 29-M:

No Más Silencio quiere hacer un llamamiento a las miles y miles de personas que hayan sentido amenazada su seguridad psicológica ante la campaña por el derecho a vivir realizada este fin de semana en toda España. Como especialistas en el tratamiento del Síndrome post-aborto somos conscientes del daño que estos actos han podido causar a más de un millón de personas, que actualmente están arrastrando en silencio y soledad un trauma inesperado y devastador. Por ello, desde nuestra página de http://www.nomassilencio.com, ofrecemos terapia especializada y gratuita para poder recuperar la paz interior que perdieron el día de su aborto. Asimismo ofrecemos datos científicos sobre las graves consecuencias de renunciar al tratamiento de esta dolencia, que lleva a patologías de la afectividad, de la alimentación, del sueño, de las relaciones sexuales, sociales, laborales, etc. y, en última instancia y en un alto porcentaje, al suicidio.
Por ello, queremos invitar a tod@s (el SPA también afecta a los hombres) a aceptar nuestra oferta gratuita y confidencial de terapia post-aborto on-line para poder salir del armario y respirar aire puro moral y social. Queremos que nos ayuden, con su recuperación, a parar la marea negra de desolación producida por el aborto en nuestra sociedad y a evitar que muchas más puedan caer en ella. El aborto es el mayor factor de riesgo para muchos de los trastornos psicológicos y sociales que están destruyendo a nuestra sociedad (depresiones, abuso de alcohol y drogas, violencia de género, etc.) y su legalización sería una catástrofe social y moral para España. Queremos cerrar la trampa del aborto para que nadie más caiga en ella, pero no queremos hacerlo con nadie dentro. Necesitamos todos que salgan quienes estén atrapad@s en su interior. Pues su sufrimiento nos duele a todos.

Fdo: Pilar Gutiérrez Vallejo
Directora de No Más Silencio España
http://www.nomassilencio.com

El aborto multiplica el riesgo de trastorno mental en las mujeres

marzo 9, 2009

Natalia Lopez Morata

Natalia Lopez Morata

Abortar supone un riesgo grave para la salud mental de la madre, tal y como demuestran varios estudios científicos sobre las consecuencias de la interrupción voluntaria del embarazo en la mujer. Natalia López Moratalla, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Navarra, explica que «se han definido hasta 15 síntomas psíquicos diferentes en las mujeres que han sufrido un aborto». Al igual que ocurre con la pérdida de un ser querido, la interrupción del embarazo provoca un duelo en la madre, «cuyo cerebro empieza a crear desde el primer día de embarazo un vínculo de apego con el futuro hijo que se ve truncado de golpe», indica. Este duelo puede llegar a provocar un cuadro psiquiátrico que se denomina trastorno por estrés postraumático y que es el mismo que sufren personas que han sobrevivido a una guerra, atentado o accidente. Un estudio neozelandés publicado en el «Journal of Child Psychology and Psychiatry» demostró que el daño psíquico es aún mayor en mujeres jóvenes -analizó al grupo de entre 15 y 25 años-. Depresión, ansiedad, conductas suicidas y abuso de sustancias tóxicas son algunas de las secuelas que puede dejar la interrupción del embarazo. Con independencia de los remordimientos que pueda tener cada persona, las lesiones que produce la rotura del vínculo afectivo materno filial en el cerebro son contrastables con técnicas de imagen. Físicamente, el daño se manifiesta con una disminución de la zona del hipocampo -la parte del cerebro relacionada con las relaciones de afecto-. Otro de los síntomas descritos en mujeres que han parado su gestación voluntariamente es lo que se llama «aborto de repetición». «Es un trastorno obsesivo que lleva a la mujer a la necesidad de repetir la experiencia», explica López Moratalla. Frente a toda esta evidencia, no hay «ningún dato de que el embarazo produzca algún trastorno mental. No afecta negativamente al cerebro para nada, al contrario, reduce el estrés y aumenta la liberación de la oxitocina, una hormona que confiere tranquilidad y serenidad», dice la experta. Para la catedrática de la Universidad de Navarra resulta «increíble que se vaya a consentir crear una tara así en el cerebro de una mujer, sobre todo de las menores. Es una daño muy fuerte a la mujer que parece imposible que salga de un Ministerio de Igualdad». Pero quizá la conclusión más llamativa que deja un repaso a la literatura científica sobre el tema la arroja un estudio finés -Finlandia dispone de una ley de plazos para abortar- donde se analizó el historial médico del año anterior a la muerte de más de 9.000 mujeres en edad reproductiva que murieron entre 1987 y 1994. Tras realizar los ajustes estadísticos pertinentes observaron que el riesgo de fallecer por cualquier causa en el año posterior a haber abortado era cuatro veces mayor que el de las mujeres que habían llevado su embarazo a término. Además, al observar específicamente los casos en los que la mujer había decidido voluntariamente terminar con su vida, el riesgo de morir era siete veces mayor en las mujeres que habían abortado que en las que tuvieron al niño. El mayor riesgo de tener esta ideación suicida se daba en las mujeres menores de 30 años y, precisamente, entre los siete y los diez meses posteriores al aborto, coincidiendo con la fecha en la que se debería haber dado a luz.

