Posts Tagged ‘Sociedad Española Ginecología’

Treinta años de la píldora anticonceptiva en España

octubre 8, 2008

Se ha celebrado en España el 30 aniversario de la despenalización de la píldora anticonceptiva. Fue el 7 de octubre de 1978 cuando las Cortes dieron luz verde a la Ley 45/1978 por la que se aprobaba la despenalización del uso contraceptivo de la píldora anticonceptiva. La legalización de su uso como anticonceptivo se vendió a la sociedad como el inicio de una nueva etapa para las mujeres españolas que tendrían la oportunidad de poder elegir cuándo y cómo concebir.

La realidad ha sido otra muy distinta. En primer lugar, la anticoncepción ha disparado la promiscuidad sexual, con un aumento espectacular de las enfermedades de transmisión sexual en España en eso treinta años. Por otro lado, el número de embarazos no deseados, embarazos en menores y abortos se ha incrementado exponencialmente, en paralelo al empleo de este y otros medios anticonceptivos. Finalmente, los casos de complicaciones graves y hasta de muerte en mujeres jóvenes, en especial por trombo embolismo pulmonar o por infartos cardiacos o cerebrales, no son raros, a pesar de que se da una mínima difusión a los mismos en la prensa no científica.

El siguiente enlace hace un repaso exhaustivo sobre las complicaciones médicas de la toma de anticonceptivos orales.

Por lo tanto, en lugar de una celebración, como la que están organizando desde la Sociedad Española de Ginecología, o desde la financiada por la industria farmacéutica de la anticoncepción y enemiga de la vida humana, Sociedad Española de Contracepción, desde Manifiesto por la Vida, pensamos que se trata de un aniversario negro para las mujeres españolas, que han sido manipuladas y en muchos caso sufrido problemas graves de salud por culpa de ese engaño.

Los ginecólogos se niegan a usar el término ‘aborto’ después de las 22 semanas

julio 4, 2008

SEGOLa Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), que cuenta con 6.000 afiliados, ha defendido hoy la viabilidad del feto nacido después de las 22 semanas de gestación y ha pedido que el concepto jurídico y legislativo de aborto se adecúe al médico.

Vemos muy pocas justificaciones, si alguna, para interrumpir gestaciones más allá de las 24 semanas (22 de gestación), hay que ser estrictos en el control y ceñirse estrictamente a la ley y sus supuestos”, ha dicho en conferencia de prensa el presidente de la SEGO, José Manuel Bajo.

En una declaración, la SEGO define el aborto como “la expulsión o extracción de su madre de un embrión o de un feto de menos de 500 gramos de peso, que se alcanza aproximadamente a las 22 semanas completas de embarazo” (24 desde la última regla).

A partir de entonces, “es posible la viabilidad fetal”, cuanto más amplia sea la gestación, más posibilidades de sobrevivir tendrá el feto al nacer, según Bajo Arenas.

“Cualquiera -ha enfatizado- que haya visto una ecografía, que vea cómo se mueve un niño por encima de las 24 semanas… el sólo hecho de interrumpir ahí una gestación con una túrmix, con un destructor hasta hacerlo papilla literalmente para expulsarlo, entra dentro de lo que nosotros no podemos apoyar”.

Tras ese plazo, debería llamarse destrucción o eliminación de un feto maduro o viable, pero no es un aborto desde las perspectiva médica, ha insistido.

Ha explicado que el concepto jurídico es mucho más amplio al incluir “la posible destrucción intrauterina del feto mucho más allá” del número de semanas citado y que la legislación se ha quedado “obsoleta”.

En relación con los casos legales de despenalización, ha indicado que existen “muy pocos supuestos y razones” para interrumpir el embarazo por grave riesgo para la salud física de la madre después de las 24 semanas.

“Cuando los haya, lo oportuno desde el punto de vista médico es la interrupción de la gestación (…) ¿por qué hay que destruir el niño dentro? Indúzcase el parto e inténtese salvarlo”, ha propuesto.

En cuanto a las malformaciones, ha indicado que son en torno al 1,5 por ciento de las gestaciones y al menos dos tercios se diagnostican antes de las 22 semanas.

En este sentido, la SEGO reclama mejorar las pruebas ecográficas de la semana 20 y tiempo suficiente en su realización para aumentar el nivel de detección.

Bajo Arenas ha rehusado opinar sobre una eventual ley de plazos porque no es una cuestión que competa a los ginecólogos, sino a los legisladores.

La SEGO rechaza que el aborto en el primer trimestre pueda ser considerado un procedimiento contraceptivo, pide esfuerzos para evitar los embarazos no deseados y reitera el derecho de objeción de conciencia para quienes se nieguen a practicar abortos.

Bajo se ha opuesto a que se publique una lista de objetores.