Posts Tagged ‘women on waves’

Un juez ordena que la ginecóloga del barco abortista declare en Holanda

noviembre 12, 2010

Las Provincias informa sobre el caso del barco de la muerte de Valencia:

El barco de la muerte a la salida del puerto de Valencia

La investigación de los abortos farmacológicos practicados en la embarcación que zarpó desde Valencia sigue lentamente su curso. El último paso se dio en Valencia, pero debe terminar en Holanda.
El juez del juzgado de instrucción número 18 de Valencia ha ordenado que Gunilla Kleiverda, una de las supuestas ginecólogas de la oenegé holandesa que se desplazó a la ciudad del Turia, sea interrogada en su país natal.
El magistrado, en su auto del pasado mes de octubre, ha detallado las preguntas que el juez holandés deberá realizarle a la mujer. En concreto, las cuestiones se centran en el número de intervenciones del embarazo que practicó o participó, las condiciones en las que se desarrollaron así como que acredite su título y que está habilitada para ejercer.
Gunilla pertenece a la oenegé holandesa Women on Waves, la asociación impulsora de la acción que se llevó a cabo en Valencia. Los hechos ocurrieron en octubre de 2008, unos meses antes de que el Gobierno ampliara los plazos legales para interrumpir la gestación.
En principio, se practicaron cuatro abortos. Uno de ellos a una menor sin el consentimiento de los padres. La legislación holandesa permite interrumpir el embarazo antes de las siete semanas sin la autorización de un profesional médico. En cambio, la misma operación no estaba autorizada por la legislación española.
La cuestión residía -y reside- en saber si los hechos se produjeron en aguas internacionales -donde rige la ley de la bandera que ondea en el barco- o en aguas de soberanía española. En el caso de Valencia, por sus especiales características geográficas, las aguas internacionales comienzan alrededor de las 17 millas (unos 30 kilómetros).
La Guardia Civil ya contestó al juzgado que desconocía el horario, el tiempo y la distancia que había navegado el velero. Es decir, que no se controlaron sus movimientos en Valencia. A los pocos días de que la embarcación abandonara la capital del Turia, el partido Alternativa Española denunció los hechos en el juzgado. En un primer momento, el asunto quedó archivado. Pero fue la Audiencia quien ordenó reabrir el caso tras recurrir la acusación la decisión del órgano.
Posteriormente, una vez el caso recayó en el juzgado de instrucción número 18 de Valencia se tomó declaración como imputado al médico José Carbonell. El especialista es miembro de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo y director de un centro en la Comunitat, se desentendió de los abortos y dijo que viajaba en el velero como simple «observador» y porque es «patrón de yate». Carbonell no aportó pruebas de que la embarcación llegara a aguas internacionales, tal y como en su día publicó LAS PROVINCIAS.
El juzgado también dispone desde hace unos meses de las grabaciones que el cámara de TVE realizó en la embarcación donde se practicaron los abortos. Sin embargo, el visionado de estas imágenes, según fuentes cercanas al caso, han aportado muy poca información. 

Anuncios

El juez reclama a TVE la cinta grabada en el barco abortista

noviembre 30, 2009

Los asesinos de Women on Waves cada vez más cerca de ser llevados a juicio por los abortos de hace un año.

La acusación cree que el visionado del material aclarará si la embarcación llegó a aguas internacionales.

El juzgado de instrucción número 18 de Valencia continúa con la recopilación de pruebas sobre los abortos practicados a cuatro mujeres en una embarcación que atracó en Valencia en octubre de 2008. La última de las gestiones ha consistido en requerir a TVE la cinta que se grabó en la embarcación donde se realizaron los abortos.
El mismo día de ´provocar la muerte a los hijos de las embarazadas, viajaban en el velero de la oenegé holandesa «Women on Waves» algunos periodistas. Entre ellos, dos de la citada cadena. Otro grupo de reporteros navegaban a escasa distancia, aunque no acompañaron el velero durante todo el trayecto. También se ha solicitado que declaren los dos periodistas de la televisión.
La acusación considera que quizá con el contenido de la cinta se puedan contrastar las declaraciones del negociante abortista imputado por estos hechos, José Carbonell, sobre las horas de salida del puerto y la distancia recorrida por el barco.
La querella que en su día presentó el partido Alternativa Española trata, en primer lugar, de poner en duda que la embarcación de la oenegé llegara realmente a aguas internacionales.
De hecho, una de las primeras pruebas que se solicitaron fue conocer quién vigiló que el barco llegaba a esta distancia de la costa que, en el caso de Valencia, por su especial ubicación geográfica, se sitúa a unas 17 millas.
La Guardia Civil ya contestó en su día al magistrado que desconocía el tiempo que la embarcación navegó «tanto dentro como fuera de las aguas de soberanía española». Es decir, que no realizaron un seguimiento de su ruta.
Pero, además, la acusación plantea otra pregunta: «¿Cuándo se destruyó el feto?». Según diferentes informes médicos que manejan los abogados, «la vida no se destruye en el mismo momento de ingerir el tratamiento».
El letrado considera que esto puede ocurrir pasadas unas horas o incluso días. Y recuerdan que, según la versión inicial, la embarcación regresó a aguas españolas nada más producirse los abortos.
La legislación holandesa permite que las embarazadas de menos de siete semanas interrumpan su embarazo sin la autorización de un profesional, requisito necesario en España. Si los abortos se llevaron a cabo en aguas internacionales, rige la legislación holandesa porque era la bandera bajo la que navegaba el velero.
Los abogados sostienen que hay «indicios» suficientes de que se cometió delito y confían en que finalmente se abra juicio.