El 40% de las mujeres que abortan ha pensado en suicidarse

diciembre 5, 2008
El sindrome Post aborto es otra realidad clinica que sufre la censura de los promotores de la cultura de la muerte

El síndrome Post aborto es otra realidad clínica que sufre la censura de los promotores de la cultura de la muerte

El 80 por ciento de las mujeres que se someten a un aborto provocado sufre síntomas depresivos. La frecuencia de gestos e intentos de suicidio es del 40 por ciento. Son dos de los síntomas del Síndrome Post-Aborto cuya incidencia se detalla en la primera Nota Técnica (facilitada en documento adjunto) del grupo de trabajo sobre aspectos médicos del aborto, integrado en el Comité de Expertos de la iniciativa Derecho a Vivir (DAV).

La nota de trabajo elaborada por la doctora Carmen Gómez-Lavín resume el estado de la literatura científica sobre el Síndrome Post-Aborto (SPA), una dolencia incontrovertible para la comunidad científica, asociada a las mujeres que sufren un aborto provocado.

Carmen Gómez-Lavín, psiquiatra de la Universidad de Navarra (UNAV) y emérito de la Sociedad de Psiquiatría, es la investigadora que más se ha ocupado del SPA en España, un trabajo por el que ha sido reconocida a nivel internacional con distintas publicaciones en prestigiosas revistas científicas.

Otros síntomas relativamente frecuentes entre mujeres con el Síndrome Post-Aborto son los trastornos de la sexualidad (40 por ciento), el abuso de drogas, particularmente entre adolescentes (30), alteraciones de la conducta (60) o irritabilidad (70).

Durante el proceso y en el año que sigue a un aborto provocado, la mortalidad de las mujeres que se someten a esta agresión es entre 3,5 y 6 veces más elevada que la de las mujeres que dan a luz, principalmente debido a suicidios, accidentes y homicidios, por este orden.

La incidencia del suicidio es entre 6 y 7 veces mayor que la de las mujeres que dan a luz. Las evidencias científicas cuestionan, a juicio del Comité de Expertos de Derecho a Vivir (DAV), que el supuesto legal de “peligro para la salud física o psíquica de la madre”, bajo el que actualmente se practica el 90 por ciento de los 112.138 abortos de la última estadística anual del Ministerio de Sanidad (correspondiente a 2007), ayude a proteger realmente la salud de la mujer. Por el contrario, el Comité DAV se pregunta “si realmente disminuye el aborto el riesgo para la salud psíquica de la madre”.

No Más Silencio corrige a la ministra Cabrera sobre el origen de la ola actual de violencia doméstica

diciembre 3, 2008

La iniciativa No Más Silencio de divulgación y terapia del Síndrome Post-aborto (SPA) quiere salir al paso de las declaraciones de la ministra de educación acerca de las causas de la ola de violencia contra la mujer desatada últimamente en España. A diferencia de las causas históricas a las que la Sra. Cabrera ha atribuido esta lacra social (obviando que su partido ha tenido 20 años para haberlo remediado), las verdaderas causas pasan por el aumento espectacular de abortos en la última década.

Según un estudio epidemiológico del gobierno de Finlandia en 1997, los homicidios aumentaban 14 veces más tras un aborto. Igualmente, en 2007, un centro de abortos de Québec alertó de los altos índices de violencia de género detectados en mujeres que acudían a abortar: el triple que entre las que dieron a luz. Más aún, según estudios del Instituto Elliot, especializado en SPA, la violencia doméstica aumenta más de un 500% en el plazo de 15 años después de la instauración del aborto en un país. Así, en España fue por el año 2000 cuando empezó la espiral de violencia contra la mujer, 15 años después de su despenalización en 1985.

Por último, la directora de No Más Silencio España, Pilar G. Vallejo, denuncia la coartada ideológica empleada por la ministra para ocultar las verdaderas causas del alarmante aumento de la violencia contra la mujer en estos últimos años: el divorcio y el aborto.