Women on Waves, más que asesinos en barco.

julio 30, 2009

Recientemente informábamos sobre la cancelación de las actividades de la siniestra organización abortista “Women on Waves”, debido a los cambios de legislación sobre el aborto promovidos por los partidos socialcristianos actualmente en el nuevo gobierno de Holanda (llamados de “extrema derecha” en España por la prensa, pues aquí cualquiera que defienda algún valor moral es tenido por tal). Hoy informaremos un poco más sobre las detestables actividades de abortos ilegales, tráfico ilegal de sustancias, y otros actos abiertamente criminales cometidos por esta banda radical feminista.
La organización criminal Mujeres sobre las Olas, fundada por una médico de la organización “Greenpeace”, tiene y ha tenido siempre como finalidad burlar la ley de aquellos países en que existe legislación que defiende al embrión y feto humanos, cometiendo abortos contra bebés en aguas internacionales tras embarcarlos en los países en que su vida estaba protegida.
Semejante perversión de la organización abortista holandesa está fuertemente respaldada por entidades internacionales tales como Hivos, una organización no gubernamental holandesa de apoyo al aborto y a la Ideología de Género con la que mantiene una alianza de colaboración desde el año 2004. Hivos brinda su apoyo a más de 800 organizaciones no gubernamentales locales en países de África, América Latina y el Sudeste de Europa por medio del suministro de medios financieros, conocimientos, asesoramiento y apoyo político. La red de Hivos abarca más de 30 países y entre las organizaciones que -al igual que “Women on Waves”- reciben ayuda de Hivos, destaca la presencia de la International Lesbian and Gay Association (ILGA) (Asociación Internacional de Lesbianas y Gays) y de la Women’s Global Network for Reproductive Rights (WGNRR) (Red Global para los Derechos Reproductivos de la Mujer). El dinero de Hivos proviene principalmente de organismos multilaterales como la Unión Europea, Fundaciones filantrópicas como la Fundación Ford, y organizaciones gubernamentales como la Lotería Nacional Holandesa.
Sin embargo hasta en la propia Holanda se ha criticado y perseguido a esta organización, con el fin de limitar al máximo su aberrante actividad.
En 2004 sus actividades fueron suspendidas. La Secretaria de Estado de Sanidad, Bienestar Social y Deporte de Holanda, Clémence Ross-Van Dorp, prohibió el funcionamiento del barco feminista holandés “Mujeres sobre las olas”, donde se practican abortos en alta mar para evadir las leyes internacionales. El Partido Democrático Cristiano (CDA) y otras agrupaciones políticas abogaron para establecer controles más estrictos para la fundación que controla el barco, financiado con dinero privado.
En 2007 se suspendió ésta prohibición, lo que les permitió participar en una campaña de promoción de exterminio de bebés en Portugal, donde fueron ampliamente rechados por la opinión pública y el Gobierno Socialista del país vecino(lo que le supuso que se le impusiera una multa desde la Comisión Europea), y en 2008 en Valencia, en donde sufrieron el rechazo popular, el apoyo de la prensa y la indiferencia generalizada de los partidos políticos parlamentarios. Sólo un aquelarre feminista abortista, en forma de fiesta por la sangre inocente sacrificada, y en donde se incitaba a la quema de Iglesias, fueron los apoyos populares recibidos.
El partido socialcristiano español Alternativa Española (lo que en España, recordemos, se llama “extrema derecha” por todo el mundo, desde liberales hasta maoístas), presentó una querella contra el ginecólogo español José Luis Carbonell, y Rebecca Gomperts, la dirigente de la organización, por cometer el delito de abortos ilegales. Dicha querella ha sido admitida a trámite y los abortistas, imputados.
Recientemente, Rebecca Gomperts ha admitido en una entrevista publicada en el diario digital holandés (escrito en inglés) NRC Handelsblad, que suspendía los ataques contra la vida de no nacidos que tenía previstos en diferentes naciones hispanas (Brasil, Argentina, Chile y Nicaragua). También reconoce que existe una creciente oposición al crimen del aborto en Holanda.
Por último confiesa que a parte de burlar la ley en distintos países, uno de los logros de que se siente más orgullosa, es de promover la práctica de abortos clandestinos a través de internet.

Las mentiras de WoW y su negocio de venta clandestina de pastillas abortibas

Las mentiras de WoW y su negocio de venta clandestina de pastillas abortivas

El sistema empleado consiste en enseñar a las mujeres a practicarse ellas mismas los abortos, sin asistencia ni supervisión sanitaria (toda una muestra de compromiso con la salud de las mujeres), así como de venderles, al precio de 70 euros, sustancias químicas que en muchos países son ilegales, y en otros están sometidos a extricto control médico (como es el caso de España, y de Holanda actualmente), y que son enviadas por correo. Para burlar nuevamente la ley, la página de los abortistas está radicada en Canadá , donde, al parecer, el tráfico ilegal de sustancias restringidas no parece estar perseguido, y las píldoras abortivas son remitidas desde diferentes países.
Quién se responsabiliza de los posibles efectos adversos, complicaciones, o muertes de mujeres que clandestinamente se autopractican sus abortos incitados por la banda holandesa de abortistas, no viene indicado en su página web.

Primera denuncia por abortos ilegales en el barco de la muerte

octubre 24, 2008
Ante el barco de la muerte, pidiendo que no se cometan abortos

Ante el barco de la muerte, pidiendo que no se cometan abortos

Según publica La Razón:

Un delito de aborto ilegal será la imputación en la primera querella que se presentará por las interrupciones de embarazos llevados a cabo en el barco «Woman on Waves» en las inmediaciones de Valencia y que será interpuesta por Alternativa Española (AES). La querella se presentará contra el ginecólogo de la Clínica Ginecológica Mediterránea de la ciudad del Túria, José Luis Carbonell, y la ginecóloga holandesa Gunilla Kleiverda.
Esta acción penal parte de un hecho «públicamente reconocido», cual es que en el citado barco holandés se practicaron abortos farmacológicos, lo que no está amparado por ninguno de los tres supuestos que admite la legislación española.
Un aspecto esencial de la querella, al margen de las acciones delictivas que se imputan, se centra en considerar competente a los tribunales españoles para investigar esos abortos. En este sentido, se afirma que «no existe prueba» de que esas interrupciones de embarazo se llevasen a cabo una vez superados los límites jurisdiccionales españoles. «Esta circunstancia, por más que sea así declarada públicamente, no puede presumirse, sino que debe acreditarse y justificarse por quienes pretenden eludir la acción de la Justicia española», se señala al respecto.
Por contra, se afirma que el dato «objetivo» es que algunas mujeres se subieron a ese barco y, posteriormente, se le practicaron los abortos.
Por otro lado, también se esgrime, para justificar la competencia española para investigar el delito imputado, que los abortos que se realizan en el interior del barco son mediante el suministro de dos fármacos concretos, los cuales «únicamente provocan el aborto instantáneo en un porcentaje muy reducido de casos», siendo lo habitual que la muerte del feto se produzca «durante las siguientes horas o días». Esto supone, a juicio de los querellantes, «que los delitos se estarían consumando, en cuanto a sus efectos, en España, y que, por tanto, los tribunales españoles sean los competentes» para investigar esos hechos.
Por otro lado, el Centro Jurídico Tomás Moro también ha presentado una denuncia contra los responsables «Women on Waves» y contra los de aquellas asociaciones que apoyaron o difundieron los abortos que se iban a llevar a cabo en el barco.
Además, los denunciantes entienden que se ha podido cometer otro contra la salud pública, relacionado con la dispensa de los fármacos abortivos.

Fracaso del barco abortista

octubre 24, 2008
Manifestantes pro vida de distintas organizaciones en el puerto de Valencia

Manifestantes pro vida de distintas organizaciones en el puerto de Valencia

Pese a que terminó con la vida de 4 seres humanos, el barco de Women on Waves no ha conseguido llevar a cabo su estrategia, que se basaba en atraer, durante el fin de semana, a más mujeres embarazadas, para poder utilizarlas en la campaña propagandística del lobby abortista. Por eso instalaron en el barco abortorio un cartel gigante con un número de teléfono, esperando una avalancha de llamadas, y anunciaron que el lunes practicarían otros 8 abortos. Y esperaron a recibir las llamadas. Pero nadie llamó.

Así pues, no consiguiendo “clientes” paea su siniestra actividad, el lunes enviaron una nota de prensa anunciando que el barco partiría ese mismo día a su país de origen, Holanda, sin practicar nuevos abortos. Sin embargo a última hora de la mañana rectificaron y informaron de que sí, que habían logrado una víctima, una menor de edad, que sufriría un nuevo aborto sin el permiso de sus padres.

Así pues el balance de su incursión no puede ser más desalentador. Han logrado un intanso rechazo social contra sus actividades y no han conseguido practicar los abortos que se “suponía vendrían a liberar a las mujeres españols de las trabas de la ley actual”, pues en España es mucho más fácil abortar que en ningún otro sitio del mundo.

Por todo ello, desde Manifiesto por la Vida nos alegramos sinceramente, y felicitamos a Jóvenes Provida de Valencia, AJT, Partido Familia y Vida, Unidos por la Vida, Alternativa Española, Juventudes de Democracia Nacional, Plataforma por la Mujer y la Vida, Derecho a Vivir.org, y todos las personas que a título individual han dado testimonio del profundo rechazo de nuestra sociedad ante esta campaña de própaganda que ha costado la vida a 4 niños.

El barco de la Muerte no tiene licencia para practicar abortos de más de 7 semanas

octubre 16, 2008
Puerto de Valencia

Puerto de Valencia

La organización abortista Women on Waves, y las demás asociciones abortistas españolas que les han “invitado” a Valencia, para “burlar las restricciones legales al aborto en España”, cometiendo sus asesinatos de bebés en aguas internacionales al amparo de la ley holandesa, están realizando una campaña de propaganda en la que presentan el aborto en España como un “derecho limitado por la ley”.

Sin embargo, lo que no comentan los partidarios de la matanzas de bebés es que en verano de 2004 el ministerio de sanidad Holandés prohibió al barco de la Muerte realizar sus siniestras actividades a menos de 25 kilómetros del hospital de Amsterdam con el que tenían un concierto de asistencia en caso de complicaciones en el proceso del aborto, dadas las pocas garantías para la salud de la mujer abortante que ofrece la embarcación.

Esta restricción fue levantada en abril de 2007 parcialmente, permitiendose desde entonces terminar con la vida de niños menores de 7 semanas de vida y sólamente mediante abortos farmacológicos, es decir, con el empleo de Mifepristona (también conocido como la píldora abortiva, RU486), legal en España desde la época del gobierno de José María Aznar, o Misoprostol, otro fármaco legal en España. Por lo ninguna mujer que se vea abocada a abortar en España, tendría ninguna dificultad en terminar con la vida de su hijo en condiciones idénticas a las que ofrece la organización feminista-abortista holandesa, ya que en España la práctica del aborto es muchísimo menos restrictiva que aquella que le es permitido a Women on Waves. Se trata pues sólamente de una campaña de propaganda, orquestada para apoyar las pretensiones del PSOE de introducir el aborto libre, que a demás es simplemente ridícula. Lo trágico es que terminará con la vida de varios niños.

Pildora abortiva, legal en España desde el gobierno de Aznar

Píldora abortiva, legal en España desde el gobierno de Aznar

En vista de las dudas de que en el Barco de la Muerte se vaya a cumplir la legalidad, y que su intención es la de inducir a las mujeres a cometer un delito de aborto, Alternativa Española ha puesto en conocimiento de la autoridad portuaria el hecho, y ha solicitado que impida al barco el acceso al puerto si no contara, para su labor, con los permisos administrativos oportunos; impida que zarpe hacia aguas internacionales si queda evidenciado que sus actividades vulneran la actual legislación española; recabe la ayuda e intervención de las autoridades administrativas y fuerzas de seguridad para que velen por el cumplimiento de la legislación.

Por otro lado, estaremos pendientes de las quejas que ante el consulado holandés se han anunciado en caso de que a demás de la ley española, se incumplan las licencias que el gobierno holandés ha dado a los abortistas.